Realizaron un escrache al genocida Luis Baume

Organizaciones de derechos humanos se movilizaron al lugar donde el expolicía cumple la prisión domiciliaria. Fue condenado por secuestros y torturas en la última dictadura pero la Justicia le otorgó ese beneficio

Integrantes de la agrupación HIJOS, la Multisectorial La Plata, Berisso y Ensenada, y organizaciones políticas de la ciudad realizaron este lunes un nuevo escrache a Leopoldo Luis Baume, genocida que goza del beneficio de la prisión domiciliaria en en su departamento de 49 entre 12 y 13. El ex policía fue condenado por la Justicia por secuestros y torturas durante la última dictadura, pero tiene el privilegio de cumplir con la condena fuera de la cárcel.

Los manifestantes se reunieron en Plaza San Martín y luego movilizaron bajo la consigna “cárcel común, perpetua y efectiva a todos los genocidas” al lugar, que se encontraba custodiado por un grupo de policías. En las inmediaciones del edificio, se pegaron afiches con el rostro del represor y haciendo alusión a los crímenes que cometió cuando fue comisario.

Baume se desempeñó como Segundo Jefe de la Brigada de Investigaciones de San Justo, de la Policía de la Provincia de Buenos Aires, entre el 25 de noviembre de 1977 y el 1 de enero de 1979, en plena intervención de la Junta Militar en el país.

“Como integrante de la Policía de la Provincia de Buenos Aires y hasta febrero de 1977 tuvo bajo su directa responsabilidad al Centro Clandestino de Detención ´Sheraton´ que funcionó en la subcomisaría de Villa Insuperable, partido de La Matanza. Fue Comisario de la localidad de Marcos Paz y, cuando en junio de 1977, en un importante operativo secuestraron a 16 personas que aún permanecen desaparecidas”, informaron desde la agrupación HIJOS.

Una vez finalizada la dictadura Baume ocupó cargos de alta jerarquía en la Policía de la Provincia de Buenos Aires y hasta asumió como Secretario General de la fuerza en 1986, ocupando un año más tarde el cargo de Director General de Seguridad, durante el mandato del ex gobernador radical Armendáriz.

Comentarios