Emotiva movilización reclamó justicia por el taxista asesinado

Fotos: Nicolás Braicovich (Pulso Noticias)

“Lo único que queremos que este tipo pague por lo que hizo y nada más”, afirmó Nicolás, el hijo menor de Jorge Gómez, el chofer de taxi asesinado a golpes por Esteban González Zablocki. Pidieron que continúe detenido y que le den “perpetua”

La violencia, el tránsito y el machismo en esta ciudad parecen ir anudados. En diciembre del año pasado dos luchadores de kick boxing, Ezequiel Reymundo y Leonardo Oliveira, se bajaron del automóvil que conducían por el Camino Centenario a la altura de Gonnet por una supuesta “discusión de tránsito” y golpearon grávemente a Gonzalo dejándolo inconsciente.

El miércoles pasado el joven Esteban González Zablocki, practicante de artes marciales, hizo exactamente lo mismo cuando descendió de su Amarok en las calles 126 y 50 de Ensenada y se dirigió hacia el Corsa que manejaba el taxista Jorge Gómez, de 52 años. Pero esta vez los golpes fueron tal salvajes que causaron una muerte. En ambos casos, todo quedó filmado.

Este mediodía familiares y amigos del chofer, junto a varias decenas de “tacheros” de La Plata, Berisso y Ensenada se movilizaron desde 7 y 50 hasta los tribunales platenses para pedir justicia. Gestos de dolor, bronca, indignación y desconsuelo poblaron la marcha en la que había una consigna clara: quieren “perpetua” para el asesino y piden que permanezca detenido.

“Nosotros queremos justicia, que este tipo pague por lo que hizo y nada más, es lo único que queremos. Tiene antecedentes por hechos similares”, señaló Nicolás, hijo menor de Gómez, en referencia a otros episodios que tienen como protagonista a González Zablocki.

Este joven de 27 años practica karate, y no era la primera vez que se violentaba de forma brutal contra una persona. Un testimonio que por estas horas se estaba agregando a la causa judicial es el de Gabriel Coronel, quien denunció haber sido golpeado hace seis años por esta misma persona de una forma tan salvaje que le quebró el maxilar. Eran amigos, estaban compartiendo vacaciones, y a partir de ese momento jamás volvieron a hablar.

Actualmente González Zablocki está detenido en la alcaidía Roberto Pettinatto de la localidad de Olmos. La carátula de la causa es “homicidio agravado por ensañamiento”, y por el hecho podría recibir la pena de “reclusión perpetua”.

Los abogados defensores del agresor presentaron ayer un Hábeas Corpus ante la Cámara de Apelaciones de La Plata, y el juez de Garantías Juan Pablo Massi dispuso que se brinde asistencia psicológica y psiquiátrica al detenido, ya que según su defensa “está decaído, deprimido y desconectado de la realidad”.

Ante la posibilidad de que la Justicia tome alguna resolución que lo deje momentáneamente en libertad, el secretario general del gremio de los Conductores de Taxis, Juan Carlos Berón, señaló: “No vamos a permitir que los jueces interpreten que estaba nervioso o loco, esto fue un asesinato, lo dicen las pericias y lo dice el video”.

“Pedimos justicia, ya sabemos que la autopsia dio que le partió la cabeza en dos, cada vez nos da más impotencia, y ahora la defensa lo está tratando de hacer pasar por loco para conseguir beneficios y no lo vamos a permitir, vamos a ir hasta las últimas consecuencias”, apuntó Berón.

“Esto tiene que resolverse con cadena perpetua, tiene que ir preso toda su vida, mató de manera alevosa a un hombre, a un trabajador, le pegó a matar, es un asesino que tiene que estar preso como corresponde. No podemos permitir que la justicia interprete que estaba loco”, agregó el dirigente.

Por su parte, Guadalupe, sobrina del taxista, valoró el acompañamiento que está teniendo la familia. “Nos damos cuenta que no estamos solos”, señaló y remarcó que la gran cantidad de personas que se acercaron a la marcha “demuestra la clase de persona” que era su tío. En relación al asesino, opinó: “No es un loco, no maneja una empresa un loco -en referencia a la firma en la que se desempeña laboralmente- él es un asesino y lo va a pagar, la vida de mi tío ya no vuelve”.

Comentarios