Día de la futbolista argentina: mucho para celebrar

Si en el año 2019 todavía quedan derechos por adquirir, imagínense hace 50 años. Las futbolistas eran vistas como “algo raro” y ni siquiera tenían la posibilidad de practicar el deporte que aman en clubes. Mucho menos en los barrios, que es de donde surge el potrero argentino. En los días que corren está próximo a comenzar el torneo de Primera división del fútbol femenino en Argentina con la particularidad de que los equipos serán semiprofesionales. Sin embargo, para llegar hasta acá hubo que hacer historia.

Si bien las mujeres que de alguna u otra manera están vinculadas al fútbol son conscientes de que todavía falta mucho terreno por ganar, lo cierto es que de un tiempo a esta parte la disciplina creció a pasos agigantados. Sin prisa, pero sin pausa y es por eso que hay mucho para celebrar. Incluso, las recientes participaciones de la selección en el Mundial y en los Juegos Panamericanos hizo que se visibilice el potencial que tienen como deportistas.

En este contexto, Elba Selva es una referente para el deporte femenino en Argentina y es por una gesta de ella que hoy se celebra el ”día de la futbolista” en nuestro país. Los cuatro goles que le marcó a Inglaterra en 1971, cuando faltaban dos décadas para que el Mundial femenino fuera reconocido por FIFA, quedaron grabados en la historia. Una de esas que se empezó a contar con mayor fuerza en los últimos meses y derivó en esta conmemoración.

Por iniciativa de la legisladora y presidenta de la Comisión de Mujer, Infancia, Adolescencia y Juventud de la Ciudad de Buenos Aires, Andrea Conde, hoy se realizará un acto para destacar al fútbol femenino. Aquel grupo de jugadoras que hace 48 años logró un triunfo importante para el deporte argentino será reconocido.

En el último Mundial, ya dentro de la órbita de FIFA, donde Argentina tuvo una actuación positiva, Elba y las ”Pioneras”, como se autodenominaron, estuvieron en las tribunas. Asistieron precisamente al partido de la fecha 2 ante Inglaterra (0-1) y fueron reconocidas por sus pares inglesas, las mismas que sufrieron el 4-1 en 1971.

A mediados del siglo XX, cuando el mundo era otro y los prejuicios eran mucho más fuertes, este grupo de jugadoras dieron pasos importantes en la práctica del fútbol femenino. Dinamarca se consagró campeón al vencer en la final al anfitrión México, mientras que Italia quedó tercera y Argentina se apropió del cuarto lugar del certamen.

Después del Mundial de Francia, celebrado en junio, las argentinas fueron recibidas en Ezeiza por una multitud. Cuando regresaron de México, Selva contó que “en el aeropuerto no había nadie y me cayó como que ya había pasado y que el fútbol había terminado. No quería saber más nada”.

Comentarios

- Advertisement -