Violencia en la UPA Los Hornos: “Se ha llegado al límite”

Los profesionales del centro de salud son quienes terminan poniendo el cuerpo ante los frecuentes enojos de pacientes por demoras o falta de atención. La Provincia sigue sin atender el reclamo de aumento de personal médico y de seguridad. Ayer una persona entró armada y amenazó los empleados de la guardia. Tomarán nuevas medidas de fuerza

En enero los trabajadores y trabajadoras de la Unidad de Pronta Atención (UPA) Nº6 de Los Hornos tuvieron que estar cinco días realizando una retención de tareas para que la Provincia oyera su reclamo de aumentar la cantidad de profesionales, de efectivos de seguridad, y de insumos para poder brindar una correcta atención en el centro de salud, ante los recurrentes hechos de violencia de pacientes desesperados por la falta de médicos o medicamentos.

Sin embargo, los compromisos asumidos por el Ministerio de Salud bonaerense no terminaron de concretarse por completo y ya en marzo nuevamente se habían quedado sin guardia de pediatría por falta de profesionales en medio de una creciente demanda en el establecimiento.

Pero ayer, la situación llegó a un límite. Alrededor de las 20:30, una persona entró armada por la zona de la salida y entrada de las ambulancias, donde no corresponde el ingreso, y pretendió que se atendiera inmediatamente a su mujer, que tenía un cuadro de descompostura. “Se le explicó que tenía que ingresar por la otra parte y que iba a ser atendida a la brevedad. Pero esta persona respondió sacando un arma, apuntando al personal, exigiendo que se baje a su mujer ahí y se la atienda. El personal ante esta situación límite, para tranquilizar a la persona, terminó accediendo a atenderla ahí”, explicó a Pulso Noticias, Patricio Lefleur, trabajador de la UPA y delegado gremial de ATE.

“No puede ser que estemos sufriendo este grado de violencia física y psíquica. La violencia cada vez es más extrema y el Estado no ha dado respuesta”, señaló y agregó: “Se ha llegado a un punto límite. Hay un hartazgo en todos los trabajadores, entendemos que ya es hora de darle un cierre a esta situación”.

En ese sentido, recordó que “siempre nuestros reclamos van de la mano del pedido de personal, profesionales, pediatras y traumatólogos que necesitamos durante las 24 horas y no tenemos. Además de pedir insumos y medicamentos, que muchas veces hacen falta”.

“Porque con la falta de insumos, la falta de medicamentos y de profesionales, terminamos bajando la calidad de atención. Al mismo tiempo en que crece la demanda -porque la gente se queda sin obra social por pérdida de laburo y acude más a los establecimientos públicos- se baja el presupuesto. Así no podemos seguir”, expresó el representante sindical y ejemplificó: “hay días que durante jornadas enteras se queda un sólo médico clínico de guardia y no puede afrontar la demanda. Se afecta directamente la respuesta a la urgencia del paciente”.

“De la misma forma tenemos que decir como laburantes que no puede ser que en nuestros espacio laboral tengamos miedo de sufrir algún agravio o algún hecho de violencia. Como trabajadores de la salud estamos simplemente para atender a la gente pero a veces los recursos que nos da el Estado son tan escasos y tan precarios que ante la falta de respuesta en determinadas ocasiones la gente suele violentarse, más en este contexto socioeconómico que tiene a todo el mundo con mucho malestar”, indicó y relató que “el sábado pasado se violentaron unos pacientes ante la falta de servicio de traumatología, golpeando unos vidrios, insultando y amenazando”.

En ese marco, Lefleur reflexionó: “Por estas razones tenemos que tener un mínimo resguardo. Pero tras el recorte que ha hecho la Provincia en materia de seguridad en los Hospitales ha dejado a la UPA con un sólo efectivo que tendría que estar 24 horas para cubrir y para resguardar la integridad física de cada compañero, pero esto no sucede. Por problemas de pago del Ministerio de Seguridad, aducen que no pueden cubrir esa única persona”.

Ante esta situación, a la que calificaron como “un límite”, esta tarde el personal del establecimiento se reunió en una nueva asamblea y definió una nueva medida de fuerza para próximo viernes 21, con un corte sobre calle 66. Además, llevarán adelante una retención de tareas y se mantendrá el estado de “asamblea permanente”.

Comentarios