El platense Julio Velasco anunció su retiro como entrenador

Tras más de 40 años en la profesión, dio a conocer su fin como DT luego de su última temporada en el Modena de Italia

Por Sergio Pomares para Pulso Noticias

Campeón del Mundo, de Europa, de Asia, Panamericano, de Argentina, del Metropolitano. Julio Velasco (67) ganó eso y mucho más, obtuvo el cariño del ambiente del vóley tras más de 50 años de carrera entre ser jugador y entrenador. En las últimas horas dio a conocer su salida del Modena Volley, y así oficializó su retiro de una profesión que lo hizo sinónimo de vóley.

Hincha de Estudiantes, pero a la primera colonia de vacaciones que fue era la de Gimnasia. Jugador de fútbol, hasta la Novena División del Pincha. Empezó a jugar al vóley por un grupo de amigos, y bajo las enseñanzas de Jorge Taboada fue tomándole cariño a la pelota que iba de lado a lado, con una red de por medio.

Su padre, que nació en Perú, murió a sus 6 años; su madre, docente de inglés en la Escuela Anexa, se hizo cargo de él y sus dos hermanos.

Jugó al rugby, hizo natación. Como jugador, fue armador. Tuvo trabajos como preceptor del Colegio Nacional y limpiador de vidrios en un banco de calle 8, antes de dedicarse de lleno al deporte que lo vio crecer. En 1978, durante la persecución de la dictadura militar, donde su hermano fue secuestrado durante un mes y medio, salió de La Plata para dirigir a Defensores de Banfield, tras ello llegó a Gimnasia y Esgrima de Buenos Aires y el salto se dio cuando arribó a Ferro Carril Oeste. No llegó a terminar la carrera como filósofo, le quedaron seis materias en la Universidad Nacional de La Plata.

Su paso de cuatro años por el Verde de Caballito con títulos metropolitanos hizo que llamara la atención de la Federación Argentina. Para el Mundial de 1982 fue ayudante del coreano Sohn, y un torneo de estas características siempre tiene llegada internacional: Italia fue su destino.

La Liga A2 fue el primer torneo que disputó en tierras europeas, con el VC Jesi. Y para 1985, el Modena. Cuatro ligas consecutivas ganadas, tres copas locales, también la Copa de la Copa. Y como en Argentina, lo hecho en el país lo llevó a la Selección de Italia: ganó dos Campeonatos Mundiales, tres de Europa, cinco Ligas, una Copa del Mundo, un Top Four y World Super Challenge.

Italia fue su segunda casa, pasó más de 30 años en Europa y también Asia. Tuvo paso por la Selección femenina de Italia, y tras eso recibió un llamado que lo volvió vincular al fútbol: Lazio lo contrató como mánager deportivo. Ahí, el equipo que contaba con Juan Sebastián Verón -entre otros- obtuvo la Copa UEFA. Sin embargo, estuvo en el fútbol hasta 2001. Luego volvió al vóley.

República Checa, de 2003 a 2008 otra vez en equipos de Liga y tras ello hasta 2011 otra Selección: España. Velasco, como se dijo, también tuvo grandes logros en Asia, particularmente en Irán. Ahí, como en Italia, es muy querido. El representativo iraní se quedó con el Campeonato Asiático dos veces, y para tomar noción del cariño fue homenajeado y al lado de su afiche había uno del Che Guevara. Velasco encima fue militante en el Partido Comunista Revolucionario (PCR) y presidente del Centro de Estudiantes de la Facultad de Filosofía, en La Plata.

Irán a buscarlo, y fueron: el Mundial de 2014 fue el regreso a Argentina, tras 31 años fuera del mismo como entrenador. Y el logro más importante fueron los Juegos Panamericanos de 2015, además de la buena presentación en los Olímpicos de 2016. En septiembre 2018 dijo adiós al cargo de DT y tuvo su tercer ciclo en el Modena.

La Super Copa 2018 fue el último título en Italia, ya que en el inicio de mayo Velasco afirmó que no continuaba con su carrera. Y eso mismo se dio a conocer en un comunicado del Modena Volley, agradeciéndole y marcándolo como “leyenda imborrable del deporte”. Velasco dijo adiós. Es leyenda.

Comentarios

- Advertisement -