Es colombiano, vive en La Plata y quiere triunfar con el reggaeton

Camilo Lanz llegó a la ciudad con 17 años. Ahora tiene 23 y estrenará el videoclip de su hit, Mentirosa. En el país descubrió a Spinetta, le gustó el frío, la chacarera… y tuvo un accidente que le cambió la vida

A Camilo Lanz nunca le faltó nada. Con su familia, de clase media, vivía en Fusagasugá, “un paraíso natural” donde podía hacer rappel, traking, canopy o ciclomontañismo. Tal vez podría haber estudiado turismo. Pero con 17 años decidió cambiar los valles del “jardín de Colombia” por La Plata: humedad, tránsito y educación pública y de calidad.

“Yo quería superarme, y allá es muy difícil estudiar, tenes que ser rico o tener muchísima suerte”, dijo Camilo a Pulso Noticias. Y se superó: después de un tiempo de componer para cantantes latinoamericanos, una compañía discográfica le dijo lo que siempre soñó: “Queremos escucharte cantar a ti”. A principios de 2019 sacó su primer disco, Imaginarte, y la próxima semana estrenará el videoclip de lo que pretende sea su primer hit, Mentirosa.

“La música urbana está en auge, para salir de fiesta, divertirse. Mi intención es tomar su sonido y mezclar géneros”, confesó Lanz, explicando el proceso por el cual los artistas pop están incursionando en el reggaetón en toda Latinoamérica. Si bien no es el furor de Medellín, para el músico “aquí también está teniendo mucha repercusión en las nuevas generaciones, y yo quiero aprovechar eso para expresar mis emociones y sentimientos”.

Pero a Camilo le gusta también Luis Alberto Spinetta. “Lo conocí acá, no sabía que era tan grande. En Colombia sólo había escuchado a Charly, a Soda Stereo y poco más”, reconoció. Al llegar, decidió empaparse de música argentina: tango, rock, folklore. “Me encantó la chacarera, cómo conecta con la gente”, agregó. Las peñas en el interior del país son algo que nunca olvidará.

También recuerda que nada fue fácil. A miles de kilómetros de su familia, debió “asumir la responsabilidad de ser adulto a los 17 años, dueño de tus propios actos y acciones”. Extrañaba, varias veces quiso volverse, hasta que un accidente de tránsito le cambió la vida. “Pensé que no volvería a caminar, estuve muy cerca de no contarla”. Después de mucho tiempo sintió la brisa en la piel, el sol en el rostro.

Entendió que debía hacer lo que lo hacía feliz, y (sin dejar de trabajar y mantenerse) se enfocó en la música.

Ahora quiere triunfar con el reggaeton y viajar por toda Latinoamérica: “Me gustaría regresar a mi tierra gracias a la música. La casa es algo muy lindo: salir con todos los sueños y volver con uno de ellos cumplido”.

Comentarios