Cannabis medicinal: la venta en farmacias no resuelve el problema

El Colectivo de salud y cultivo “La Semilla” aseguró que “quienes celebran esta noticia claramente son ajenos al uso del aceite”. Remarcan que la mayoría de las personas que lo utilizan son autocultivadores, y que el medicamento que se vende es caro y de “dudosa o poca eficacia”. Piden el cese de la persecución

La semana pasada el Colegio de Farmacéuticos de la Provincia informó que un tipo de aceite fabricado en base a la planta de cannabis comenzará a ser dispensado por las farmacias de la ciudad. Se trata del denominado “Charlotte’s Web”, importado desde Estados Unidos, el cual sólo puede ser recetado para el tratamiento de epilepsia refactaria.

“Nosotros nos encargamos de hacer el ingreso del trámite por la vía legal. La ANMAT autoriza, la droguería hace los trámites en la aduana y lo entrega en la farmacia para que se lo dispense al paciente. Hasta ahora era el propio paciente que debía hacer el trámite en la ANMAT y luego ir a la Aduana. Era muy complicado y generaba grandes costos adicionales para los pacientes”, señaló la presidenta de la entidad, María Isabel Reinoso.

Si bien el anuncio parecía auspicioso, las organizaciones de cultivadores cannábicos que vienen investigando sobre el tema desde hace varios años se encargaron de matizar los beneficios. En principio, señalaron que -al igual que Ley nacional para la investigación en la materia- sólo se permite la importación para tratar un sólo tipo de padecimiento (epilepsia refractaria), dejando afuera el resto de las patologías para las cuales el cannabis medicinal sirve como tratamiento.

Pero además, alrededor del 90% de las personas que utiliza el cannabis medicinal accede al mismo a través del autocultivo. Por lo que una medida de este tipo está lejos de resolver el problema, teniendo en cuenta por un lado los altos costos de acceso, y por otro el hecho de que no alcanza con un sólo tipo de aceite dado que para muchos padecimientos se necesita la rotación de cepas con las que está hecho.

Al darse a conocer la noticia, el Colectivo de Salud Comunitaria y Cultivo de Cannabis “La semilla” señaló al respecto: “Pareciera que son todas buenas noticias. Parece ser que las farmacias serán dispensadoras de aceite de cannabis. La pregunta es: ¿ y que va a pasar con quienes acceden al aceite por autocultivo? Quienes celebran esta noticia claramente son ajenos al uso del aceite. No solo no son usuarios, menos aun son cultivadores”.

“La experiencia de las organizaciones demuestra que del universo de usuarios la amplia mayoría accede por autocultivo, produciendo sus propios aceites. Aclaramos entonces: nuestro derecho vulnerado es sobre el acceso a una planta y no por el acceso a un principio activo, no es tampoco por el acceso a un aceite extranjero, de alto costo, con dudosa o poca eficacia. Mientras no se regule ni legisle sobre el autocultivo, el universo de usuarios seguiremos padeciendo el mismo estigma, la misma persecución y el mismo marco regulatorio de la ley de drogas”, explicaron.

Cabe recordar que las actuales leyes continúan sin proteger a las personas que fabrican su propia medicina en base al autocultivo, que en la región se calculan en alrededor de 500 personas. En ese marco, La Semilla señaló que “el sábado 27 de julio Sergio ‘Pidu’ Mauceri presidente de la Asociación Civil Cannabis Terapéutico Pigüé, fue allanado y detenido junto a su compañera Milena Smile Kenf por cultivo de cannabis, así como fuera allanada y detenida nuestra compañera Aracelli Rea por cultivar cannabis para su nieto Tiziano que padece epilepsia refractaria”.

“En todo caso festejarán los que hacen negocios con nuestra salud disfrazados de científicos, de empresarios o médicos. Bien por ellos y su prospero negocio. Mientras tantos miles de personas, parientes, amigos, conocidos, compañeros de trabajo, madres, padres etc., seguiremos cultivando cannabis como acceso al derecho a la salud, confiando en nuestras fuerzas y nuestras acciones. El resto es distracción”, afirmaron y pidieron la liberación de la pareja detenida en Pigüé y el “cese al hostigamiento de les usuarios y cultivadores de cannabis”.

Comentarios

- Advertisement -