¿Cómo vive un periodista deportivo viajar al mundial?

Imagen de la charla en la facultad de Periodismo

En el marco de una charla en la Facultad de Periodismo por la Semana del/la Periodista, Matías Canillán y Matías Mor Roig contaron sus anécdotas y vicisitudes en los mundiales Sudáfrica 2010 y Alemania 2014, mientras que Francisco Clavenzani explicó cómo llegará Rusia en los próximos días  

Por Ramiro Laterza

“El día que llegué con mis compañeros a Sudáfrica se había perdido mi maletín con toda mi ropa que había preparado con tanto entusiasmo, me quedé con lo puesto”, contó la reconocida voz de Matías Canillán, relator y periodista deportivo contratado ahora por Telesur para cubrir el mundial desde Venezuela, y famoso por sus editoriales en radio Continental junto a Víctor Hugo Morales en tiempos pasados.

Los tres periodistas deportivos sentados en la mesa -Canillán, Matías Mor Roig y Francisco Clavenzani– no se guardaron ninguna reflexión ni anécdota ante el centenar de jóvenes estudiantes de la Tecnicatura en Periodismo Deportivo. Se trató de una de las actividades organizadas por la Facultad de Periodismo y Comunicación Social – UNLP, en el marco de la Semana del/la Periodista, cuyo día se conmemora el 7 de junio.

El primero en tomar la palabra fue Matías Mor Roig, reconocido periodista local que pudo viajar a los mundiales Sudáfrica 2010, Alemania 2014 y Brasil 2018, aunque no viajará a Rusia en esta ocasión. Para él, lo importante para el periodista que viaja es prepararse con anterioridad. “Nuestro trabajo no se centraba en ir al hotel de Argentina, sino en buscar la singularidad del país, su cultura, su economía y además, por ejemplo, nos dedicábamos a buscar platenses viviendo en esos países, es decir, buscarle el costado local”, relató.

“La FIFA es lo más cercano a una tiranía despótica”

Fue Matías Canillán quien cerró la charla dando una visión más crítica del asunto. Comenzó relatando cómo las coberturas de los periodistas en estos eventos son cada vez más “excluyentes”, donde se “precariza” el trabajo y por eso pierde profesionalidad. Los costos, según opinó, llevan a hacer las coberturas “a medias”.

Culpó, en ese sentido, a la FIFA por ser “lo más arbitrario y vertical que existe”. Contó que en los mundiales últimos, los periodistas de su empresa, por ejemplo, relataban los partidos mirando por televisión, excepto los de Argentina, a los que sí podían acudir.

“Los mundiales son perjudiciales para los países, cruzo los dedos para que no sea en Argentina”, fue otra de las frases de Canillán que resonaron en el edificio de Periodismo. “Le dan la espalda al pueblo, que es el que sufre”, relató el periodista contando como ejemplo el caso de diversas ciudades de Sudáfrica que “no practicaban fútbol”, barrios muy pobres en los que la FIFA construía un estadio que meses después quedaría abandonado. “Ese contexto de estadio lujoso dando sombra a casitas humildes parecía una burla”, reflexionó.

También opinó que el periodista deportivo sufre un fuerte desarraigo al irse por 40 días a trabajar, convivir con otras personas y tener que hacerse cargo del transporte, la comida, la ropa, y además trabajar todo el tiempo: “No es como antes, antes estaba todo resuelto, ahora lo hace todo el periodista”.

Finalmente se fueron cruzando diversas anécdotas, de las más graciosas hasta las más tristes, de las injusticias más miserables a momentos de victorias por haber estado allí. Lo cierto es que la charla pintó una escena bastante completa de cómo es vivir un mundial para un periodista deportivo.

Comentarios