El voto en blanco, otro mensaje que dejó las PASO

El número de quienes no eligieron a ninguna de las alternativas en esta elección superó al de varias alianzas que compitieron en todo el país. En La Plata, fueron 17.767 los que pusieron el sobre vacío en la urna

El voto en blanco es siempre una posibilidad en las elecciones. Se trata de las personas que deciden ir a votar, pero que no eligen a ninguna de las propuestas políticas que se presentan en el cuarto oscuro. En el recuento de votos de cada escuela, los sobres que no tienen ninguna boleta dentro son incluidos en esa clasificación.

De acuerdo a los resultados de las últimas Primarias Abiertas Simultáneas y Obligatorias (PASO) de este domingo, a nivel nacional fueron 758.955 las personas que votaron en blanco, lo que representa el 3,11% de los votos válidos (24.387.452), según los datos oficiales provisorios (98,67% de las mesas escrutadas).

En la ciudad de La Plata, 17.767 personas no optaron por ninguna de las alianzas políticas. La cifra significa un 4,36% de los votos válidos del domingo, que si se colocaran en una posición, ocuparían el cuarto lugar (por arriba de los que consiguió el Frente de Izquierda y apenas debajo de los de Consenso Federal).

En el ámbito de la región, la tendencia se mantuvo en Ensenada: unas 2245 personas no eligieron a ningún candidato, lo que representa el 5,95% de los votos válidos en esa localidad. Es decir, uno de cada veinte electores. En Berisso la cifra fue similar (5,97%), pero aquí el voto en blanco ocupó el tercer lugar, con 3512 personas.

Lo mismo se dio en todos los distritos, y si se observan con detenimiento los resultados se podrá comprobrar que en términos porcentuales fue una opción significativa en esta elección.

¿Se cuenta el voto en blanco?

Este tipo de voto es contabilizado en los porcentajes únicamente en las elecciones Primarias (PASO), pero no en las Generales de octubre ni en un balotaje. En estas últimas instancias, a pesar de ser un voto válido, no se los incluye en el total sobre el que se calcula el porcentaje de cada candidato.

En los artículos 97 y 98, la Constitución Nacional establece que deben computarse únicamente los “votos afirmativos válidamente emitidos” para proclamar ganadora una fórmula presidencial, como así también para definir los cargos legislativos (diputados, senadores y concejales).

¿Favorece al ganador?

Muchas veces hemos escuchado esa frase en algún debate político. Pero es una afirmación inconsistente. Si bien es cierto que en un escenario de paridad, no votar por ningún candidato podría marcar la diferencia entre si se gana en primera vuelta o se va a un balotaje, los votos en blanco no se suman a ninguna fuerza política.

La Dirección Nacional Electoral aclara que la cantidad de votos en blanco no es para ninguna agrupación política y “no” favorece a la más votada. Sin embargo, los porcentajes para definir cómo se reparten los cargos son mayores sin esos votos, lo que lógicamente facilita que la principal fuerza pueda lograr más fácil determinado objetivo.

Tal como lo entiende la propia autoridad Electoral se trata de un voto válido que “representa una manifestación de la voluntad del elector de abstenerse de elegir entre las diversas propuestas formuladas en un sistema legal de sufragio”.

Que valga al menos el reconocimiento.

Comentarios