Mi Amigo Invencible, punta de lanza del nuevo rock nacional

Mariano di Cesare, cantante y compositor de la banda, habló con Pulso Noticias antes de su show del sábado en La Plata, y dijo: “Son muy pocos los grupos buenos que la pegan”

Lunes, 21 horas, Mariano di Cesare finalmente del otro lado del teléfono:

– ¿Muy quemado?

– Así vivo.

De esta manera arranca la semana para la voz y la pluma de Mi Amigo Invencible (MAI), la banda que encabeza el recambio generacional y federal de la escena musical del país, y que este sábado llega a nuestra ciudad para tocar en el Teatro Bar (43 entre 7 y 8) a partir de las 21, con apertura de Isla Mujeres. Antes, claro, habló con Pulso Noticias sobre su show, la música y la vida.

MAI es parte de una generación que irrumpió en el rock nacional para renovarlo. Pero con Perras on the Beach, Luca Bocci y Usted Señálemelo (sigue la lista de bandas y artistas de Mendoza) hay una diferencia: Mariano y sus compañeros son más grandes. “Nuestro rol como grupo siempre fue atravesar caminos con un sable, ir con un machete cortando la maleza, descubriendo qué hay más allá, y lo que sucedió es que ese sendero quedó un poco marcado. Caminamos a ciegas, pero creo que fuimos la última banda que tuvo que hacerlo, que tuvo que venir a probar suerte en Buenos Aires”, dice Di Cesare, quien no tiene una hipótesis clara sobre el fenómeno mendocino (“no se puede responder ahora, porque está sucediendo. Hay que esperar unos años”).

Foto: Indio Leiva

Aunque renieguen de la Capital, aunque los abrume, los chicos de MAI encontraron allí su caja de resonancia: creció su público, se expandieron como grupo y descubrieron “la escena”. Venían del punk rock y conocieron el indie. Es en La Plata, sin embargo, donde aseguran tener su refugio, lo más parecido al circuito cultural que los vio nacer. “Fuimos como 15 veces, y cada vez que vamos nos sentimos como en casa, cosechamos muchos amigos y tenemos una relación muy fuerte con los chicos de Un Planeta, a quienes los hemos encontrado en lugares impensados, girando a la par. Y con Poli (de Sr. Tomate), Poli es una genia”, sentencia Mariano.

Con siete discos editados, el reconocimiento unánime llegó con su último trabajo, La danza de los principiantes, de 2015. En marzo de este año publicaron un EP, adelanto de lo que será su próximo trabajo, Ciencias Naturales, con tres singles llamados Colmillos, Temblor y Piñas, que entusiasmaron a la crítica y a un público cada vez más numeroso. El nuevo material estaba previsto que se publicara para agosto, pero la banda no quiere definir fechas tan precisas: “El disco tiene que trabajarse lo que sea necesario”. Semanas atrás brillaron en el Konex junto a Usted Señálemelo, y después de La Plata seguirán viaje por San Luis, San Juan y Mendoza.

Entre los discos y las giras, la agenda de Mi Amigo Invencible es intensa, casi tanto como sus shows en vivo. Hay que verlo a Di Cesare, micrófono en mano, caminar el escenario. “Aunque esté cansado o tenga fiebre, se activa una energía divina, muy potente, cuando estás arriba, que no podés controlar, es una liberación total, no hay control sobre eso”, asegura el cantante, y agrega: “Si no me divirtiera no lo haría, pero al tocar tanto a veces la rutina nos puede agotar. Ahí es cuando llega un tema nuevo y nos renueva”.

Confiesa no tener años de psicoanálisis encima, pero sus letras indagan en lo profundo de las sensaciones. La música, dice, es su terapia: “Uno puede urgar adentro, desentrañar eso que le molesta, que le duele. Pero primero entra la música, y después la letra, le hago caso a la sonoridad, a lo que me genera, ya sea tristeza, nostalgia o alegría”.

Mariano vive en San Telmo y tiene un hijo. Se define como un “obsesivo” de la música y el cine, su otra pasión y trabajo. Con sus compañeros la pelea, no todos pueden vivir del arte. Las portadas de revistas y los recitales con entradas agotadas son parte del camino, no la meta. Y en ese camino, muchos han quedado detrás. “Hay muchas bandas tremendas que no las escucha nadie, es frustrante ver que no la pegan, y que a veces quienes suenan son bandas de mierda. La verdad, son muy pocos los grupos buenos que la pegan”, reconoce, seguro de sus límites: “Son muy pocas las bandas que pueden vivir de la música y hacer algo más comprometido con el arte. Si para vivir de la música tenés que hacer lo que les gusta a todos, mejor dedicate a otra cosa”.

Foto: Indio Leiva

Comentarios

- Advertisement -

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingresa un comentario
Por favor ingresa tu nombre