Syriza perdió y la centroderecha volverá a gobernar Grecia

De la redacción de L´ Ombelico para Pulso Noticias

Este domingo el candidato del partido de centroderecha Nueva Democracia, Kyriakos Mitsotakis, ganó las elecciones generales de Grecia con el 39,7% de los votos y obtuvo mayoría absoluta en el Congreso al obtener 158 diputados de los 300 totales. El actual Primer Ministro, y líder de la izquierdista formación Syriza, Alexis Tsipras, dejará el poder luego de haber conseguido el 31,5% y 86 escaños.  

Las elecciones tuvieron una participación del 57% y estuvieron marcadas por la crisis económica y social que vive el país desde fines del 2009. Una actualidad que implicó, hasta el momento, tres rescates de la Troika europea, compuesta por la Comisión Europea, el Banco Central Europea y el Fondo Monetario Internacional (FMI), por un total de 280 mil millones de euros y decenas de ajustes, recortes, privatizaciones, despidos y ventas, incluso, de islas en el mar Jónico.

El oficialismo llegó golpeado a la jornada electoral por diversos problemas que erosionaron su base de apoyo y su proyecto de izquierda en un contexto europeo marcado por el ascenso de los gobiernos euroescépticos y nacionalistas. Las elecciones de este domingo fueron adelantadas tras la derrota oficialista en las elecciones europeas del pasado mes de mayo y, además, el incumplimiento de sus promesas de campaña y el hecho de no haber respetado el resultado del referéndum del año 2015, donde se le preguntó a la población si se debían aceptar las condiciones impuestas por la Troika para un tercer rescate y donde ganó el no (oxi en griego), le jugaron en contra.

Con los resultados finales el Movimiento por el Cambio, Kinal en griego (antiguo partido socialista, Pasok),  ingresará al Congreso con 22 parlamentarios; el comunista KKE tendrá 14 representantes al haber alcanzado el 5,3%; el nuevo partido de derecha, Solución Griega, consiguió 10 diputados y el ex Ministro de Finanzas, Yanis Varufakis, consiguió 9 escaños con su nueva formación, DiEM25. Por su parte, el partido neofascista Amanecer Dorado, tercera fuerza política en las últimas elecciones nacionales, no tendrá representación legislativa al no haber superado el 3% mínimo.

Con estos resultados volverá al Palacio Maximou el partido que aplicó las primeras medidas de austeridad y ajuste tras la crisis económica y será la primera vez que un gobierno tenga mayoría absoluta en el Parlamento desde el comienzo de la crisis. Luego de adjudicarse la victoria, Kyriakos Mitsotakis aseguró que “un círculo doloroso” se cierra para el país y afirmó que “la sociedad ha mandado un claro mensaje a favor del crecimiento, de la creación de puestos de trabajo y de la seguridad”.

Kyriakos Mitsotakis representa al sector más liberal de Nueva Democracia y proviene de una familia histórica de la política griega. Su padre, Konstantinos, fue primer ministro entre el 1990 y 1993; su hermana, Dora Bakoyanis, fue Ministra de Exteriores y Cultura; y su sobrino, Kostas Bakoyanis, fue gobernador y es el actual alcalde de Atenas. Además, su esposa, Mareva Grabowski, apareció en los Panamá Papers como dueña de empresas off shore. Durante su campaña presidencial prometió alcanzar un crecimiento del 4% -hoy en día es del 2%- y reducir los impuestos sobre la clase media sin recortar las ayudas sociales y sin despedir trabajadores. Su plan económico se sostendrá, asegura, al conseguir inversiones extranjeras por un total de 100 mil millones de dólares.

Por su parte, Tsipras tendrá el desafío de erigirse como la oposición al nuevo gobierno, ya que será el segundo partido más grande del Congreso, mantener su base social de apoyo tras su primera experiencia en el poder y tratar que Nueva Democracia no destruya los logros sociales que consiguió. “Nos vamos con la cabeza alta”, afirmó y aseguró: “Hace cuatro años nos encargamos de un país al borde de la quiebra. Hoy dejamos un país libre, en crecimiento y con reservas en sus cajas, con el interés de la deuda al mínimo histórico”. “Espero que el retorno de Nueva Democracia  al gobierno no sea una revancha contra lo que la gente ha conseguido”, declaró y anticipó: “Estaremos aquí para detenerlos”.

Con la salida de Siryza del poder se cierra un ciclo que se formó y se proclamó como opositor al ajuste exigido por la Troika pero que no pudo o no quiso llevar su plan hasta el final. A 10 años del comienzo de la crisis l actualidad nacional está marcada por un desempleo que llega al 18%, y al 40% en la juventud, y por una deuda privada que llega al 185% del Producto Bruto Interno (PBI).

Comentarios