Sigue el hostigamiento policial contra los trabajadores senegaleses

Anoche volvió a vivirse una situación tensa en la esquina de 7 y 47, cuando la policía intentó decomisarle la mercadería a un grupo de vendedores. La gente intervino para impedirlo, aunque también tuvieron que enfrentarse a los efectivos. Un ataque que no se detiene

Por Facundo Diorio

Esta vez todo quedó registrado por una ciudadana que estaba allí en ese momento, justo cuando un grupo de policías, con la cara cubierta, detenían a unos vendedores senegaleses en la esquina de 7 y 47. En los videos que la mujer publicó en su facebook después relata la bronca que le causó la situación, y cuenta detalles del cuestionable accionar policial.

En todo momento, las personas que se detenían a observar lo que pasaba le piden a la policía que dejen ir a los vendedores, que no estaban haciendo nada malo. Pero los efectivos se mantienen firmes en su postura de retenerlos. Y no solo eso: también se mostraron decididos a impedir que filmen lo que estaba pasando, como lo intentaron con esta joven.

“En los 4 videos se ve la violencia y el autoritarismo con que se manejan. Se interponen para que no pueda filmar, diciéndome que ahí, en la vereda pública, no me podía quedar, que siga circulando”, relata Yanet en su red social de facebook, donde muestra una serie de videos del momento que le tocó vivir.

Este nuevo episodio se da mientras continúa el fuerte operativo contra la venta ambulante, reforzado por el gobierno hace una semana. Hasta el momento, este tipo de detenciones se habían dado durante la mañana o cerca del mediodía, la hora en que más transita la gente por la calle y se observa más venta callejera. Pero en esta oportunidad todo sucedió de noche.

Situaciones similares se vienen viviendo casi todos los días desde aquel día en que se incrementó la presencia policial en las calles del centro. Y todo parece indicar que mientras continúe este tipo de actitud de la policía la gente seguirá interviniendo, defendiendo lo más importante en esta época de crisis: el trabajo.

Comentarios