Desesperado pedido a IOMA por la medicación para un niño

Germán, de ocho años, tiene leucemia y necesita con urgencia continuar su tratamiento. Su mamá asegura que la obra social le retrasa la entrega de los remedios poniendo en riesgo la salud de su hijo. Ya realizó denuncias judiciales y en la Defensoría del Pueblo

Otra vez IOMA es noticia por poner en riesgo la vida y la salud de una persona, demorando en este caso un tratamiento que no admite espera alguna. Germán tiene ocho años, vive en Florencio Varela, aunque estuvo en tratamiento en La Plata a causa de un delicado padecimiento: le diagnosticaron leucemia aguda, y desde entonces lucha por vencer la enfermedad.

Sin embargo, las trabas de la obra social son otros obstáculos que él y su familia tienen que enfrentar tanto como la situación de salud, llegando a vivir momentos desesperantes ante la falta de respuestas de la institución. 

“Mi hijo se descompuso el 25 de mayo. Le dolía mucho la cabeza y terminamos en la Clínica del Niño de Quilmes. Le hicieron tomografías de urgencia, y resulta que había tenido un derrame cerebral. Al otro día tuvo un segundo derrame”, contó a Pulso Noticias Sofía Bravo, la mamá de Germán.

Según relató, después de eso “lo tuvieron que derivar a un establecimiento de alta complejidad, por si necesitaban hacerle una neurocirugía. Entonces lo deriva IOMA a la nueva Clínica del Niño en La Plata. Ese día le hacen una punción urgente, de emergencia. Y ya para la tarde estaba diagnosticado con leucemia aguda con sangrado”.

“Generalmente los nenes no sobreviven a esto. Pero mi hijo sobrevivió. Y lo que me dijeron desde el principio es que tiene que iniciar el tratamiento urgente e inmediato”, remarcó. En ese momento empezó la batalla burocrática para algo que debiera tener una solución rápida.

“Empezamos entonces a pedir el medicamento de forma urgente. Yo me desesperé porque me decían que esto tardaba. Lo compartimos por las redes. Y una chica muy generosa que también tiene leucemia, me decía que le tarda alrededor de tres meses que le den los remedios, entonces me prestó un poco de su medicación”, explicó. Es decir, Germán inició la primera etapa de su tratamiento no porque IOMA le haya entregado rápido los fármacos, si no por la generosidad de otras personas que han pasado por la misma situación.

Bravo cuenta que continuó peleando para que le dieran los remedios, pero llegó fin de mes y no se los autorizaban. “Incluso me ayudó gente del gremio Suteba a presionar. Finalmente consiguen que me lo autoricen pero no me lo entregan. No me daban día de entrega. Fue ahí que el Juzgado de Garantías Nº6 de Florencio Varela inicia un amparo e intima a IOMA a dar respuesta. Y finalmente la medicación apareció”, señaló.

De esta forma, Germán continuó con el tratamiento. Pero los problemas no cesaron. Según detalló su mamá, ella presentó con tiempo de antelación toda la documentación para que le entreguen la medicación para el segundo y tercer ciclo de tratamiento de su hijo. Hoy tendría que haber comenzado a tomar la medicación del tercero, pero sin embargo IOMA todavía no los entregó, y la salud del niño corre peligro por eso. 

En el medio, hace dos semanas desde la obra social le quisieron entregar otros medicamentos distintos a los que ella había solicitado. Para peor, el viernes pasado en la sede de 46 entre 12 y 13 le dijeron que tenía que ir hasta Lomas de Zamora, lugar donde no sólo no le dieron lo que necesitaba si no que la trataron de muy mala manera y la hicieron volver a La Plata. “Me decían que inicie de nuevo los trámites, me acusan de haber hecho mal los papeles, pero Germán no puede esperar tres meses”, se indignó.

“Están especulando y buscando la manera de no entregar el medicamento. IOMA no entrega en tiempo y forma”, señala. Para peor, no es el único tema en donde la administración provincial le mete trabas. Bravo es docente, y no le quieren dar una licencia por el tiempo que necesita para acompañar a su hijo. “Estoy esperando a ver si la Gobernación me contesta y me dan una licencia extraordinaria, porque lo que me quieren dar es una licencia sin goce de sueldo… pero si no tengo sueldo me quedo sin obra social, y sin obra social ¿dónde lo atiendo a mi hijo?”, remarcó.

En estos momentos, la está asesorando la Defensoría del Pueblo bonaerense, a través de la cual logró el compromiso de la obra social para que la semana que viene le entreguen los remedios.  “La semana que viene me darían la medicación, yo no sé qué me van a entregar, si es que me la van a dar. Ya no confío en ellos”, señaló. Hoy le confirmaron desde la obra social que los fármacos ya están disponibles, pero llamó a la farmacia y le dieron que aún “no están cargados”, por lo que deberá llamar de nuevo el lunes. Sigue la demora, pero la salud de Germán no puede esperar.

Comentarios

- Advertisement -