Ni agujeros ni negros: estos son los objetos que deforman el espacio y el tiempo

Una mujer llamada Katie Bouman fue quien nos dió la chance de poder ver lo que Albert Einstein había predicho cien años atrás. En esta nota, Diego Bagú, -el director del Planetario Ciudad de La Plata- responde ocho preguntas sobre los “devoradores del cosmos” y de la proeza que logró la ciencia una vez más

2019 y Einstein sigue teniendo la razón.

Existen esas cosas magnificamente enormes cuya gravedad es tan impresionante que deforman todo a su alrededor y lo absorven. Incluso, al mismísimo tiempo. Lo que hemos acordado en llamar agujero negro y a lo que la ciencia ha accedido con tal de que podamos figurarnos su aspecto.

El miércoles en lo que fue un hito para la humanidad, pudimos comprobar que lo que habíamos imaginado como agujero negro gracias a las recreaciones de la ciencia era tal cual las teorías esbozadas. Y después de un trabajo de dos años, ocho telescopios plantados en distintas partes del planeta y el rigor científico de doscientas personas, una mujer llamada Katie Bouman, compiló la información y nos devolvió la primera imagen de un “agujero negro”.


Katie Bouman

La denominación agujero negro es consuetudinaria. Entonces: ¿no son ni agujeros, ni negros?

En realidad el nombre se refiere a una analogía. No se trata de una agujero tal como lo conocemos en la realidad en donde las cosas caen por el mismo y volvemos a verlas. Lo que se observó ayer por primera vez en la historia de la Astronomía es un objeto con tanta cantidad de masa, tan denso que tienen una gravedad descomunual. Al tener una gravedad tan potente no solamente ningun objeto puede despegarse de él, sino que ni siquiera la luz puede hacerlo. De hecho si algo llegara a iluminarlo, el reflejo nunca va a volver a salir porque la luz es atrapada por el objeto. Al no poder salir la luz, no lo vemos. De ahí la otra semblanza con lo negro.

¿De qué se trata el descubrimiento de estos cuerpos descubiertos por Einstein en 1915?

Einstein introdujo la cuarta dimensión en su teoría de la relatividad incorporando la categoría del tiempo. Y predijo que la masa de los objetos distorsionan tanto al espacio como al tiempo: si esa masa es mayor, más se deforma, con lo que estos monstruos cósmicos deforman el espacio – tiempo como nadie. Él llegó a pronosticar cómo se comporta la luz, la masa y el tiempo en las zonas cercanas a los agujeros.

¿Cómo logaron obtener la imagen siendo que los agujeros no se ven?

Lo que podemos observar es lo que hay alrededor del agujero, o sea la materia circundante en el momento que aún se encuentra en el “horizonte de sucesos”. Pero una vez que la materia cruza ese horizonte hacia el interior, perdemos toda información y no podemos recuperarla de ninguna manera. Por lo tanto lo que se está vieno es lo que está por fuera del horizonte de sucesos. La observación se hizo por ocho radiotelescopios puestos en distintos puntos del planeta conectados en una red masiva, que tomaron datos durante cinco noches de 2017 dentro de un período de 10 días. Y recién ahora -dos años luego- pudieron procesar correctamente los datos recabados y obtener una sola fotografía.

¿Por qué tomó tanto procesar la imagen?

Era necesario observarlo con radiotelescopios muy separados entre sí, por eso el trabajo se hizo con ocho instrumentos situados en Europa, Hawaii, Chile y la Antártida. Ahora bien, la observación debía coincidir en los ocho lugares. Cuando digo en el mismo momento es exactamente en el mismo milésima de segundo para luego hacer coincidir los mismos segundos de los ocho telescopios. Fue un arduo trabajo, de gran complejidad. Después, era tal la cantidad de información que ni siquiera podían trasmitirla por internet, por lo que debieron trasportarla en discos duros y reunirla toda en un solo lugar.

¿Cuáles son las características del agujero encontrado?

Este objeto esta en una galaxia muy estudiada: Messier87 o M87, situada a 53,3 millones de años luz de la Tierra. Tiene unas seis mil millones de veces mas la masa de nuestro Sol y el diámetro tiene tres millones de veces más que el diámetro de la Tierra.

El algoritmo lo creó una mujer y fue clave en esta proeza…

La experta en informática del Instituto Tecnológico de Massachusetts, Katie Bouman fue la líder del grupo que creó el algoritmo y analizó junto a su equipo todo el acervo de información proveniente de los ocho radiotelescopios. Es impresionante. No sólo es una gran científica sino que es muy joven, tiene 29 años.

¿Es posible que un agujero se “devore” la Tierra”?

Por suerte no. Estos objetos supermasivos están ubicados hacia el interior de las galaxias, y la Tierra está muy alejada del centro de la Vía Láctea. Esta lejanía es la que también nos garantiza no estar afectados por la intensa radiación que emana de éstos, sino la vida como la conocemos en la Tierra no existiría.

¿Para qué sirve haber develado “el rostro” de un agujero negro?

Primeramente poder corroborar la teoría de Einstein, una de las más completas de la Ciencia Básica es muy importante, porque siempre estamos estudiando cómo se comporta el Universo en base a ella. Pero mas allá de eso, destacamos el valor del trabajo en equipo, esto se logró por un trabajo entre muchos países que involucró personas, dinero y  tiempo. Todo para avanzar en el concocimiento del ser humano. Como siempre ocurre en investigación, los países ricos y desarrollados no financian a la ciencia porque son ricos y desarrollados. Contrariamente son países desarrollados porque han invertido mucho en ciencia y tecnología.


Comentarios