Bolsonaro pidió a los argentinos votar con “responsabilidad”

De la redacción de L´ Ombelico

El presidente de la República Federativa del Brasil, Jair Messias Bolsonaro, se reunió hoy con su par Mauricio Macri, en lo que fue su primera visita oficial a Argentina y en la que estuvo acompañado por una importante comitiva oficial que contó con la presencia de su hijo, Eduardo Bolsonaro, diputado federal por el estado de San Pablo.

La reunión bilateral se produjo en un momento de definición de la carrera presidencial en Argentina, y el mandatario brasileño ajeno a todo protocolo, no reparó para brindar su opinión al respecto. “Nosotros hacemos fuerza para que el pueblo argentino elija un candidato de centroderecha, como hizo Brasil”, dijo Bolsonaro días pasados, que evita autodenominarse como de extrema derecha.

También opinó sobre lo que él ve como “el riesgo del posible retorno” de la expresidenta Cristina Fernández. Ambas afirmaciones constituyen una clara omisión de los principios rectores del derecho internacional en materia de no intervención en los asuntos internos de los Estados. En su visita a Buenos Aires, sin embargo, Bolsonaro optó por moderar su discurso, al asentir que “los argentinos deben decidir con responsabilidad y menos emoción”.

Este fue el segundo encuentro entre ambos presidentes luego del que se produjo en Brasilia a mediados de enero de este año. Lo destacable está dado porque Bolsonaro rompió con la tradición de los mandatarios brasileños de las últimas décadas de visitar a Argentina en sus primeros viajes al exterior. En su lugar, el militar retirado y exdiputado brasileño viajó a Estados Unidos, Israel y Chile.

Sin embargo, estuvo a tono con el hecho que Macri tampoco asistió a la asunción de Bolsonaro el 1 de enero de este año, lo cual refleja que, más allá de las concordancias retóricas e ideológicas entre ambos mandatarios, la relación personal no es de las mejores a pesar de la gran importancia y cercanía que comparten ambos países.

A pesar de ello, para Macri el encuentro de hoy “ratifica la importancia” de la relación entre Argentina y Brasil, y prometió seguir “apostando fuerte a que este desarrollo conjunto puede ser algo muy bueno” para ambos países. Por su parte, Bolsonaro aseveró que comparte “los mismos ideales” con su par argentino.

El encuentro bilateral dejó como corolario la firma de convenios de cooperación en materia de defensa, desarrollo nuclear y judicial. De todas formas, dos son las cuestiones que acapararon los discursos de ambos mandatarios: el Mercado Común del Sur (Mercosur) y Venezuela.

Con respecto al bloque subregional que integran Argentina y Brasil junto con Uruguay y Paraguay desde 1991, Macri aseguró que, frente al contexto internacional diferente al que fue creado el Mercosur hace casi 30 años, “la visión inicial con la que se lo pensó hay que girarla (…). Esta integración tiene que estar focalizada en cómo nos incluimos e insertamos en el desarrollo global”. A ello se le agrega la mención sobre las negociaciones actuales entre el Mercosur y la Unión Europea, en donde Macri afirmó que estaban “muy cerca” de arribar a un acuerdo. “Si lo hacemos, será una enorme oportunidad de futuro tanto para brasileños como para argentinos”, aseguró.

El otro gran tópico ha sido, como en la mayoría de las reuniones de la diplomacia argentina en los últimos años, la cuestión de Venezuela. Al respecto, Macri afirmó que “ratificamos nuestro compromiso, nuestra solidaridad, y vamos a seguir haciendo todo lo posible para que se restablezca la democracia en Venezuela”. Por su parte, Bolsonaro suscribió su deseo de que “no haya más Venezuelas en la región”.

En estos momentos, Brasil transita una delicada situación económica y social que debería traducirse en una mayor preocupación del mandatario brasileño hacia la resolución de los mismos antes que inmiscuirse en asuntos de terceros. En este sentido, días pasados se conoció la caída del 0,2% del PBI en el primer trimestre de este 2019, a lo que se suma que esta semana se publicó un informe que revela que Brasil alcanzó en 2017 el récord histórico de homicidios dolosos, cuestión que podría agravarse si Bolsonaro logra imponer su deseo de flexibilización en la portación de armas, prerrogativa que se enmarca dentro de su discurso xenófobo, machista y anticomunista.

Por otro lado, Brasil es el socio comercial más importante de Argentina, que se ubica como el tercer socio en el comercio exterior brasileño. La relevancia de la relación no solo está dada por los números cuantitativos del intercambio comercial, que rondó los 26.000 millones de dólares en 2018, sino que también se destaca la presencia estructural de bienes industrializados en comercio bilateral, diferente a la predominancia agroindustrial en las exportaciones mundiales de ambos países. Estas cuestiones ubican a la relación bilateral en un lugar privilegiado para cada uno.

La visita fugaz de Bolsonaro concluirá el viernes por la mañana y quedará por verse si en diciembre refrendará la simpatía con el oficialismo argentino o cuál será su discurso si se produce un cambio de gobierno.

Comentarios

- Advertisement -