La docencia universitaria podría cerrar la paritaria 2018 un 16% abajo

La entidad que los reúne a nivel nacional, CONADU, define la postura con la que irá a la negociación salarial todavía no cerrada desde el año pasado. El ofrecimiento del Gobierno alcanza un 44% pero en los 14 meses que viene durando la extensa paritaria la inflación ronda el 60%

La paritaria de la docencia universitaria del año pasado todavía no se cerró. Es decir, aun las confederaciones que representan a los trabajadores y trabajadoras de la educación superior no alcanzaron un acuerdo que les permita llegar a obtener un salario acorde al aumento generalizado de los precios, y el problema es que mientras se suceden las reuniones este incremento no cesa.

En 2018 la negociación alcanzó un acuerdo recién en octubre (la paritaria había comenzado en marzo), por una suba del 25%, con el compromiso sellado de abrir dos instancias de re discusión para evaluar nuevos incrementos según cómo siguiera la inflación. Es decir, no se trató de un ajuste por inflación ni cláusula gatillo, si no que implicaba la reapertura de la discusión paritaria.

Esas instancias recién se abrieron en enero y febrero. En ese momento CONADU, la confederación nacional que nuclea a la Asociación de Docentes Universitarios de La Plata (ADULP), no acordó con la propuesta del Gobierno, que decidió dar un aumento unilateral agregando a ese 25% un 4% en enero y un 5% en febrero. En total entonces era un 34%, calculado sobre el salario de marzo de 2018, por lo que se encontraba ya alrededor de 15 puntos por debajo de la inflación.

De todas formas, la negociación continuó. Desde hace dos meses se está discutiendo un adicional mayor, que el Gobierno nacional en principio no quería otorgar. La propuesta de la semana pasada había sido del 7% adicional, siempre con respecto a marzo del año pasado. Esa propuesta tampoco fue aceptada por CONADU, al ser considerada insuficiente. El martes de la semana pasada las autoridades nacionales hicieron una nueva oferta: 10% para pagar a partir de abril. En total es un 44%, con respecto al tercer mes del año pasado.

Si ese aumento el gobierno lo hubiera propuesto en octubre del año pasado podría decirse que contemplaba la pérdida de poder adquisitivo ante la escalada de los precios. Sin embargo, el tiempo se estiró, y en los 14 meses contando desde marzo 2018 hasta el momento en que este aumento se hará efectivo, la inflación estará al menos 16% más arriba. Y si este acuerdo se cerrara así, recién empezaría la pelea por abrir la paritaria 2019, que si se dilata tanto como el año pasado, los docentes podrían pasar largos meses con un salario que se queda corto ante el aumento del costo de vida.

“Esta propuesta de 44% promedio para todas las categorías está muy por debajo de la inflación de marzo del año pasado a abril de este año, que sería la fecha de pago del último monto. Porque la inflación va a estar en alrededor del 60%: ya tenemos el dato de marzo de 3,8%, y el dato de abril va a ser también un 4% o 5%, es una pérdida de 16 puntos con respecto a la inflación”, explicó a Pulso Noticias Mariano Féliz, docente de la Facultad de Humanidades y Ciencias de la Educación, quien participó ayer de la asamblea que hubo en la sede de ADULP para analizar la propuesta.

A su vez, señaló que “los distintos puntos del acuerdo que fue firmando CONADU, contienen muchos puntos que son en negro, o sea no remunerativos o no bonificables, por lo que no están en el salario básico y no aportan a todos los componentes del salario (jubilaciones y obra social). Y la propuesta que se planteó ahora implicaba el blanqueo de una parte del aumento que ya se ha dado”. De ese 44%, el porcentaje no remunerativo alcanza el 19%.

Féliz explicó que si esta paritaria cerrara así, el problema es que la apertura de la negociación de este año tampoco comenzará rápidamente. “No hay una voluntad del Gobierno de empezar a discutir esto. Y tampoco está muy claro que la negociación vaya a cerrar rápidamente. El año pasado la paritaria se firmó recién en octubre. Son muchos meses de distancia desde el inicio de año. Estuvimos más de seis meses sin aumento salarial todo el año pasado. El riesgo es que pase lo mismo ahora”, afirmó.

El docente fue crítico con la conducción actual del gremio local, en particular con el desarrollo de la instancia de ayer en la sede del sindicato, que reunió a casi 160 personas: “Estas asambleas tan masivas se tienen que hacer en otro lado, porque el lugar queda chico, entonces los compañeros y compañeras no pueden participar bien de la asamblea, porque tienen que estar afuera, en los pasillos, no se escucha, no pueden hablar”.

En ese marco, se mostró en desacuerdo con la resolución tomada, que por mayoría resolvió aprobar la propuesta del Gobierno. “El problema, señaló, es que hace semanas que desde la CONADU no se plantean acciones de conflicto para apuntalar las condiciones de negociación en las paritarias, y no está claro cuál va a ser nuestro plan de lucha para cuando se abra la paritaria 2019”, afirmó y remarcó que esa postura estimula la desmovilización del gremio. En ese sentido recordó que la última medida de fuerza tomada fue un paro realizado hace más de un mes, cuando todavía no habían comenzado las actividades en la Universidad de La Plata.

De todas formas, todavía la postura no está cerrada. Hubo gremios de otros puntos del país que rechazaron la oferta, y la decisión final de CONADU se resolverá este viernes en el plenario de Secretarios Generales, para llevar luego la decisión a la reunión paritaria que será mañana mismo.


Comentarios

- Advertisement -