Arte congelado: el Teatro Argentino paralizado por falta de obras

Foto: Nicolás Braicovich (Pulso Noticias)

Las trabajadoras y trabajadores tuvieron una asamblea ante la continuidad de los problemas edilicios que no les permiten ensayar y tampoco llevar adelante la programación. Este jueves a las 11 marcharán al Ministerio de Gestión Cultural

Emponchados y con sus materiales de trabajo a cuestas, este miércoles al mediodía los trabajadores y trabajadores de los cuerpos estables del Teatro Argentino de La Plata se reunieron para resolver una situación que tiene paralizada su situación laboral. Es que desde hace por lo menos tres años, el constante estado de obra -sumado a la falta de calefacción en invierno y de refrigeración en verano- les imposibilita tanto los ensayos como las presentaciones en el espacio cultural de 9 y 51.

“El conflicto que nos atraviesa es la realidad edilicia del teatro, hay una obra planificada que fue llevada adelante muy livianamente, muy por encima de lo planteado; y con los problemas que se dieron en el medio como la rotura del aire acondicionado y la caldera, no podemos ensayar ni trabajar”, cuenta Malena Medone, violonchelista de la Orquesta del Teatro Argentino a Pulso Noticias.

El emblema de la cultura local se encuentra en obra desde hace tres años

Sólo por mencionar algunos de los problemas de infraestructura los artistas cuentan: una sala principal y única como la Ginastera inutilizada (donde recién cambiaron las butacas pero no se arregló el escenario); calefacción por caloventores o salas que directamente están desprovistas de calor como el cuarto subsuelo donde trabajan escenógrafos. “Hace muchísimo frío ahí abajo”, dice Malena y agrega que para ya son contadas con los dedos de las manos las presentaciones en el teatro y que los cuerpos deben migrar al Coliseo o a teatros de la Capital Federal para realizar los shows. “Mínimo había cuatro ballets al año, ocho óperas y doce conciertos sinfónicos. El ballet no tuvo presentación este año. Las dos puestas fueron canceladas a último momento, por una medida de seguridad de los compañeros de termomecánica y otra porque el director del teatro las canceló a último momento sin mucha explicación”, explica la artista. 

Si bien al pasar por la manzana del Teatro pueden verse algunos avances en veredas, luces y una transformación en parte de la fachada, el interior está muy deteriorado y en constante estado de obra. Al respecto Malena comentó: “Exigimos que se cumpla el plan de obra, que se invierta el dinero porque las obras tuvieron sus pliegos y están publicadas en los boletines oficiales pero en la realidad los cambios no se ven; adentro está cada vez más abandonado”.

A la decepción por no poder plasmar su trabajo en las presentaciones se les suma el desgaste constante como trabajadores. “Porque uno llega acá y no sabe con qué se van a encontrar: los bailarines están todo el tiempo evaluando si hacen el entrenamiento o no, los cantantes si ensayan por miedo a quedarse afónicos, los músicos viendo que no se nos deterioren los instrumentos”, explica Malena. “Pedimos la seguridad que corresponde a un trabajo y una programación acorde que es ópera ballet y conciertos sinfónicos con programación de teatro lírico”, concluye.

Comentarios