Denuncian concursos docentes truchos en la Facultad de Derecho

Miguel Berri, decano de la facultad de Derecho

Tras la propuesta de la gestión de concursar 118 cargos, un grupo de docentes y estudiantes lanzaron un comunicado público dudando de la transparencia de dichos actos. “Los listados de cargos, y los miembros del jurado fueron elaborados de forma poco clara e incompletos”, criticaron

Por Ramiro Laterza

Tras el llamado a concursos docentes que se realizó desde la gestión de la Facultad de Ciencias Jurídicas de la Universidad Nacional de La Plata (UNLP), un grupo de profesores y estudiantes salieron a criticar con dureza los métodos utilizados.

EL pasado 6 de marzo, el Consejo Directivo de dicha unidad académica aprobó una propuesta del decano Miguel Berri para realizar un proceso de concursos docentes, en 118 cargos, entre los profesores titulares y los adjuntos.

Para evaluar a los docentes, según el Estatuto, se deben conformar Comisiones Asesoras con participación integral de la comunidad universitaria, y este espacio elabora las “órdenes de mérito”.

“Los listados de cargos a concursar y de la propuesta de los miembros de las Comisiones Asesoras fueron elaborados en forma poco clara, estaban incompletos”, afirmó a Pulso Noticias, Rodolfo Sosa, profesor de Derecho Social (conocida como Derecho Laboral)

Las primeras críticas llegaron cuando la propuesta a los concursos incluía como jurado a Néstor Montezanti, un ex Juez Federal, imputado en causas de lesa humanidad en Bahía Blanca, donde revistaba como personal civil de inteligencia. La Mesa por los Derechos Humanos de La Plata sacó un comunicado denunciando esta situación por lo cual finalmente lo sacaron de la lista.

Pero además, según explicó Sosa, en la integración de representantes estudiantiles “se incurre en notorias repeticiones de nombres, como si en esta Facultad hubiera pocos estudiantes… sólo 9 estudiantes están propuestos en 86 concursos”, detalló.

Además, en la lista de cargos a concursar se incluyeron muchos cargos docentes que estaban cubiertos con profesores y profesoras que aún tienen designaciones ordinarias vigentes… o sea, se concursan cargos que se encuentran ocupados”, agregó.

Para el profesor, en este llamado a concursos, la facultad “viola el Convenio Colectivo de Trabajo del personal docente, plenamente vigente desde 2015” ya que el mismo contempla que los profesores designados por concurso, al momento de la finalización del plazo de su designación, tienen derecho a una evaluación individual (no en concurso) y en caso de resultar aprobada esa evaluación, continuar en el cargo

Por las diferentes irregularidades encontradas, un grupo de docentes, extensionistas e investigadores, llamado Colectivo Crítico Autoconvocadxs, emitió un comunicado el día 13/3 denunciando “un procedimiento apresurado y de dudosa transparencia, lo que da lugar a la sospecha de que por detrás haya maniobras direccionadas a favorecer o perjudicar docentes en función de sus ideas y no de una auténtica evaluación de sus calidades académica”. Aceptan por otro lado que a pesar de esto, la regularización de las designaciones docentes es “una vieja aspiración”, debido a que hay muchos docentes que se desempeñan frente a alumnos en forma precaria como “interinos”.

En el comunicado lanzado públicamente por el colectivo se denuncia que “La oportunidad y el modo en que se da a conocer tanto la lista de cargos llamados, así como las propuestas de integración de la Comisiones Asesoras nos habla de falta de transparencia, una vez más”.

Se habla de propuestas de Comisiones Asesoras incompletas o “sorprendentemente imprecisas” como un miembro estudiantil titular solo está identificado por su apellido, sin otros datos. “Pero aún más grave es una asombrosa reiteración de nombres en estas propuestas”, agregan. Tampoco se dio a conocer públicamente la preparación de estas listas, como para que graduados y estudiantes que quisieran participar en los concursos se postularán voluntariamente.

Los concursos docentes son un pilar de la calidad educativa, por eso tienen como característica ser procesos transparentes y democráticos, donde toda la comunidad universitaria tiene que poder saber qué profesores compiten y qué jurado los elige, mediante qué características. Pero por otro lado, la importancia política de esta participación tiene que ver con que los profesores designados titulares y adjuntos son aquellos que tienen el poder del voto en la comunidad universitaria y son quienes finalmente eligen las autoridades universitarias junto a los otros claustros. “Las camarillas buscan perpetuarse, para eso, el poder de controlar quienes votarán y quienes no es un procedimiento usual”, denuncia en este sentido el comunicado.

Comentarios