La difícil tarea de combatir la violencia de género sin recursos

Las trabajadoras de la Dirección de Políticas de Género y Diversidad realizaron un paro y una protesta en 7 y 50 para visibilizar lo que califican como “ausencia total de políticas públicas” para el sector. Todo el personal del área cobra salarios que están por debajo de la línea de pobreza

“Nosotras no tenemos ni una tarjeta SUBE o subsidio para trabajar con las mujeres. Las que están más alejadas del centro de La Plata no llegan a la Dirección. No hay leche, no hay pañales, no hay nada para transitoriamente solventar y acompañar a esa mujer desde ese lugar”, describió Érica Piccone, trabajadora de la Dirección de Políticas de Género y Diversidad (DPGyD) de la Municipalidad de La Plata y delegada gremial de ATE.

Esa es la cruda realidad. Hoy una mujer que sufre violencia de género en la capital de la Provincia de Buenos Aires sólo tiene en esta dirección un equipo de profesionales al que acudir que le puede brindar escucha, una orientación, y prácticamente nada más. “No existe dentro de la DPGyE ninguna articulación con jardines o maternales para que las mujeres puedan dejar a sus hijes y buscar trabajo, o trabajar si pudieron conseguir”, explican las trabajadoras del área y agregan: “No existe ninguna alternativa para las mujeres que sufren violencia, pero el riesgo no es tan alto para ingresar a un hogar. Tampoco hay operadoras especializadas que puedan acompañar a las mujeres en el tránsito por la ruta crítica”.

“Hay leyes que protegen a las mujeres, como la ley 26.485 o la Ley de Emergencia, que nosotras tomamos como herramientas para trabajar. Pero en lo concreto no hay presupuesto ni recursos”, afirmó Piccone a Pulso Noticias durante la protesta que realizaron hoy en 7 y 50 en el marco de un paro total de actividades para denunciar la situación.

Otro punto del reclamo es el sueldo bajo que perciben las 10 trabajadoras de la Dirección. “Tenemos un salario promedio de $15.000, que está por debajo de la línea de pobreza, y que no contempla un reconocimiento concreto de nuestra tarea. Hay figuras como bonificación por tarea, o por toxicidad, que no se están cumpliendo. No aparece eso como una salida posible. Hay una ausencia total de respuesta desde hace años”.

El pasado 3 de mayo se enteraron de que la Dirección pasaba a quedar bajo la órbita de la nueva Secretaría de Asistencia a las Víctimas y Políticas de Género, a cargo de Carolina Píparo, recientemente incorporada al Gabinete municipal de Julio Garro. Las trabajadoras mantuvieron hasta el momento sólo una reunión con la funcionaria, pero hasta el momento la situación no se ha modificado: “cambia la estructura pero no cambia nada para las mujeres”, afirmaron.

Comentarios

- Advertisement -