El docente despedido de la UNLP dijo que su separación “fue política”

A pesar del entrañable valor que tiene para él la institución entiende que las autoridades del Colegio Nacional dependiente de la alta casa de estudios, se deshacen del personal que no comulga con su ideología

Es lunes. Julián Axat -abogado y docente de Derecho Político del colegio Nacional Rafael Hernández de la UNLP – se presentó a trabajar y firmó la planilla en preceptoría. Subió las escaleras para saludar a sus alumnos de quinto año pero había otro profesor que ya estaba dando la clase. Aunque se asombró, no quiso interrumpir y se fue. No sin antes consultar qué pasaba.

“Tus horas fueron concursadas”, le respondieron.

“Nadie me notificó de tal concurso. De haber sido así, me habría presentado”, retrucó.

Julián se había fijado en Kimkelen  -el sistema web por el que se maneja el colegio-  y el viernes 22 de marzo seguía siendo el profesor de 5to 10º tal como hace lo venía siendo desde hacía ocho años.

“Al menos yo tenía una buena razón para hacerme presente el lunes a a dar el curso”, explica a Pulso Noticias.

Es miércoles. En el Polideportivo del nuevo edificio de la Facultad de Humanidades y Ciencias de la Educación de la UNLP se está llevando adelante la reparación de legajos de 84 estudiantes, graduados, docentes y no-docentes de su unidad académica que fueron desaparecidos o asesinados en la última dictadura militar. Muchos de los familiares, incluida la presidenta de Abuelas de Plaza de Mayo Estela de Carlotto, están ahí para poder darle justicia a sus desaparecidos. Muchos otros, no se han enterado. Y otros, como Julián Axat, con una impotencia parecida al dolor, han renunciado a la posibilidad de ir.

“Reconozco el esfuerzo que viene haciendo la UNLP por la memoria (…) pero a sólo dos días de haberme despedido, motivos de coherencia personal hicieron que desista de la invitación”, explicó en una carta dirigida al rector de la Universidad Fernando Tauber.

En los legajos que reparó la Prosecretaría de Derechos Humanos de la UNLP decía: “Rodolfo Axat, 30 años, estudiante de Filosofía, desaparecido el 12 de abril de 1977. Ana Inés Della Croce, 26 años, Licenciada en Bibliotecología, estudiante de Licenciatura en Antropología, desaparecida el 12 de abril de 1977. Julián era un bebé de 7 meses la noche en que una patota irrumpió en la casa de su abuela y se los llevó.

Jueves. Julián agradece la cantidad de mensajes de solidaridad que le han llegado y dice que va a luchar para que “le restituyan sus horas cátedra”.

“Ni si quiera se han comunicado conmigo, me he enterado que afirman que fui notificado, ¿Cómo es que tienen mi firma si yo no firmé nada?”, por tal motivo -el de falsificación documental- va a iniciar acciones legales.

“Creo que este proceder es una separación política, entiendo que las autoridades del Rafael Hernández se sacan de encima a docentes que no comulgan con la gestión”, expresó. De hecho, dos docentes más, una profesora de Filosofía y una preceptora, sufrieron el corrimiento de sus cargos de manera arbitraria y sin justificación alguna iniciado el ciclo lectivo 2019.


Comentarios

- Advertisement -