España: los violadores de “la manada”, libres

Los cinco jóvenes de La Manada que violaron a una joven en San Fermín

La Justicia española consideró que no había riesgo de fuga o reincidencia y liberó a los cinco jóvenes, apenas dos meses después de condenarlos a prisión. Indignadas, miles de mujeres se movilizaron en decenas de ciudades del país ibérico

En la tradicional fiesta de San Fermín del año 2016, cinco jóvenes, autodenominados “la
manada”, violaron a una mujer y compartieron las fotos y videos del ataque, entre risas, por su grupo de WhatsApp. Las imágenes se viralizaron y el caso escandalizó a España, más aún cuando en abril pasado la Justicia los declaró culpables de abuso sexual, pero no de violación, aduciendo que no había habido violencia, y les impuso una pena de 9 años. Pero la indignación tuvo un tercer capítulo, expresado ayer en las calles de casi todas las ciudades del país ibérico, cuando el Tribunal de Navarra decidió concederles la libertad provisional a los cinco jóvenes.

Los argumentos de los jueces desataron la furia feminista. En la sentencia, sostienen que los condenados “han perdido toda posibilidad de anonimato” por la difusión de sus fotografías y por lo tanto es “poco menos que impensable” que puedan fugarse o volver a delinquir. Además, consideraron como garantías adicionales que los violadores vivan a más de 500 kilómetros de la víctima, que no tienen antecedentes por delitos sexuales y que, por tanto, la prisión preventiva (hasta que la sentencia quede firme en instancia superior) no es necesaria.

Las reacciones

El abogado de la manada manifestó que estos están “absolutamente contentos con la
posibilidad de volver a regularizar sus vidas” y que “obviamente” volverán a Sevilla, su ciudad, para esperar una resolución firme. Sin embargo, el estallido feminista se ha organizado para impedir la impunidad. La respuesta fueron las masivas movilizaciones que tuvieron lugar ayer en ciudades como Madrid, Valencia, Barcelona, Zaragoza, Bilbao, Santander, Toledo y la propia Sevilla.

Entre gritos y carteles, las consignas feministas se repetían: “No es abuso, es violación”, “Tranquila hermana, aquí está tu manada”. Las miles de mujeres que salieron a las calles se congregaron frente a los palacios de Justicia de cada ciudad. Como en abril pasado, pusieron el eje en el sesgo machista y patriarcal de la sentencia, exigiendo una perspectiva de género en las sentencias y rechazando la culpabilización de la víctima, es decir, de la propia mujer.

La última decisión del tribunal de Navarra generó movimientos e incomodidad también entre los partidos políticos. Si bien desde el gobierno español señalaron que se “respetan las decisiones judiciales”, la ministra de Igualdad, Carmen Calvo, reconoció que las mujeres están “perplejas e inseguras con alguna decisión de algunos tribunales”. Desde Unidos Podemos (centro izquierda) confirmaron que propondrán una reforma para que no haya distinción entre agresión sexual que se base en la violencia, y desde el PSOE (socialistas, ahora en el gobierno) señalaron que tramitan en el Congreso una propuesta “para mejorar la formación de los jueces en materia de género”.

Comentarios

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingresa un comentario
Por favor ingresa tu nombre