Autopista: inminente inicio de construcción de la bajada en City Bell

La obra comenzará la semana que viene, según anunció hoy el presidente de AUBASA Juan Alberto Díaz durante la audiencia pública llevada a cabo en el Pasaje Dardo Rocha. La Defensoría del Pueblo pidió la intervención de veedores de la UNLP y la UNESCO por el impacto ambiental

Esta mañana se realizó en el Pasaje Dardo Rocha la Audiencia Pública informativa convocada por la construcción de la bajada de la Autopista La Plata-Buenos Aires en la zona de City Bell, en la cual se expusieron los informes técnicos ambientales de la obra.

Según anunció el presidente de la concesionaria estatal AUBASA, Juan Alberto Díaz, las obras comenzarán la semana que viene, cuando las máquinas retroexcavadoras comiencen a hacer movimientos de suelo.

El plazo de ejecución de los trabajos es de 18 meses, y se espera que por esa bajada circulen 7 mil autos diarios. En ese sentido, la intención es descongestionar en un 60% el flujo vehicular en la Bajda de Villa Elisa.

Por su parte, la Defensoría del Pueblo destacó la importancia de la obra para conectar la Autopista con City Bell y advirtió por el impacto ambiental. En ese sentido, se señaló que el proyecto generará algunos inconvenientes durante su etapa de construcción e impactará de forma directa en una zona inundable y con importancia ambiental, por lo que se solicitó que se instrumenten mecanismos que permitan monitorear de forma permanente y sistemática el cumplimiento del plan de mitigación y las acciones de compensación contempladas en el proyecto.

“El nuevo tramo atraviesa zonas topográficamente muy bajas e inundables. Por eso es necesario que intervengan los expertos de la Universidad Nacional de La Plata (UNLP) que vienen estudiando la problemática hídrica en la región y que han elaborado el Plan Director de Reducción del Riesgo de Inundaciones”, explicó Defensor del Pueblo Adjunto Walter Martello durante su exposición.

En ese marco, agregó que otro punto a tener en cuenta es que la nueva conexión atravesará la parcela 3B de la Reserva de Biosfera declarada por la UNESCO en 2007, vías del ferrocarril Roca; y los arroyos Martín y Carnaval (y la derivación de este último).

“Las reservas de biósfera son muy importantes para el cuidado del medio ambiente porque están compuestas por ecosistemas terrestres, marinos y costeros. En cada una de ellas se fomentan soluciones para conciliar la conservación de la biodiversidad con su uso sostenible, el desarrollo económico, la investigación y la educación. Además, son sitios de apoyo a la ciencia. Teniendo en cuenta que se ha diseñado un plan ambiental y una serie de acciones para compensar el impacto que tendrá la obra, es fundamental que se garantice algún tipo de intervención de expertos de la UNESCO, organismo de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura que hace 12 años declaró esa zona como una de las 701 reservas de biósfera que existen en el mundo”, explicó Martello.

Comentarios