Romania, la historia de la cervecería ícono platense

De los Halcones Galácticos a compartir la misma pasión por el rico universo de las cervezas. Dos amigos que lograron birras multipremiadas y abrazar el sueño de tener su propio bar de expedición. Desde hoy y hasta el lunes festejan sus 10 años con invitados especiales cada noche

Por Romina Soliani, para Pulso Noticias 

¡Pasaron diez años ya…!,  sueltan al unísono Fernando “Cabe” y Mariano “Zapy”, al mirarse con las copas de “rubias” en sus manos, seguido de una corta pausa en la que hacen un viaje temporal e íntimo de las experiencias, pasos adelante y marchas atrás por los que han atravesado juntos hasta la actualidad.

La espuma de las Romanias servidas sobre la mesa del bar, contiene la historia inicial de tres hermanos, entre ellos Zapy, quienes atrapados por la curiosidad de esta bebida, realizaron los ensayos de las primeras cocciones. Pero el destino quiso que el desafío se retara entre amigos y en 2009 se materializó en Romania, ya con el aporte del segundo Mariano.

Como un juego de palabras de esa dupla de aventureros, se pensó en su identidad y como similitud con el nombre del país Rumania, se identificó el color de su bandera con el de los colores de las cervezas artesanales: rojas, rubias y negras.

Con prácticas continuas, constantes viajes a capacitaciones en Capital Federal, y escasos materiales, se encontraron en 2010 con que el mercado local cervecero estaba en pleno cambio y con un rol importante de los consumidores y aficionados de la bebida. Ello los arrastró, al igual que a una decena de productores platenses a analizar lo que estaban atestiguando, así como a trazar un proyecto que los protegiera y aglutinara como esa gran comunidad de cerveceros artesanales actual.

Allí se suma otro jugador a la escena: Fernando, el amigo de “toda la vida” de Zapy. Ambos recuerdan las tertulias en las tablas de Antares, con otros pares, como resultado de las cuales nació la Asociación de Cerveceros Artesanales Platense en 2011, que aglutina a la mayor parte de los productores de la región. Luego llegarían la lucha por lograr una futura ordenanza municipal,  las primeras degustaciones en comunidad y las recordables fiestas en Meridiano V.

La búsqueda de la calidad y la tomabilidad

Al consultar sobre qué tienen que tener una cerveza artesanal sabrosa y que el consumidor recuerde, ambos enfatizan en la calidad de la materia prima, los cuidados en la limpieza de los recipientes y materiales de elaboración, así como del lugar donde se cocina. Pero también en el equilibrio de los componentes, ya que es lo que “invita a seguir tomando” otra copa con goce.

Del lado del productor, implica conocimiento de las recetas, constante capacitación, y mucha paciencia y entendimiento de que el consumidor exige cada vez más calidad dentro de la cantidad de marcas, bares y microcervecerías con el que nos encontramos en la actualidad.

“Con el tiempo la gente comenzó a profundizar su curiosidad, así como el paladar, y cultura por la cerveza artesanal, esto sirvió de incentivo para reinvertir en materiales para continuar con la producción”, afirma Cabe.

El porftoflio Romanero y el oro en honor a los “viejos”

Elaboradas con aguas tratadas, agregado de maltas y lúpulos norteamericanos de gran superioridad organoléptica y alpha ácidos, las cinco estrellas de Romania  se conforman por: la rubia Hija de D10s, la scotish Niño de cobre, la Honey elaborada en conjunto con Madre Tierra, IPA Flama y Porter Mafia.

A ellas se suman otras de rotación con distintos estilos, algunos más osados como una Black IPA, y La Platense elaborada con tomate y tilo. También la afamada Barley Wine, e Imperial Stout con paso en barricas de roble virgen o de whisky.

La birra estelar, es una Old Ale Hugo Aris, bautizadas en honor a los padres de Mariano y Fernando, que fue enviada a varios certámenes del rubro. Con dos años de vida, esta última compitió en la Copa Cervezas Ecuador celebrada en febrero de este año, donde fue elegida con medalla oro en el estilo y mejor cerveza de la competición.

El hilo del ovillo que los llevó a otras glorias en lo que va de este 2019. En junio los consagró con la segunda de oro en la Copa Platense de Cervezas, y el pasado fin de semana con una tercera medalla dorada en la Copa Argentina de Cervezas. Gracias a esta última, los esfuerzos se duplicarán ya que les permitirá llevar esta strong ale a la South Beer Cup 2020, el evento más importante de Latinoamérica.

Estos reconocimientos se agregan a los ya obtenidos en la 1era edición de la Copa platense de Cervezas en 2016 donde Romania concursó con dos estilos:  IPA argenta, alcanzando la medalla de cobre, y Estilo libre, presentando con éste último la Imperial IPA que ganó la de plata.

“Más allá de los premios el valor principal es la devolución de los jurados y si se está encaminado con los estilos y balance de ingredientes”, afirma Zapy. Lo cierto es que las glorias de los esfuerzos no tardan en llegar y la ocasión del festejo de la década es más que “redonda”.

La fiesta de la primera década

A diferencia de otras celebraciones, la dupla romanera pensó abrir las puertas del bar, que este año cumple sus dos años de vida, con celebraciones de cinco días, con bandas invitadas, mucha, rica, y variada birra.

Aquí la grilla del gran festejo:

Comentarios

- Advertisement -