“La situación procesal del cura Lorenzo se ha agravado rotundamente”

El Arzobispo platense "Tucho" Fernández en la misa del 24 de marzo junto al cura Lorenzo | FOTO: La Pulseada

Ya no aparece en eventos públicos con María Eugenia Vidal, Julio Garro ni el arzobispo de La Plata. En la causa judicial, las novedades no le son muy favorables. ¿Cuándo declararán Héctor Aguer y “Tucho” Fernández?

Por Daniel Satur y Estefanía Velo*

Momentos lapidarios vive el excapellán general del Servicio Penitenciario Bonaerense y actual párroco de la Iglesia Inmaculada Madre de Dios de Gonnet. Avanza la causa judicial por “abuso sexual agravado”. Tal como se vio en el último tedeum en La Plata, el poder político ya no se muestra a su lado.

Eduardo Lorenzo, el cura imputado por “abuso sexual agravado”, está corrido de la escena pública pero sigue siendo el párroco de la iglesia de Gonnet. Después de diez años se desarchivó la causa, el joven abusado pudo poner en palabras todo lo sufrido por el cura de Gonnet, y ahora, los vínculos de poderes parecen romperse. ¿Sigue el mismo camino que Grassi?

El sábado 25 de mayo se realizó el segundo tedeum del arzobispo Víctor Manuel “Tucho” Fernández en lo que va de su gestión como jefe de la iglesia de La Plata. La ceremonia contó con el acompañamiento de la gobernadora María Eugenia Vidal y el intendente Julio Garro, entre otros funcionarios provinciales y locales, pero en esta ocasión tuvo como sede la Iglesia San Ponciano, un lugar más pequeño que la tradicional Catedral platense. Sin dudas un escenario llamativo hasta para los propios fieles.

Tedeum en la iglesia San Ponciano, 25 de mayo de 2019

En la misa oficial también hubo algunas ausencias. Por ejemplo, la del cura Eduardo Lorenzo, quien había estado en el primer tedeum, de 2018, muy risueño y cercano al obispo y a Vidal.

Cabe recordar que el pasado 24 de marzo, cuando ya eran públicas las denuncias por abuso sexual y amenazas contra Lorenzo, “Tucho” Fernández lo acompañó en su misa dominical en Gonnet, expresando el apoyo incondicional de la curia local. Sin embargo, pasaron cosas. A un mes de ese encuentro, “la situación procesal de Lorenzo se ha agravado rotundamente”. Así lo aseguró a este medio el abogado de los denunciantes, Juan Pablo Gallego.

La causa se tramita en la Unidad Fiscal de Investigación (UFI) Nº1 de La Plata, a cargo de la fiscal Ana Medina, y luego de la recusación del juez Juan Pablo Massi por tener una “amistad íntima con Lorenzo” pasó al Juzgado de Garantías Nº 5 encabezado por la jueza Marcela Garmendia.

La renuncia de Massi a hacerse cargo del caso, así como el “archivo” de la causa desde 2009 por parte de la misma fiscal Medina (que le permitió a Lorenzo gozar de total impunidad), demuestra que los “conflictos de intereses” rodean el expediente desde hace más de una década.

Hace unos días, León declaró nuevamente en la causa después de diez años. Lo hizo de manera exhaustiva y detallada ante la fiscal (quien posiblemente haya recordado muchas de las mismas cosas que él, siendo un adolescente, le relató en 2008). Allí, según expresó el letrado, el hoy casi treintañero “dio cuenta no sólo de haber sido abusado reiteradamente sino también corrompido y amenazado gravemente por Lorenzo”.

Aún resta volcar en el expediente más testimonios, pericias y presentaciones de pruebas contundentes. Por caso, la querella exige al Poder Judicial que apure al Arzobispado platense para que presente el expediente eclesiástico (la “investigación” interna de la Iglesia sobre el caso) iniciado el 11 de mayo de 2008. Gallego resaltó que la curia “resiste desde el 10 de mayo la orden de remitir el expediente diocesano donde podría comprobarse el encubrimiento”.

Tedeum en la Catedral, 9 de julio de 2018. Foto: María Paula Ávila (Pulso Noticias)

Sobre nuevos testigos, la querella espera que la Fiscalía cite a media docena de personas que, al menos según la propia reconstrucción del caso realizada por Gallego y la familia de León, “confirmarán la escena del crimen en la forma descripta” por el joven sobreviviente de los abusos.

A su vez se mantiene pendiente la citación para Héctor Aguer, el arzobispo emérito de La Plata y encubridor principal de Lorenzo a lo largo de dos décadas (la de León no fue la primera acusación que involucra al cura, aunque sí fue la primera con derivaciones judiciales). Y del actual arzobispo Fernández, quien desde que asumió su cargo decidió ponerse del lado del victimario y no de las víctimas.

Todas esas testimoniales, así como la de los obispos auxiliares Alberto Bochatey y Nicolás Baisi, podrían arrojar nuevos elementos para demostrar la trama de encubrimiento y protección en beneficio de Lorenzo.

El 4 de abril, apenas diez días después de aquella reivindicación pública de Lorenzo por parte del arzobispo Fernández, acorralado por las denuncias que eran difundidas por diversos medios locales y nacionales el cura decidió renunciar a su cargo de capellán general del Servicio Penitenciario Bonaerense (y con ello a un jugoso sueldo mensual de varias decenas de miles de pesos).

Ahora, al menos por el testimonio de algunos fieles de Gonnet, parece que hasta le cuesta presentarse a dar su misa dominical en la parroquia de 502 entre 15 y 16, su refugio desde hace muchos años y desde donde planificaba algunas de sus tropelías sexuales. “El padre está en un retiro espiritual”, es la respuesta a quien pregunta sobre los ya reiterados faltazos de Lorenzo frente al altar.

La iglesia que tiene a cargo Lorenzo, Inmaculada Madre de Dios, ubicada en Gonnet, calle 502 entre 15 y 16. Foto: Nicolás Braicovich (Pulso Noticias)

Este medio pudo confirmar, también, que varios padres y madres del colegio Concilio Vaticano II (que pertenece a la misma parroquia) ya tomaron la decisión de que Lorenzo nunca más le dé la comunión a sus hijas e hijos. De hecho, estarían ya juntando firmas para que esa prohibición se haga extensiva a todas y todos los estudiantes de la institución.

Parafraseando al abogado Juan Pablo Gallego, la situación procesal, política y eclesiástica del cura Lorenzo se ha agravado rotundamente. Tal vez esté cada vez más cerca la posibilidad de que esté, además, en la cárcel. Como su viejo amigo de quien fue confesor, Julio César Grassi.

*Una producción de La Izquierda Diario y Pulso Noticias

Ver más:

Además de abusar de menores, al capellán Lorenzo lo acusan de encubrir otros casos

“Quisimos saber si el cura Lorenzo es un abusador y terminamos con la casa allanada”

Pintaron un mural contra el cura Lorenzo, denunciado por abuso sexual infantil

Comentarios