“Nos quedamos sin trabajo y la feria era una opción”

Integrantes de la Feria Americana de Plaza San Martín se movilizaron en rechazo a la militarización del centro de la ciudad y al accionar del Municipio que no les deja trabajar. Historias de desesperación y un sólo reclamo: que les devuelvan la plaza y les permitan llevar algo de dinero a sus casas

A un mes y medio de que el Municipio decidiera militarizar Plaza San Martín para impedir que se instale el centenar de feriantes que allí vendía ropa usada, integrantes de esa Feria Americana se volvieron a movilizar para repudiar el accionar de la comuna y exigir que les permitan trabajar.

La marcha se produce además en la semana en la cual el gobierno municipal redobló la apuesta y dispersó el accionar policial por todo el centro de la ciudad, impidiendo no sólo que los manteros y manteras puedan ejercer su labor en el parque frente a Gobernación si no directamente en todas las calles céntricas.

En los últimos días además se produjeron detenciones arbitrarias y violentas, decomisos de mercadería y una serie de acciones de hostigamiento hacia vendedores ambulantes que hicieron aumentar de forma creciente la tensión en toda la zona céntrica.

“No podemos estar así, todo el tiempo haciendo marchas y que sigamos sin tener un lugar. Encima nos reprimen. A una compañera le pegaron el otro día para sacarle las pertenencias. Es terrorífico lo que está haciendo la Gobernadora, el Intendente, y toda la comitiva que los sigue”, expresó a Pulso Noticias Luz, una de las feriantes más veteranas que hace cinco años se las rebusca con su manta en Plaza San Martín. 

A su lado, Irma cuenta la razón por la que tuvieron que empezar a vender en la calle: “Por necesidad, nos quedamos sin trabajo y la feria era una opción. La gente que pasa nos compra, porque también le conviene. Ir a un negocio te sale fortunas. Nosotras lavamos, planchamos la ropa, la cocemos, a veces nos donan ropa muy buena, y la gente nos compra. Prefieren comprar ropa usada porque tampoco pueden acceder a otra. El problema es que gobierno no quiere mostrar la necesidad que hay y la pobreza”.

Las historias se repiten dentro de la feria: jubiladas a las que no les alcanza el haber que cobran para sobrevivir, personas que se quedaron sin trabajo y no encuentran otra opción, otras que tienen familiares a cargo y no pueden solventar lo necesario para mantenerlos, jóvenes que sobreviven con changas o trabajos precarios autogestionados, entre otras. Todas las situaciones tienen un denominador común: ninguno se enriquece por utilizar el espacio público para vender ropa usada.

Sin lugar a dónde ir

“No tenemos lugar a dónde vender, donde vamos nos sacan, nos están persiguiendo. Están todas las plazas rodeadas”, remarcó Irma y se refirió a la situación desesperante que están viviendo varios de los feriantes: “el drama es que hay personas que no tienen para comer hoy, no tienen un peso”.

La movilización comenzó en Plaza Italia al mediodía, pasó por Plaza San Martín, donde ingresaron sin impedimentos para dirigirse a la Gobernación. Luego de permanecer media hora cortando calle 6, retomaron la marcha hasta la Municipalidad, donde los recibió un vallado policial. Allí también cortaron la calle a la espera de que alguien los atendiera para darles alguna respuesta.

“Devuelvan la plaza”, gritaban mientras marchaban, y en sus cánticos identificaban con claridad a quienes califican como responsables de esta situación: el intendente Julio Garro, el secretario de Seguridad y primer candidato a concejal por el oficialismo Darío Ganduglia, el secretarios de Coordinación Municipal Oscar Negrelli y el encargado de seguridad del Municipio Cristian López.

El predio es un negocio

Los feriantes también volvieron a dejar en claro esta tarde que la alternativa de que vayan a trabajar al predio ubicado en Altos de San Lorenzo, impulsada por el Municipio a través de un acuerdo con el grupo empresarial que montó allí el espacio, no es viable.

“Nosotros no tenemos $25.000 y $400 todos los días para pagar el espacio en el predio. Dicen que los primeros seis meses son gratis… ¿y después qué hacemos si no vendemos? Hay días que acá no vendemos una prenda de ropa”, explicó Luz.

Mientras cantaban “El predio es un negocio”, Irma señalaba: “El lugar ese es privado, no es municipal. Y ya nos dijeron que ahí no quieren mantas, por eso sabemos que después de ahí también nos van a sacar”.

El escenario de tensión se mantiene. Mientras los feriantes se estaban movilizando, la policía estaba deteniendo nuevamente a dos manteros de origen senegalés, y a un comerciante que intentó ayudarlos para evitar que les decomisaran la mercadería. 

La semana que viene, prevén continuar con las movilizaciones. La marcha de hoy estuvo apoyada por organizaciones políticas y sociales, y la aceptación en la calle se notaba con los aplausos de las personas que transitaban y las bocinas de los automovilistas. Los únicos que no saludaron la marcha fueron los militantes de Cambiemos ubicados con su sombrilla de campaña en la esquina de 7 y 50.


Comentarios

- Advertisement -