Aprobaron la licencia de Manuel Mosca en la Cámara de Diputados

El presidente de la Cámara Baja bonaerense y una de las principales espadas de la Gobernadora María Eugenia Vidal en la Legislatura, dio un paso al costado por sesenta días a raíz de una denuncia por acoso sexual que una militante del PRO realizó en su contra. La presidencia del cuerpo quedó ahora a cargo de Marisol Merquel (PJ).

La Cámara de Diputados bonaerense aprobó una licencia por sesenta días de su presidente Manuel Mosca (Cambiemos), una de las principales espadas de la Gobernadora María Eugenia Vidal en la Legislatura, tras el pedido que el propio legislador había hecho al ser denunciado por acoso y abuso sexual. En su lugar, juró la azuleña Soledad Dibetto, y la presidencia del cuerpo quedó a cargo de Marisol Merquel (PJ), quien hasta hoy se desempeñaba como vicepresidenta del mismo.

La denuncia contra Mosca fue realizada por una militante del PRO ante la Oficina de Violencia Doméstica de la Corte Suprema de Justicia de la Nación y la mujer denunciante, cuya identidad se encuentra bajo reserva, fue acompañada por Laura Alonso, titular de la Oficina Anticorrupción.

Una semana antes de que esta denuncia se efectuara, el caso estalló públicamente ya que el diputado, esposo de la senadora nacional Gladys González, enterado de que se avecinaba una denuncia, se presentó ante el fiscal platense Álvaro Garganta afirmando que estaba siendo extorsionado y radicando su propia presentación por supuesta “coacción agravada”.

Marisol Merkel

Sin embargo, importantes dirigentes del PRO a nivel nacional –como las diputadas Karina Banfi, Silvia Lospennato, Brenda Austin y Daniel Lipovetzky– respaldaron a la denunciante, y posteriormente, al menos otras dos mujeres relataron haber sido víctimas de Mosca, aunque no han formalizado una denuncia.

En este contexto es que Mosca termina pidiendo una licencia y también su desafuero, aunque este último no fue aprobado en la sesión de hoy, si no que pasó a tratarse en la Comisión de Asuntos Constitucionales. La razón es que los legisladores -tanto oficialistas como opositores- afirman que sentaría un precedente que podría habilitar pedidos de desafuero cuando todavía no haya denuncias penales registradas.

De hecho más allá de aprobar licenciar al diputado oficialista, fue unánime el cuestionamiento de la oposición al proceder de Cambiemos, dado el hermetismo y la poca información que los legisladores tienen sobre la denuncia y del hecho de que no habría ningún expediente presentado formalmente ante la Justicia, por lo que sobrevuelan los rumores de una interna entre el gobierno nacional y provincial.

“Sería terrible que si el hecho ocurrió no exista denuncia penal. Porque tanto Laura Alonso como la gobernadora Vidal tienen que denunciarlo como funcionarias públicas”, afirmó el diputado de Unidad Ciudadana, Carlos “Cuto” Moreno, quien ahora asumió como vicepresidente de la Cámara, ocupando el puesto en el que estaba Merkel.

En tanto, el diputado Guillermo Kane, del Frente de Izquierda y los Trabajadores presentó un proyecto de resolución para directamente suspender de sus funciones al diputado y presidente de la Cámara (ahora en uso de licencia). En el recinto aseguró que “estos sucesos no son un problema judicial ni administrativo, sino estrictamente político y la Cámara debe abordarlo como tal. Si bien no podemos afirmar la veracidad de las acusaciones, el hecho de que miembros de su propio espacio político las hayan considerados verosímiles y de la posibilidad de la utilización de su lugar de poder para presionar o amedrentar a posibles denunciantes, requiere que procedamos a la suspensión de sus funciones hasta que se esclarezca la situación”.

“Para ello es que planteamos la conformación de una comisión investigadora independiente, donde tengan representación los bloques políticos de la Legislatura, las organizaciones de mujeres y por trabajadoras de esta Cámara electas para integrarla”, explicó.

Comentarios

- Advertisement -