“No nos quedó nada, sólo amargura y tristeza”

Fotos: Nicolás Braicovich

La casa de la ONG Sumando Voluntades en La Plata fue desvalijada el miércoles a la madrugada. Los ladrones actuaron en complicidad con dos residentes que aguardaban un tratamiento por adicciones que nunca llegó

Donde había una heladera hay un espacio vacío. Donde había una cocina, hay un hueco que deja visible la llave de gas entre las dos mesadas. En el living quedaron sólo dos cuadros. No está la estufa ni el sillón. Nancy y Alberto miran para abajo, y si de casualidad levantan la vista se les ven los ojos llorosos.

“Apelamos a la solidaridad del vecino para poder volver a tener las cosas elementales”, dice la presidenta de la ONG Sumando Voluntades, Nancy Maldonado, a Pulso Noticias. El miércoles, mientras cinco habitantes de la casa ubicada en 6 entre 37 y 38 descansaban, un grupo de asaltantes los encañonó robándoles todo con la complicidad de otros dos residentes del hogar. Y eso, repite Nancy, “es lo más triste de todo”.

Se trata de Cristian y Lucas. El primero estaba parando en la casa desde febrero y tenía un serio problema de consumo de drogas y alcohol. “Esperaba con ansias una beca del Sedronar que el municipio debía agilizar para poder salir adelante”, cuenta Nancy, y subraya que es vital que los funcionarios “no demoren más la asistencia a las personas con adicciones”. “Este muchacho no estaba en sus cabales, de otra manera no habría hecho lo que hizo”. Del otro, Lucas, que residía en la vivienda desde hacía quince días, no tiene mucho para decir.

Alberto es venezolano, tiene 55 años y vive en la casa de Sumando Voluntades desde que la gente de la ONG lo encontró viviendo en la Terminal de Ómnibus local y le ofreció comida y estadía. “No tenemos nada otra vez”, cuenta. “Desayunábamos todos los días, charlábamos, cocinábamos, es muy angustiante la decepción”, expresa. El hombre estaba durmiendo el miércoles cuando lo despertaron con un revólver en la cabeza y amenazas. Como les exigieron no moverse, se quedaron esperando hasta que no sintieron más ruidos junto a dos compañeros más. “Después salimos y ya no había nada”, relata.

Maldonado comenzó las recorridas nocturnas para asistir a personas en situación de calle junto a 20 voluntarios en 2010. Luego pudieron obtener la propiedad de calle 6 en comodato y desde entonces brindan cobijo a entre 8 y 10 personas en ese hogar.

“Vamos a seguir apostando, no nos vamos a rendir”, explica, y concluye: “Les pido a las autoridades que miren estos casos, la reinserción social y laboral no se logra si el Estado mira para un costado”.

Para colaborar, podés hacerlo en: calle 6 nº 266 entre 37 y 38; en 37 nº 525 entre 6 y 7; o llamando al 221 538 9296.

 

Comentarios

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingresa un comentario
Por favor ingresa tu nombre