Las cuatro causas que pueden hacer crecer la pobreza

La situación generada por la devaluación, la inflación, la retracción de la obra pública y el descenso del producto bruto interno golpeará en los sectores con menos ingresos

La última medición del índice del INDEC sobre la que se calcula la pobreza, publicada a fines de marzo, mostraba el nivel más bajo durante la presidencia de Mauricio Macri, situándose en un 25,7%. Al mismo tiempo, la tasa de actividad y la de empleo también reflejaban leves signos de repunte. Sin embargo, si estos signos podían ser considerados endebles, en las últimas semanas quedaron totalmente cuestionados, y el escenario hacia fin de año retrae toda expectativa de mejora.

“En la canasta básica de alimentos la proyección anual no va a estar por debajo del 30%, y en la canasta básica total va a estar por encima de eso, en alrededor del 32%”, afirmó a Pulso Noticias Isaac Rudnik, del Instituto de Investigación Social, Económica y Política Ciudadana, refiriéndose a los índices que miden la indigencia y la pobreza respectivamente.

A su vez, señaló otro factor que impactará en los sectores de menores ingresos, que es lo que el Gobierno describió como el “congelamiento de la obra pública, porque hay que tener en cuenta que en 2017 anunciaron una baja de los niveles de pobreza e indigencia, pero muy fogoneada por el impulso que le dieron a la obra pública. Esto incide directamente en la posibilidad de mejorar los ingresos de parte de los sectores más vulnerables, que tienen generalmente trabajos relacionados a ese rubro”.

“Además la perspectiva es que en el segundo semestre haya una baja del producto bruto y empobrecimiento general de los sectores medios, lo cual hace que también descienda la cantidad de trabajo disponible a través de las changas y del servicio doméstico”, afirmó Rudnik.

Por su parte, Carolina Atencio, directora ejecutiva Centro de Estudios para la Gobernanza, expresó al respecto: “Si hablamos de devaluación, es muy difícil decir que no va a tener un impacto directo en los precios. Y si los precios aumentan, habrá que ver si se sostienen esos indicadores de pobreza que habían dado a la baja”.

En ese sentido, recordó que en La Plata había aumentado “la tasa de actividad dos puntos, y la de empleo tres. El desempleo, que antes se ubicaba en un 7,1%, pasó a estar en 5,9%. Sin embargo, sobre esas cifras lo que estuvimos analizando es que hay ciertos matices, porque también aumentó la población subocupada, lo que quiere decir que hay personas que si bien se incorporaron al mercado laboral, lo hicieron en puestos que no son exactamente los que satisfacen sus expectativas. De hecho, aumentó la población subocupada y la demandante de empleo, lo que quiere decir que a algunas personas que ya tienen trabajo, les gustaría tener otro. El crecimiento de la primera fue de dos puntos porcentuales y creció otros dos puntos la segunda. En la ciudad, 3 de cada 10 personas tienen problemas de empleo”.

A su vez, la confluencia de todos los factores mencionados golpeará a los sectores con menores ingresos que, según los datos relevados por la organización Economía Femini(s)ta, está compuesto mayoritariamente por mujeres, siendo siete de cada diez, en el 10% de la población que sufre las mayores complejidades en términos económicos y sociales.

 

Comentarios