Peligra la cooperativa Unión Papelera Platense: “tenemos el gas cortado”

Los trabajadores de la empresa recuperada en el 2001 temen por sus fuentes laborales debido a los tarifazos y la exigencia de Camuzzi de abonar millones de pesos en un sólo pago

“Es imposible pagar la deuda de un día para el otro”, aseguró José Mansilla, uno de los cooperativistas a Pulso Noticias. Y resaltó: “queremos negociar una forma de pago”. La Unión Papelera Platense es una fábrica recuperada por sus trabajadores durante la crisis económica y social que vivió nuestro país en el 2001, está ubicada en calle Camino Centenario y 515, en el barrio de Ringuelet, y mantiene las fuentes de ingresos de unas 60 familias.

Allá por el 2001 los dueños abandonaron la empresa, y sus trabajadores decidieron ponerla en funcionamiento. En ese momento eran unos 27 trabajadores, y en el transcurso de estos 18 años pudieron ampliarse a 60. Sin embargo, las altas tarifas de los servicios habilitadas por el gobierno de Cambiemos profundizaron sus problemas económicos como por ejemplo la deuda millonaria que mantienen con Camuzzi SA.

Actualmente “nuestra preocupación es que al tener el gas cortado, no podemos producir, por ende no vendemos, no recibimos ingresos y ello pueden afectar otros convenios que tenemos con Edelap, Camesa”, explicó el cooperativista. “Se nos van a acumular demasiadas deudas y necesitamos trabajar para mantener las fuentes de ingreso”.

La cooperativa tiene una deuda de $8.000.000 con Camuzzi Gas Pampeana por lo cual desde el viernes 28 le han cortado el suministro de gas. Ante tal situación, los trabajadores exigen la aceptación de un plan de pago y la reconexión inmediata para poder producir. “Las familias están preocupadas”, aseguró.

De manera directa afecta a los 60 cooperativistas de la papelera, pero se suman unas 300 familias que se ven afectadas de manera indirecta. “No somos empresarios, acá venimos a trabajar para llevar el plato de comida a nuestras casas”, afirmó Mansilla.

“Lamentablemente del 2017 para acá se nos complicó bastante. Empezaron a venir los tarifazos, aumento de gas, luz, la venta cayó casi un 40%, pero lo veníamos sobrellevando”, contó. Su situación actual es una clara muestra de las consecuencias de las políticas económicas implementadas en los últimos años por este gobierno que llevan al ahogamiento y hasta el cierre de pequeñas empresas, cooperativas y fábricas recuperadas. Hoy por hoy deben afrontar una factura mensual de $1.200.000 por el servicio de energía eléctrica que antes pagaban unos 250.000 por el mismo suministro.

Este mediodía llevaron a cabo una conferencia de prensa en los galpones de la ex “Papelera San Jorge” para visibilizar la situación que atraviesan. Además convocaron a funcionarios municipales y provinciales, quienes no se han acercado al lugar hasta el momento, para que “puedan ver de qué forma solucionamos este conflicto”. Mansilla resaltó varias veces: “Queremos trabajar”.

Comentarios

- Advertisement -