Cátedra sobre aborto en Medicina: el turno de las Consejerías

Fotos Nicolás Braicovich (Pulso Noticias)

Se realizó el cuarto encuentro de la Cátedra Libre sobre aborto en la Facultad de Medicina de la UNLP. La temática fue el trabajo de médicos y psicólogos que se desempeñan en las Consejerías Pre y Post Aborto de Berisso y Ensenada

La ciudad de La Plata es uno de los lugares más importantes donde el tema del aborto ha sido pensado, sacado a la luz, y metido en la agenda política. Por eso, aprobada la media sanción, en nuestra ciudad no paran de emerger nuevos espacios de análisis y debates respecto al tópico del pañuelo verde.

La Cátedra Libre “Aborto: un problema de Salud Pública” se realiza en la Facultad de Ciencias Médicas desde el 3 de mayo, cada 15 días hasta mediados de julio. Con diferentes aristas y panelistas respecto a la interrupción voluntaria del embarazo, se realizó en la tarde noche del jueves una nueva clase con el Aula Magna repleta de mujeres.

En esta ocasión se trató de un “abordaje integral”, y se convocó particularmente a médicos y psicólogos que trabajan realizando abortos en unidades sanitarias y en las Consejerías Pre y Post Aborto. Actualmente hay en la Provincia cuatro Consejerías: la primera, en José Ingenieros, y luego las de Ensenada, Berisso y una más en el Hospital Gutiérrez.

Respecto a esa historia, Gastón Cadenas, médico general, integrante de la Consejería Pre y Post Aborto en Ensenada, contó que “antes de existir estos espacios, la situación de escucha y de acompañamiento a mujeres con embarazos no deseados, la hacían los grupos feministas. Fueron pioneras en el acompañamiento y en la formación y se denominan las Socorristas”, reconoció. También agregó que el primer y único libro sobre el tema al que tuvo acceso durante su paso por la facultad fue Más información, menos riesgos, editado en 2010 por un grupo de lesbianas y feministas que hacían acompañamientos telefónicos a mujeres con intenciones de interrumpir el embarazo.

Por su parte, Yesica Bonifacio es residente de medicina general trabajando en Berisso, y explicó el trabajo que realizan: “Las Consejerías crecen desde abajo con ciertas condiciones políticas que se van dando”, y relató los obstáculos y dificultades que tienen para ser reconocidos como espacio y también con otros profesionales: “Muchas veces no sólo nos encargamos de la asistencia a la mujer, sino que también hacemos las tareas administrativas. A veces nos topamos con cierta persecución política”.

El psicólogo residente en Berisso, Bruno Sade, explicó al inicio cuál es “la puerta” por la cual se logran realizar interrupciones en el marco de la legalidad. “En el artículo 86 del Código Penal es especifica que el aborto no es legal excepto que sea practicado por un médico, se realice a los efectos de evitar el peligro de vida o de la salud de la mujer”, y se refirió a los términos de la Organización Mundial de la Salud respecto al concepto de “salud”: “La consideramos como un proceso continuo, y creemos que los problemas psíquicos que pueda tener una mujer con un aborto no deseado son un tema de salud”.

Estos jóvenes profesionales también explicaron que lo más importante en estos espacios es la decisión, y eso se analiza a través de entrevistas, en profundidad, semiestructuradas: “Tenemos que indagar en esa decisión para lograr la no punibilidad”. Además Mayra Bahamonde, psicóloga y participante del equipo de Salud Sexual Integral en la Unidad Sanitaria de Ensenada, explicó: “Proponemos un espacio de escucha activa, preguntando diferentes cuestiones sobre cómo está viviendo la mujer esta situación. Así analizamos el deseo, y ahí se ven los atravesamientos de las mujeres”.

La proyección de diapositivas, explicadas por los cuatro profesionales, se concatenaba con preguntas y reflexiones de las personas en la audiencia, sobre una gran cantidad de argumentos, y aristas respecto al aborto y su contexto social.

Las cátedras del aborto son organizadas por un grupo de estudiantes de Medicina “motivadxs por la desinformación que se maneja sobre esta temática en el ámbito académico”, quienes además forman parte de la Secretaría de Género de la facultad, que se conformó a partir del femicidio de Emma, una estudiante de esa unidad académica.

Comentarios

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingresa un comentario
Por favor ingresa tu nombre