Otra tribuna homenajea en vida a un hombre común de Berisso

Orgulloso. Celso Lescano y la tribuna con la placa que lleva su nombre

Por Gabriel Colo López

Celso Lescano recién se jubiló (casi 40 años de camionero) y el sábado tuvo uno de esos momentos lindos de los que un hombre futbolero -y muy tripero como este berissense- no podrá olvidarse nunca más: en el Centro de Fomento Villa Zula le colocaron plaqueta a la tribuna visitante de la cancha de fútbol infantil, la de 7, donde allá por mediados de los años 90 se puso a la par de tanta gente para estrenar la aventura de una nueva Liga: LAFIR.

Cuatro hijos y ya cinco nietos, mas los cientos de pibes que ya crecieron y lo abrazan apenas se ven en una calle.

En el Crepúsculo de un sábado otoñal, en la jornada en que recibieron a Racing de Bavio (de la que ya nadie recordará los resultados de cada partido) Celso no pudo contener tanta emoción y casi lagrimea a mares al atender a Pulso Noticias: “es muy linda etapa la de jugar por la camiseta de un equipo, lástima que hay un sistema en la que el pibe después quiere ser profesional y en eso se pierde muchas cosas para entrar a ser una especie de soldadito”, apuntó.

El mundillo de Berisso que algún día pasó por el buffet de Villa Zula sabe de los ricos chorizos a la pomarola que hizo durante ocho años, de locales, y que volvieron a degustarse este verano cuando se hizo un torneo con presencia de aquellos primeros equipos que le dieron emociones a Celso, el papá de Ezequiel (el Piojo) y de Martín (otro enano maravilloso), que ya lo transformaron en abuelo y lo hicieron volver a la canchita del barrio. Esa que en la visitante se podrá leer Celso Lescano.

Comentarios