El barrio en el que suceden todos los males

Foto: AGLP

En menos de una semana pasó de todo en Villa Elvira: un jardín en el ojo de la tormenta por casos de abusos, un conductor que mató y huyó, una pelea de boxeo que no se llegó a disputar y más cerca en el tiempo la aparición del cadáver de una mujer en la calle que generó conmoción y dudas

Por Lucas Mazzuca

No existe una razón lógica para poder explicar por qué está pasando todo lo que está pasando en Villa Elvira. Se trata de uno de los barrios más grandes del Gran La Plata: un rectángulo que se dibuja de la avenida 72 hasta la calle 630 y de la avenida 13 hasta la 122 (Ruta 11). ​

Pero lo cierto es que con pocos días de diferencia fueron varios los hechos que se sucedieron. En primer lugar, el miércoles 17 se conoció que el portero del jardín 902 fue denunciado por abusar de un niño de cinco años. Incluso, al enterarse de la denuncia familiares de distintos alumnos y alumnas se acercaron al establecimiento para pedir las explicaciones correspondientes y sufrieron la represión de la policía. Además, con el correr de los días y los medios de llegada nacional que se acercaron al jardín se conoció que más de un niño contó haber sido abusado por el auxiliar. Por el momento, el hombre se encuentra apartado de su cargo y demorado hasta que se logre esclarecer el hecho.

El jueves por la noche en 1 y 96 Do Santos, un hombre de 27 años, fue arrollado por un vehículo y quedó en grave estado internado en el Hospital San Martín. Días después falleció por las lesiones ocasionadas ya que cayó sobre una zanja. El conductor del Peugeot 307 con el que se produjo el hecho se dio a la fuga tras el incidente. En este sentido, familiares de la víctima habían comenzado con una intensa búsqueda para encontrar testigos que puedan determinar cómo fue que había ocurrido el episodio pero, este domingo, el sospechoso decidió entregarse a la Justicia, donde confesó  que había sido él quien arroyó a Do Santos.

El viernes estaba todo dado para que se llevara adelante un espectáculo de boxeo. Sin embargo, esto no pudo ser. Sucedió que serios incidentes impidieron la conclusión de la velada boxística que se desarrolló en el Centro de Fomento Villa Elvira. Los graves disturbios, que consistieron en peleas cuerpo a cuerpo entre fanáticos y lanzamiento de sillas al público, se dieron cuando los espectadores protestaron por el fallo de los jueces en el combate preliminar entre el local Matías Raimundo Díaz y el bonaerense Nicolás Verón, en división welter.

Por último, una mujer fue hallada muerta en plena calle, alrededor de las 7 de la mañana del último domingo. Se trata de Liliana Torralez, de 58 años. Su cuerpo fue encontrado tendido en la calle, en 6 entre 609 y 609 bis. El cadáver no presenta signos de violencia ni marcas compatibles con golpes o lesiones. En ese marco, los pesquisas buscan determinar qué fue lo que ocurrió como perdió la vida, para lo que aún se esperan los resultados de la autopsia.

La violencia pareciera ser el denominador común de todos estos casos. Habrá que ver si la mujer se suicidó o la mataron, pero lo cierto es que son tiempos en los que se vive muy mal en La Plata y el país en general. Por estos días le toca a Villa Elvira pero mañana puede ser otro barrio u otra provincia.

Comentarios