Lo que dejó la primera fecha de Rusia 2018

Tras la fecha de apertura, se consolida la tendencia mundialista de que la fase de grupos es difícil para todos. Más allá de la historia y las individualidades con las que algunos equipos cuentan, la primera instancia de la Copa del Mundo nos ofrece 48 partidos, la mayoría muy parejos, en los cuales suele haber muchas sorpresas

Por Mariano Fusé

Ante los ojos de prácticamente todos, dos equipos llegaban a esta nueva edición de la Copa del Mundo como firmes candidatos: Brasil, con buen juego y un Neymar encendido, sólido abajo, que además transitó unas muy buenas Eliminatorias y sediento de revancha por el lamentable papel que desempeñó en la edición anterior, cuando fue anfitrión; por otro lado, Alemania, el último campeón, que mantuvo gran parte del plantel y el mismo técnico que supieron tocar el cielo con las manos y que, en su grupo de Eliminatorias, jugó 10 partidos y los ganó todos, convirtiendo 43 goles y recibiendo sólo 4 en contra.

Sin embargo, a pesar de todos esos antecedentes, contra todo pronóstico de charla de café y apuesta de internet o guarida de callejón, ninguna de las dos selecciones pudo ganar en su debut. Mientras que Brasil consiguió un empate ante Suiza, Alemania no pudo sacar ni un punto ante México y fue derrotada por 1-0.

Pero esas no fueron las únicas sorpresas. Argentina empató ante el seleccionado de Islandia que, a priori, para gran parte del periodismo local, era un rival muy débil que debía ser superado con facilidad. Sin embargo, en contra de esa visión, cabe destacar que el conjunto islandés viene de ser la revelación de la última Eurocopa en la cual eliminó a Inglaterra y, en su grupo de Eliminatorias, clasificó en el primer puesto.

Más allá de eso, no caben dudas de que nuestra Selección, tanto por trayectoria e historia como por nombres, supera ampliamente a la de Islandia. El empate nos dejó con sabor a poco y el resultado no deja de ser inesperado ante los ojos del mundo.

Inglaterra y Francia, otros pesos pesados, tampoco la tuvieron fácil. Mientras que la primera logró ganar en tiempo de descuento ante Túnez, la segunda se impuso 2-1 ante Australia en un partido que tuvo como figura al VAR, cuyas siglas representan las palabras inglesas “video assistant referee”.

El sistema de videoarbitraje fue el principal protagonista. Por primera vez en la historia de la Copa del Mundo, el VAR modificó una decisión del árbitro: transcurría el minuto 57 de partido cuando el australiano Josh Risdon tocó a Antoine Griezmann y el francés cayó dentro del área. No se sancionó falta y el juego continuó mientras el delantero protestaba tímidamente, hasta que el árbitro uruguayo, Andrés Cunha, se tocó el auricular en la oreja, paró el juego y se dirigió al costado del campo para observar en el monitor la polémica acción que acababa de suceder. Así, terminó cobrando el penal que le permitió a Griezmann abrir el marcador.

La tecnología intervino también en el segundo gol, convirtiéndose en la gran aliada francesa. Tras un disparo bombeado de Paul Pogba, el tiro dio en el travesaño y picó un par de centímetros por detrás de la línea del arco. El juez lo advirtió gracias a la vibración de su reloj que, activada mediante un sistema de cámaras y un chip en la pelota, indica que el balón ha ingresado en su totalidad.

Un párrafo aparte merece el partido de Portugal y España que ha sido el gran show de la fecha. Tal como se anticipaba, estas dos selecciones brindaron un excelente espectáculo al igualar 3-3. El conjunto portugués, último campeón de la Eurocopa, afirma su buen momento comandado en la cancha por un Cristiano Ronaldo que pareciera no tener techo y que, en su debut mundialista, convirtió los tres goles de su equipo. Por otro lado, España, viene manteniendo una identidad y una línea de juego desde hace largos años y con algunos futbolistas emblema, como Sergio Ramos y Andrés Iniesta, tiene equipo como para soñar.

Durante la Eurocopa 2008 y el Mundial 2010, el Pulpo Paul pasó a la fama por predecir los resultados de los partidos

Si bien Rusia como anfitrión venció a Arabia Saudita y Bélgica aplastó a Panamá, por lo que algunas predicciones se cumplieron, la primera fecha mundialista ha dejado algunas sorpresas como sucedió en el Mundial de Brasil 2014 y ya no está el “Pulpo Paul” para anticiparnos quién será el ganador de cada partido y eliminar lo imprevisible.

Recordemos que en la última edición de la Copa del Mundo, Inglaterra e Italia quedaron eliminadas tras disputar el Grupo D contra Uruguay y Costa Rica. España y Portugal tampoco lograron superar sus respectivos grupos y, así, cuatro selecciones importantes no lograron acceder ni siquiera a octavos de final.

Seguramente, con el correr de los partidos, las selecciones más fuertes logren los resultados que de ellas se espera y se posicionen como candidatas. Independientemente de ello, hay muchos resultados que generan sorpresa y que permiten afirmar que, en un fútbol internacional cada vez más parejo, ya nadie gana solamente con la camiseta y hasta los equipos más débiles pueden hacerle frente a un gran Goliat.

Comentarios

- Advertisement -

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingresa un comentario
Por favor ingresa tu nombre