En un año, 3.6 millones de argentinos cayeron en la pobreza

Son datos de la Encuesta Permanente de Hogares. La pobreza trepó de 25,5% a 34,1% y afecta a 13,8 millones de personas. Además, en el último año, cerca de un millón de habitantes de suelo argentino pasaron a la indigencia

Por Lucas Mazzuca

“Acá no hay relato, acá no hay sanata” repiten de manera incansable Mauricio Macri, María Eugenia Vidal y Julio Garro los tres exponentes del gobierno oficialista para La Plata y la región. Incluso, se muestran orgullosos de que ahora el Indec diga la verdad, en contraposición a lo que sucedía años atrás donde se sospechaba que se dibujaban los números. Sin embargo, las cifras que viene arrojando el Instituto Nacional de Estadística y Censos de la República Argentina asustan y duelen.

Según se dio a conocer recientemente, en Argentina la pobreza superó el 34% alcanzando así a más de 13 millones de personas que habitan en nuestro país. Se basan en la Encuesta Permanente de Hogares del primer trimestre que realiza el INDEC. Un año atrás, se ubicaba en el 25,5%. La indigencia trepó al 7,9%.

Este año volvió a aumentar la pobreza. Ascendió al 34,1 % de la población, proyectando a nivel nacional urbano las bases usuarias de la EPH (Encuesta Permanente de Hogares) del primer trimestre que difundió el INDEC. Un año atrás, la pobreza se ubicaba en el 25,5%. En tanto, la indigencia trepó al 7,9%, contra un 4,9% del primer trimestre de 2018.

Esto significa que, sobre una población urbana de 40.500.000 personas, hay 13.800.000 pobres, con un aumento en 12 meses de 3.600.000 nuevos pobres.

De esos totales, los indigentes urbanos suman 2.900.000, con un incremento de casi un millón de personas.

Macri compró bonos y aumentó su patrimonio más del 51%

Si esos mismos porcentajes se proyectan a toda la población, incluyendo el sector rural, hay poco más de 15 millones de pobres, los cuales 3,5 millones son indigentes.

Desde el INDEC dijeron que para el cálculo de indigencia y pobreza, los datos de la base usuaria de la EPH toman en cuenta que en el primer trimestre de cada año, entre otros factores, inciden en el ingreso de los hogares el cobro del medio aguinaldo y de las vacaciones. Y que por lo tanto no pueden compararse contra los del cuarto trimestre del año anterior. Aun así, por esos ingresos extraordinarios, en general la medición del primer trimestre arroja cifras inferiores a las del trimestre anterior.

Por ese motivo, además, el INDEC difunde las cifras de pobreza e indigencia por semestre por ser la comparación más homogénea ya que, por ejemplo, en ambos períodos se percibe el medio aguinaldo.

El próximo informe del INDEC de pobreza se conocerá en septiembre y abarcará al periodo enero-junio.

En tanto, con esa salvedad metodológica, la Dirección de Estadística y Censos de la Ciudad de Buenos Aires publica ambos indicadores sociales tanto por trimestre como por semestre. También la medición trimestral porteña arrojó un incremento de 94.000 nuevos pobres entre los primeros trimestres de 2018 y 2019, contabilizando un total de 585.000 pobres, equivalentes al 19,1% de la población de la Capital Federal. De esos números, 52.000 son nuevos indigentes, llevando el total a 184.000 personas –6% de la población- que no cubre el costo de una canasta básica sólo de alimentos.

En la medición semestral del año pasado, el INDEC informó un 32% de pobreza en el segundo semestre y el 27,3% del primer semestre. En relación a ambos semestres, la primera medición trimestral de este año es superior a ambos porcentajes anteriores, a pesar del mayo peso del medio aguinaldo en el período de un solo trimestre.

La medición del INDEC se denomina de pobreza por ingresos o monetaria porque toma en cuenta los ingresos de las personas y familias y los contrasta contra el valor de la canasta de alimentos básicos y la canasta básica total.

Esa comparación arroja que los valores de ambas canastas en esos 12 meses aumentaron entre un 60,9% y 64,2% frente aumentos salarios y de jubilaciones en torno del 35% y de deterioro de ingresos de los cuentapropistas informales y monotributistas registrados.

Como ese deterioro de los ingresos de la población continuó en los tres meses siguientes y el empleo siguió en retroceso se estima que la medición de ambos indicadores sociales del segundo semestre superarán el 35%.

¿Será por esto entonces que Mauricio Macri llamó a que lo voten aunque no tengan argumentos? El increíble tuit del presidente rebota en todos lados. Pidió, de alguna manera, que nadie tenga vergüenza en decir que lo va a votar, amén de que no tengan razones para hacerlo.

Comentarios

- Advertisement -