Farmacias locales defienden su presencia en los barrios

Foto ilustrativa / Hernán Fouillet

Son 315 y al igual que en el resto de la Provincia están distribuidas de acuerdo a la densidad poblacional. Si avanzara el modelo comercial que expresa Farmacity, hay zonas de la ciudad que podrían quedarse sin establecimientos farmacéuticos

Por David Barresi

El 29 de agosto habrá una audiencia pública convocada por la Corte Suprema de Justicia de la Nación, tras la cual el máximo tribunal tendrá que resolver si la Provincia de Buenos Aires puede regular o no determinados aspectos de la actividad farmacéutica. Detrás de este debate, está la presión que impone la cadena Farmacity para poder instalar sus locales en territorio bonaerense, que en caso de avanzar podría tener consecuencias sobre el modelo de farmacias vigente, mediante el cual se garantiza la presencia de los establecimientos en cada barrio de cada municipio.

“Hay dos modelos de farmacia: el que está hoy en la Provincia de Buenos Aires, donde la farmacia está pensada como un centro de salud, y el de Farmacity que la toma como un comercio”, explicó a Pulso Noticias Gustavo Minghetti, vicepresidente del Colegio de Farmacéuticos de La Plata.

En efecto, desde 1987 rige en la Provincia la Ley 10.606, que regula la actividad, considerando a la farmacia como un “servicio de utilidad pública”. En ese marco, en su artículo 3º dispone que estos establecimientos “por ser una extensión del sistema de salud, estarán racionalmente distribuidos en el territorio provincial, a fin de asegurar la atención y calidad de su servicio”.

“Las farmacias de tipo cadena se instalan en lugares céntricos, no en los barrios donde la gente las necesita”, señaló Minghetti. Por esta razón, Farmacity objetó legalmente el mencionado artículo que, según detalló el profesional, “regula las farmacias por densidad y por distancia. En la Provincia hay una farmacia siempre a más de tres cuadras de la otra y distribuidas por densidad poblacional. Tiene que haber una por cada 3.000 habitantes. Plantean la inconstitucionalidad de este artículo porque quieren poner la farmacia donde ellos quieren”.

Hay además otro artículo que esta empresa quiere modificar: el 14º, que define quienes pueden ser propietarios de una farmacia. En ese punto, la ley incluye a profesionales farmacéuticos con título habilitante; sociedades colectivas o de responsabilidad limitada, integradas totalmente por profesionales habilitados; sociedades formadas entre profesionales habilitados y terceros no farmacéuticos, sin que estos últimos tenga injerencia en la dirección técnica; hospitales dependientes de la Nación, Provincia o Municipios; y obras sociales, mutuales o gremios. ¿Quién falta entonces? Las Sociedades Anónimas no pueden ser propietarias de farmacias en territorio bonaerense.

“En principio, una sociedad anónima no tiene responsables. Y las farmacias, hoy, en la Provincia de Buenos Aires tienen un farmacéutico, que es el dueño y es el responsable de lo que pasa ahí, y en una sociedad anónima podemos saber quién es el farmacéutico pero no podemos saber quiénes son los dueños”, remarcó Minghetti.

En La Plata hay 315 establecimientos farmacéuticos, distribuidos en cada barrio según el criterio mencionado, cuyos responsables son profesionales habilitados. “Si se declaran inconstitucionales esos dos artículos la ley dejaría de ser una ley sanitaria para pasar a ser una ley comercial. Al ser una ley comercial sólo van a sobrevivir las farmacias que tengan el poder económico para hacerlo y lo van a hacer en los lugares en donde son rentables. Van a dejar de existir las farmacias en los barrios”, afirmó tajante el vicepresidente del Colegio.

“Ese es el problema, porque hoy lo que sucede en la Provincia de Buenos Aires es que cada persona tiene una farmacia cerca. Con un modelo de mercado, la farmacia se va a alejar y se va a ir a los centros urbanos donde hay más circulación de gente. Van a estar todas juntas en un lugar y van a quedar los barrios desprotegidos”, concluyó.

Farmacity es la cadena de farmacias fundada por Mario Quintana, actual secretario de Coordinación Interministerial de la Jefatura de Gabinete de la Nación. En realidad, “cadena de farmacias” es una denominación se queda corta ya que en sus locales no sólo se venden medicamentos, si no también productos para el hogar, alimentos y bebidas, entre otras cosas.

Quintana fue CEO de la empresa, y una vez que entró en la estructura de gobierno de Mauricio Macri dejó su cargo en la compañía. Pero todavía tiene acciones en la misma. Desde hace ocho años está intentando derribar la ley vigente en la Provincia de Buenos Aires, pero las máximas autoridades judiciales bonaerenses se han expresado siempre en contra. Por eso recurre a Nación, último manotazo para intentar instalarse en territorio bonaerense. Las farmacias locales, por su parte, expresarán su voz en la audiencia de fines de agosto, buscando defender el modelo instaurado por la ley vigente.

 

Comentarios

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingresa un comentario
Por favor ingresa tu nombre