El arzobispo Fernández dio una misa con Lorenzo, el cura denunciado por abuso

Fue este domingo 24 de marzo en la iglesia Inmaculada Madre de Dios de Gonnet, donde está a cargo el párroco Eduardo Lorenzo acusado de abusar a un menor. En el mismo día del aniversario del golpe cívico-militar-eclesiástico en nuestro país, ninguno de los curas hizo mención a dicho suceso

Por Estefanía Velo

Este domingo 24 por la noche la iglesia de la comunidad de Gonnet tuvo un invitado especial: el arzobispo platense Víctor Manuel “Tucho” Fernández quien acompañó en su misa dominical al encargado de la parroquia: Eduardo Lorenzo.

Lorenzo también es el capellán general del Servicio Penitenciario Bonaerense, y en estos últimos meses su nombre resonó en la ciudad por la denuncia por abuso sexual a un menor en 2008. Todo se despertó cuando Fernández propuso trasladar a Lorenzo a la parroquia Nuestra Señora del Carmen de Tolosa, y allí rápidamente las madres del colegio, aterrorizadas por el acercamiento de este cura a sus hijos, se organizaron, juntaron más de 2.000 firmas y lograron frenar ese movimiento.

Luego de ello, el jefe máximo de la iglesia platense mostró su apoyo a través de una carta pública. Y ahora lo refuerza brindando una misa juntos, en el mismo lugar donde se desarrollaba “la joda, abusos y maltratos” de Lorenzo para con los adolescentes de la parroquia.

Desde Pulso Noticias, en una coproducción especial con La Izquierda Diario, entrevistamos a León, el joven abusado, quien luego de diez años pudo poner en palabras sus vivencias de adolescente al lado de Lorenzo, y reveló el hostigamiento y las amenazas constantes que sufrió por parte del cura, que hasta lo llevaron a intentar quitarse la vida.

Las denuncias por abuso sexual se realizaron en la Justicia Penal y en el Arzobispado platense, sin embargo, ninguna avanzó. La fiscal Ana Medina, titular de la UFI Nº 1, archivó la causa en tiempo récord con muy pocas pruebas; mientras que el entonces arzobispo, Héctor Aguer, prefirió guardar silencio y mirar hacia otro lado.

Lo mismo hicieron este domingo: mientras cientos de miles de personas realizaban actos y movilizaciones en diferentes puntos del país exigiendo Memoria, Verdad y Justicia a 43 años del comienzo del genocidio perpetrado por la última dictadura militar, en el templo de Gonnet no se mencionó ni una sola palabra respecto a esa fecha emblemática de la historia argentina.

La Iglesia fue parte de todo un entramado para sostener el genocidio, por acción y omisión. Hasta ahora, el único sacerdote con sentencia firme por cometer delitos de lesa humanidad es el excapellán de la Policía Bonaerense, Christian Von Wernich, quien tuvo un estrecho vínculo con Lorenzo, que actuaba como su “asistente espiritual” y confesor. También cumplió este papel con el violador Julio César Grassi, a pedido del entonces arzobispo de Buenos Aires, Jorge Bergoglio.

Pasaron más de diez años de la peor época vivida por León. Durante ese tiempo, sus padrinos sufrieron alejamientos de personas queridas, amenazas y, lo peor, encontrarse con curas que conocen la historia pero prefieren mantener el silencio ante todo.

“Si hablo es para que dejen de arruinarle la vida a muchos chicos”, afirmó León durante su confesión. Ellos nunca bajaron los brazos y actualmente esperan novedades de los Tribunales sobre la posibilidad de reabrir la causa.

Ver más:

Abuso sexual eclesiástico: carta abierta al arzobispo “Tucho” Fernández

“Quisimos saber si el cura Lorenzo es un abusador y terminamos con la casa allanada”

Comentarios

- Advertisement -