Violencia de género: el empleado municipal no se detiene

Melina Cruz no tiene respiro. Lucas Grippo, expareja y padre de su hija, volvió a amenazarla y a hostigarla con mensajes y llamadas. Sigue siendo empleado administrativo de la Municipalidad de La Plata

Melina Cruz ya no sabe cómo hacer para terminar con la pesadilla que comenzó allá por el año 2012. Desde entonces, Lucas Grippo quien fuera su pareja y con quien tiene una pequeña hija, la hostiga con amenazas de todo tipo y la agrede físicamente. Inlcuso, hace pocos días estuvo a centímetros de matarla cuando la cortó con un cuchillo cerca de la yugular.

Tras eso y después de una lucha incansable por parte de Melina que agotó todos los caminos posibles de la Justicia (Realizó 12 denuncias en la Justicia y a finales de 2018 obtuvo una orden perimetral para ella y su hija por “tiempo indeterminado”, debido a la cantidad de amenazas y agresiones que seguían sufriendo) se determinó ponerle una pulsera para para monitorearlo y que no pueda acercarse a ella además de que se hizo el pedido de detención. En ese momento, quien a pesar de tener en su haber más de una decena denuncias por violencia de género continúa trabajando como empleado administrativo en la Municipalidad de La Plata, se profugó hasta que obtuvo la eximición.

Por otra parte, días atrás se sumó un capítulo insólito. A Melina le sonó el aparato de la tobillera porque el agresor estaba cerca de la zona. Resulta que ella estaba caminando cerca de la Municipalidad de La Plata donde se encontraba Grippo trabajando. Fue por eso que la llamaron y le pidieron a ella que se aleje: “lo tienen que ir a buscar y sacarlo, no llamarme a mi” dijo, entre fastidiada y triste.

Además, volvió a hostigarla con llamados y mensajes dando a entender que la estaba vigilando ya que en los mismos decía “bajaste corriendo del auto, veo que estas despierta porque estas la luz prendida”. Además, en otro de los mensajes hace mención a la visita que recibió Melina, la cual tuvo que ver con una de las tantas amenazas que el le propina enviando a otras personas en su lugar. Tampoco es la primera vez que otras personas “hacen ese trabajo”.

“Necesitamos que actué la Justicia, que resuelva las causas pendientes y que no quede detenido por cinco días. El no solo violó la perimetral intentó matarme ya dos veces”, dijo Melina en más de una oportunidad. Si en algún momento Lucas Grippo llegara a asesinarla, él no va a ser el único culpable. También tendrá responsabilidad la Justicia que no actúa en tiempo y forma. Lo mismo que la Municipalidad de La Plata que le sigue dando trabajo a pesar de ser una persona violenta con más de una decena de denuncias en su haber.

Comentarios

- Advertisement -