La rivalidad entre Rusia y EEUU llega hasta el Ártico

De la redacción de L´ombelico (ombelico.com.ar)

Mucho se habló en los últimos días del encuentro entre el Secretario de Estado norteamenticano, Mike Pompeo, y su par ruso Lavrov en función de la cuestión venezolana, donde los intereses de ambos países están en juego. Pero hay otro gran tema (que, como en el caso de la inestabilidad en Venezuela, incluye también a China) de serio conflicto entre Rusia y EEUU por estos días: la Ruta Marítima del Norte que Rusia está reforzando en el Ártico

Pompeo y Lavrov se reunieron este martes en Rovaniemi, capital de la región de Laponia (Finlandia) en ocasión del Foro Bianual del Consejo Artico, un organismo que reúne a los ocho países de la región (Canadá, Dinamarca, Estados Unidos, Finlandia, Islandia, Noruega, Rusia y Suecia) cuyos intereses tienen que ver con la región del Ártico. Se debía hablar de cooperación científica y cambio climático, pero el encuentro terminó sin acuerdo por el pataleo de EEUU 

Durante su intervención, Pompeo aseguró que “la región se ha convertido en un espacio de poder y competencia mundial” y acusó a China y Rusia de jugar sucio en el Artico. “Hay solamente ‘Estados Árticos’ y ‘no Árticos’. No existe una tercera categoría, y asegurar lo contrario no da a China derecho a nada”, en referencia al gigante asiático que ha logrado entrar como miembro observador a la organización. 

Las controversias han quedado claras. Además de las reservas naturales (allí se encontrarían un cuarto de las reservas sin explorar de gas y petróleo mundiales) el Artico representa hoy una posible ruta comercial que conecta Asia con Europa sin pasar por los estrechos de Panamá y Suez. La Ruta Marítima Norte ahorraría el 40% de tiempo (y gastos) en conectar las costas de China, Rusia y Europa. Por ahora sólo funciona durante los dos meses de deshielo al año, julio y agosto, pero el proyecto es consolidarla en los próximos años para poder acceder a sus aguas durante más tiempo. 

Por ejemplo, la ruta Tokio-Rotterdam se acortaría de 6000km con respecto a la que atraviesa el canal de Suez, y de 4000km con respecto a la que pasa por Panamá. En ambos casos los intereses de EEUU y aliados se verían claramente afectados 

En este marco, Rusia reactivó estructuras abandonadas en la zona desde la época soviética, y construyó nuevas, por un total unas 450 bases militares y 16 puertos que se encuentran sobre la línea del Ártico. Desde 2017 logró transitar ya la ruta con y sin rompehielos de apoyo a sus naves comerciales. China invirtió 90.000 millones de dólares en la región ártica entre 2012 y 2017, y presentó una posición oficial acerca de su interés en explotar la región.

Para EEUU la contención de Rusia y China en el Artico se vuelve vital. Por ahora se limita a protestar y dinamitar los espacios de discusión al respecto usando su oposición a la política global sobre cambio climático. De los países miembros, EEUU es el único que rechaza el Acuerdo de París sobre Cambio Climático, y por eso rechazó una vez más dar el visto bueno a un documento final que compromete los Estados miembros del Consejo del Artico a luchar contra los efectos del calentamiento global, principal enemigo -por ahora- de la zona. 

El impacto ambiental del uso comercial de las aguas árticas sin embargo empeoraría las cosas. Las ballenas Beluga, las ballenas de Groenlandia y las morsas correrían serio peligro de desaparecer. Hoy sólo pasan 50 barcos por año en la zona. Muchos reclaman la generación de un equivalente al Tratado Antártico -del que Argentina forma parte- en el norte, que a pesar de ciertas inequidades en el reparto de soberanía, congeló la situación territorial, prohibió el desarrollo de actividad militar y limitó la actividad humana en la Antártida a la cooperación científica. Pero tras la cumbre que cerró hoy queda más que claro que en el Artico estamos muy lejos de eso. Los intereses comerciales y la oposición estadounidense al Acuerdo de París ayudan a que prevalga la ley del más fuerte, donde las potencias avanzan aún a costa de la destrucción del patrimonio natural, y la humanidad deberá luego enfrentar la situación ante un hecho cumplido. 

Comentarios