Polémica por una patada en la Copa América

El jugador de la Selección de Chile Gonzalo Jara derribó a un simpatizante que se había metido en la cancha en el partido que disputaban frente a Uruguay. Ahora analizan sancionarlo por la violenta reacción

El partido que disputaron este lunes Uruguay y Chile por la Copa América tuvo una particular interrupción con un hincha que se metió a la cancha. Pero el final de la situación sería más sorprendente aún. Uno de los jugadores chilenos lo volteó de una patada cuando ya lo perseguía el personal de seguridad.

En el segundo tiempo un espectador invadió el campo de juego, y cuando corría se puso una máscara de pollo y hasta tocó la pelota con la mano. El joven tenía una bandera celeste y blanca sobre sus hombros y una vez que se dio cuenta que lo iban a agarrar comenzó a correr, tratando de esquivar al personal de seguridad.

Ninguno de ellos pudo alcanzar de inmediato al simpatizante, por lo que entró en acción la polémica decisión del futbolista chileno Gonzalo Jara, quien logró derribarlo con una violenta patada que lo hizo caer. Recién en ese momento el manifestante pudo ser atrapado.

El hecho, que no se vio por la transmisión oficial por las nuevas disposiciones ante este tipo de episodios, sorprendió a todos, pero más al uruguayo Luis Suárez, que enseguida corrió a pedirle al árbitro brasileño Raphael Claus que lo expulse a Jara. Pero eso no ocurrió.

Lo cierto es que ahora el jugador de Chile podría recibir una sanción de oficio por parte de la Conmebol. “Suspensión como mínimo de dos partidos en la competición o por un período de tiempo específico por conducta violenta o por agredir a jugadores o a cualquier otra persona presente en el partido, excepto a sus oficiales”, indica el Artículo 12 del Código Disciplinario de la Confederación.

Comentarios

- Advertisement -