Pintaron un mural contra el cura Lorenzo, denunciado por abuso sexual infantil

Un grupo de muralistas pintó una pared en la intersección de 44 y 5 donde denuncian al párroco Eduardo Lorenzo. “Utilizamos los muros como método de denuncia ante las injusticias”, contaron a Pulso Noticias los creadores. El cura fue denunciado en el 2008 por un joven que describió los abusos sexuales y el encubrimiento político con el que cuenta.

El centro de la ciudad amaneció con un mural que “escracha” al cura Eduardo Lorenzo, denunciado por abuso sexual infantil en la Iglesia Inmaculada Madre de Dios de Gonnet.

“Desde el Vaticano a La Plata. Basta de curas violadores” reza el mural en la esquina de 44 y 5 junto al rostro pintado del párroco denunciado. También el lugar resalta el texto: “Denunciado por abusos, promovido a director de Escuela Católica”.

Pulso Noticias pudo comunicarse con los y las artistas quienes expresaron: “creemos importante habitar el espacio público y sus muros como método de denuncia ante las injusticias que tanto los grandes medios de comunicación como los poderes encubren e invisiblizan”.

Además, sin querer hacer públicas sus identidades por resguardo, explicaron que “las paredes gritan lo que tantxs callan: la Iglesia Católica Apostólica Romana es cómplice de tantos crímenes durante la última dictadura militar y fiel soldado del heteropatriarcado capitalista. Los abusos y violaciones dentro de esta nefasta institución hay que visibilizarlos. Y por ello decidimos formar parte de esta acción de denuncia y escrache”.

El párroco Eduardo Lorenzo fue denunciado por abuso sexual en 2008 por los padrinos de un adolescente de 16 años que vivía en el Hogar Los Leoncitos, de la comunidad de Gonnet. La causa se radicó en la UFI Nº 1 a cargo de la fiscal Ana Medina, quien en cinco meses y sin peritar, terminó archivándola declarando “falta de mérito” para el cura y funcionario del Ministerio de Justicia de la provincia de Buenos Aires. Lorenzo, además, es el Capellán General del Servicio Penitenciario Bonaerense

Al conocerse esta denuncia, los padres del Colegio Concilio Vaticano II de Gonnet –perteneciente a la parroquia encabezada por Lorenzo- se preocuparon por sus hijos y alertaron la situación. Sin embargo, fueron denunciados por el propio cura y les allanaron su casa.

A principio de año se conoció el traslado de Lorenzo al Colegio del Carmen de Tolosa pero las madres se organizaron y juntaron firmas rechazándolo lo que generó un revuelo importante en la curia platense. El arzobispo Víctor “Tucho” Fernández salió a apoyar públicamente a Lorenzo a través de una carta publicada en el diario El Día, y luego el párroco de Gonnet también respondió con su agradecimiento.

En una nota publicada el 24 de febrero -coproducción entre Pulso Noticias y la Izquierda Diario, la propia víctima, después de diez años, relató cuáles eran los métodos del cura para abusar de adolescentes, hostigarlos y amenazarlos, y para conseguir el encubrimiento político necesario para no ser condenado.

Comentarios