Las pibas siempre pueden

Fotos: Nicolás Braicovich (Pulso Noticias)

Zaira Mores cambió la historia. Es que, tras pelearla, podrá jugar al fútbol de manera oficial en su club y con varones. Hasta ahora sólo podía jugar amistosos. El recuerdo de otros casos similares

Por Gabriel Colo López y Lucas Mazzuca

(Publicada en edición impresa)

Zaira Mores tiene 7 años y patea fuerte la pelota en el Club Barrio Nuevo de El Pato, en picados y partidos amistosos, hasta que de forma inesperada (justo en la semana donde la AFA decidió profesionalizar el fútbol femenino) el Municipio no la dejó participar de su torneo “Evita” por partidos oficiales.

Ante esto, las familias realizaron un abrazo simbólico. A la morochita de ojos de bombones no le quitan lo bailado, y hasta la gente le armó pancartas, videos y le dio aliento para que siga su aventura. Y esto es lo que finalmente sucedió ya que se decidió que todos los clubes que quieran fichar nenas podrán hacerlo debido a que se tendrá en cuenta el reglamento, que no especifica nada al respecto. Por el momento esto es válido para las categorías 2010, 2011 y 2012 de los clubes de Berazategui.

“¿Má, me puedo quedar a jugar?”

Zaira tiene pasión por jugar al fútbol. Se le nota. Se le salen del cuerpo las ganas. Ni bien terminó de sacarse las fotos para Pulso Noticias preguntó: “¿Má, me puedo quedar a jugar?”, y al recibir un “sí” como respuesta, su cara se llenó de felicidad.

Vestida con botines, “Me emociona que la sociedad se ponga de su lado” medias, canilleras, short, camiseta y vincha, la pequeña se puso a jugar con los chicos del barrio en la plaza con arcos improvisados, teniendo que pasar por debajo de un alambre cada vez que la pelota se les va lejos. Así, con esa misma esencia que siempre tuvieron los potreros. Con el 11 en la espalda se notaba que se entendía muy bien con “Bauti”, un pequeño que es su compañero de equipo y quien la asistió varias veces para que Zaira hiciera los goles.

Otros casos

Ensenada, año 1995. Mailén Peombara empieza a practicar en Villa Albino, club al que la llevaba su padre. LISFI y sus dirigentes decidieron no incluirla “porque el reglamento no lo permitía”. No pudo cumplir su sueño.

La Plata, año 2000. Juana Menechella se pone la camiseta de San Lorenzo de Villa Castells, en el torneo de LIFIPA, pero no por puntos. Sólo la dejaban participar entre los varones cuando el partido era amistoso. Pero en la liga, pese a que su papá integraba la mesa directiva, no pudieron generar un mix de géneros. Es la misma Liga que desde hace un puñado de años ya tiene su propia competencia femenina. Hoy Juanita, con 25 años, es referí.

Berisso, año 2012. Belén García asombra con sus enganches en el Recreativo Villa Argüello. A las ganas de la niña no la pudo frenar ni el vacío legal existente en otra de las cinco ligas. “El reglamento no especifica el sexo, les dijimos, junto a la presentación de una carta con firma de quienes defienden los derechos de la Niñez”, recuerda Juan Bruno. LAFIR cedió y Belu jugó siendo pionera entre los varones en la región. Actualmente, Belén con 17 años integra el equipo Ni Una Menos FC, de Santiago del Estero.

¿Cuántas han empezado y no sabemos cómo fue el día en que tuvieron que “renunciar” con su inocencia y ganas? ¿Dónde han quedado esos deseos, pese a que en casa nadie supiera nada del deporte rey? Cuántas habían perdido la ilusión cuando un buen día alguien les dijo que el fútbol femenino convocaba en el club de la vuelta de casa, que ahora se profesionaliza y que el vestuario (como los roles laborales) se sigue ampliando.

“Me emociona que la sociedad se ponga de su lado”

Por Julieta Sampaoli (Profesora del Seminario de Fútbol Femenino en la Facultad de Periodismo y Comunicación Social UNLP)

Personalmente me emociona que esta niña tenga la posibilidad de jugar y que hoy la sociedad esté de su lado. Que sus padres no naturalicen nada y que le enseñen a pelear por lo que a ella le gusta hacer, me encanta. Hace 20 años yo no tenía esa posibilidad y, en caso de que lo hubiera intentado, no sé si la sociedad iba a estar de mi lado. Hay que celebrar que las mujeres tengan las mismas posibilidades que los varones, como siempre debería haber sido. Todavía quedan algunas personas que no piensan lo mismo, y por eso sigue la lucha. Pero tenemos la convicción de que no hay vuelta atrás, seguiremos conquistando derechos. El pasado del fútbol para las mujeres futbolistas fue increíblemente difícil, pero el presente y el futuro tendrán muchas mujeres protagonistas de este deporte tan hermoso. La lucha de las Pioneras, de las jugadoras de nuestra Selección Nacional, que incluso tuvieron que llegar a un paro y a posar en modo de protesta en la Copa América, y la gran pelea que dio Macarena Sánchez en los últimos meses, van a seguir dando sus frutos.

Si te gustó esta noticia, podés encontrar más en la edición impresa del mes de mayo de Pulso Noticias, hacé click sobre este link y enterate dónde conseguirla

Comentarios