Cinco bodegas argentinas tienen los mejores viñedos del mundo

Viñedos y Espacio Killka de Salentein


Fueron elegidas en una importante premiación internacional que congregó a 500 expertos del vino y del turismo enogastronómico. Zuccardi Valle de Uco, Catena Zapata, Salentein, Colomé  y El Enemigo, son las nominadas además que por sus vinos, por ofrecer la mejor “experiencia gratificante” y original a los visitantes

Por Romina Soliani para Pulso Noticias

La labor de la vitivinicultura de nuestro país volvió a ser objeto de miradas en la escena mundial, y fue reconocida en la primera edición de World’s 50 Best Vineyards, celebrada a comienzos de esta semana en Londres.  Esta premiación es la nueva iniciativa impulsada por los organizadores de los afamados  rankings World’s 50 Best Restaurantsy World’s 50 Best Bars, y en esta oportunidad, fue liderada por una academia compuesta por 500 referentes del vino, sommeliers y corresponsales de viajes de lujo internacionales.

Divididos en distintas regiones geográficab, los jurados seleccionaron 50 bodegas entre un total de 1.500, en las que estuvieron representados 17 países, desde los clásicos productores de vino a los emergentes. Para las nominaciones se tuvieron en cuenta criterios que por supuesto incluían la calidad del vino que las casas elaboran, y otros que transcienden a la bebida como la reputación, el restaurante, los tours, la atención del staff, la accesibilidad, los precios y las vistas que ofrecen. Es decir, toda una interacción de factores para que el paso de los visitantes por las bodegas sea una experiencia global valiosa, y que sin duda sea recordada a posteriori como reconfortante.

La distinción a la evolución

Es indiscutible que el arduo trabajo de los productores nacionales cosecha año a año importantes avances que se reflejan en vinos de calidad, y en la oferta de diversidad de estilos, abriendo el paso al incremento del interés por el vino argentino puertas adentro y en el exterior. Pero además, estos esfuerzos representan el sostén para que nuestra bebida nacional prevalezca como valor inalterado, aún a pesar de los momentos más críticos del sector.  

Ahora bien, y más allá del vino, el foco de los polos vitivinícolas del país también está puesto en la actual etapa de posicionamiento en turismo y de crecimiento del enoturismo, aquella combinación de cultura y tradición que enfatiza la gestión y fortalecimiento de la riqueza vinícola de cada zona.

Y es por este conjunto de atributos que han sido destacadas en el ranking cinco bodegas de dos provincias líderes en la industria: Mendoza y Salta. Ellas son: Zuccardi Valle de Uco, quien obtuvo el primer lugar como mejor Bodega y Viñedo de Sudamérica y del mundo; Catena Zapata posicionándose en quinto lugar; mientras que la norteña Colomé alcanzó la posición vigesimoquinta, Salentein la vigesimosexta y El Enemigo ocupó el puesto cuarenta y uno.

Estas cinco bodegas comparten el afán por continuar con el mandato de la tradición en la elaboración de vinos, inclusive como herencia familiar ligada a los antepasados inmigrantes, y en ofrecer vinos con identidad del terroir.

Sus viñedos están rodeados de paisajes espectaculares, y fueron construidas con diseños vanguardistas que respetan el entorno y la biodiversidad. Además, usan tecnologías de punta  y realizan manejos cuidadosos de los recursos naturales. Pero no es menos cierto que tienen en común la visión de brindar una destacada experiencia en sus bodegas, como estrategia de posicionamiento en el mercado interno y en las preferencias del consumidor. Así, sus restaurantes tienen menúes donde se identifican platos de alta gama elaborados con ingredientes autóctonos y ofrecen seductoras actividades recreativas, desde walking tours entre viñedos, cosecha manual de uvas, cabalgatas, a exposiciones de arte y charlas sobre vinos, entre otras.

Las experiencias más allá del vino

Bodegas Salentein, es una de las primeras que fue edificada a cercanías del imponente Cordón del Plata, en Valle de Uco, ofreciendo a los visitantes las mejores vistas desde el exterior de la bodega, como del restaurante, el wine bar y posada. Además, posee el museo de arte contemporáneo Killka con estructuras modernas y una capilla. En suma, su cava con más de 15 metros de profundidad y forma circular tiene una increíble acústica, y cuenta con un piano con el que se realizan conciertos de música clásica.

Por su parte, Catena Zapata ubicada en Agrelo, Luján de Cuyo, mezcla tradición y modernidad con su edificación al estilo de pirámide Maya, inspirado en las ruinas guatelmatecas de Tikal, rodeada de viñedos que parecieran ser su extensión cual espejismo. Recientemente fue elegida como la mejor bodega en Vivino’s Wine Style Awards, en 2018 y 2019; y recibió el Premio Bodega extraordinaria de Argentina, por el reconocido crítico Robert Parker Wine Advocate, en 2017.

El Enemigo en Maipú, brinda la experiencia particular de poder disfrutar un buen plato típico argentino con vinos multipremiados del célebre enólogo Alejandro Vigil, quien además recibe a sus visitantes en persona, en un espacio mágico,  inspirado en La Divina Comedia de Dante Alighieri. El año pasado obtuvo el Oro Mundial en los premios “Best of Wine Tourism”, en el marco de las Great Wine Capitals, que tuvo lugar en Australia.

Por último, instalada frente a espectaculares vistas que ofrecen los Altos Valles Calchaquíes en Salta, se encuentra la bodega Colomé, la más antigua del país. Sus viñedos recorren un terrero a más de 2000 metros sobre el nivel del mar y pueden ser apreciados tanto desde la Estancia, hotel boutique que se asienta sobre el antiguo y original casco, como de la moderna bodega. Cuenta a su vez, con el Museo de la Luz James Turrell, y un restaurante de alta cocina regional.

En el horizonte, Piedra Infinita

Emplazada en San Carlos, Paraje Altamira, a unos 130 km al sur del corazón mendocino, la bodega número uno del nuevo ranking mundial alude con su nombre al cuerpo mineral que abunda en el terruño: por donde uno observe allí está, depositado en la superficie heterogénea, como resultado de la fuerza de la erosión y el tiempo.

Fue pensada por la familia Zuccardi en base al concepto de “vinos de montaña”, y de hecho, la magnífica estructura de piedra armoniza con el imponente entorno natural del Valle de Uco: emergiendo del suelo y en fusión con el Cordón del Plata andino.

En efecto, tanto José como Sebastián Zuccardi enfatizan en ofrecer al consumidor experiencias que dejen la impronta del Valle de Uco, ya sea en sus vinos que expresan el terroir y la región, o en los ingredientes de los platos de su restaurante Piedra Infinita Cocina.

Ya en 2017 fue premiada por Great Wine Capitals con el Oro a la bodega con mejor Arquitectura y Paisajismo del mundo.

Comentarios