La brecha salarial de género siguió aumentando en 2018

Según un informe, durante el tercer trimestre del año pasado el aumento en la tasa de desocupación, subocupación y empleo no registrado fue mayor en las mujeres que en los varones. La necesidad de seguir luchando

Un informe especial con motivo del Día Internacional de la Mujer, realizado por el Observatorio de Políticas Públicas de la Universidad Nacional de Avellaneda (UNDAV), concluyó que la brecha de género aumentó considerablemente en los últimos tres años de gobierno. “La pérdida real de la remuneración en las mujeres fue del 16,7% mientras que la caída del nivel general fue del 15,2%”, indicaron desde la entidad.

Según el relevamiento, ha habido entre septiembre de 2017 y el mismo periodo de 2018 una notoria caída del salario real en sectores productivos con fuerte participación de mujeres, como servicio doméstico (-18,8%); confecciones (-17,4%); enseñanza (-16,9%); y servicios de salud (-10,9%).

Según la Encuesta Permanente a Hogares, durante el tercer trimestre de 2018 el aumento en la tasa de desocupación, subocupación y empleo no registrado fue mayor en las mujeres (+1%, +1,3% y +0,9%) que en los varones (+0,5%, 0,7% y -0,7%, respectivamente), incrementando las brechas en promedio 0,9 p.p. respecto al mismo período del año anterior.

El informe destaca el caso de las mujeres dedicadas al servicio doméstico, “actividad en la que participan la mayoría de las empleadas que, al ser un sector fuertemente informal, es probable que estos resultados hayan sido peores”.

Según detallan en el trabajo, “la ley de presupuesto de 2019 recorta en un 42% los programas con afectación específica al colectivo de mujeres frente al presupuesto vigente de 2018”. Y en ese sentido, detallan que el 60,6% del total asignado corresponde a la partida que se aplica al “Programa Hacemos Futuro Juntas” (ex Ellas Hacen), por lo que “esta partida recibirá un recorte de la mitad de su presupuesto en términos reales, tanto si se compara con 2015 o 2018”.

Iniciativas para reducir la brecha y la desigualdad

Un informe del Observatorio de Derechos de Niños, Niñas y Adolescentes de la Defensoría del Pueblo bonaerense, determinó que pese a contar con una tasa de actividad más baja, la desocupación entre las mujeres es más alta que la de los hombres. A nivel nacional se ubicó en el 10,5 en el tercer trimestre de 2018, un punto porcentual más que en igual periodo de 2017. La situación más grave se registra en el en el Gran Buenos Aires, donde el desempleo femenino llega al 12%. Se ubica 2,1 puntos porcentuales por encima de Capital Federal y del promedio de los grandes aglomerados urbanos del país.

Asimismo, la franja etaria conformada por mujeres de hasta 29 años, es la que registra mayores indicadores de desempleo: 21,5%, dos puntos porcentuales más que en 2017 a nivel nacional. En el Gran Buenos Aires, el desempleo de las mujeres de hasta 29 años supera el 23% y el 24% en Capital Federal.

La discriminación en el mercado de trabajo está presente en aquellas situaciones en las que dos personas que realizan las mismas tareas son tratadas de manera diferente, como consecuencia de la existencia de jerarquías en alguna de las características observables, en este caso, en función del sexo. A su vez, las trabajadoras promovidas a cargos de jefatura en menor proporción que los varones: si bien representan el 45,0% de los asalariados, sólo el 30,1% de quienes ejercen cargos de jefatura en los procesos de trabajo son mujeres.

Ante esta situación, desde la Defensoría del Pueblo bonaerense se propone una serie de reformas legislativas que contemplen:

> Hacer operativo el sistema de control de las disparidades de género en materia salarial y laboral a través de la base de datos de ANSES.

La ANSES, de forma automática, debe difundir la media salarial de cada empresa para ocupación. En el caso de que existieran desvíos entre los géneros de igual ocupación, sin contar la antigüedad o adicionales como títulos u otros, intimará a la empresa a una inmediata corrección del salario de las trabajadoras perjudicadas.

 > Los empleadores alcanzados por el deber de informar podrán obtener un Certificado de Igualdad de Género cuando acrediten progresos en materia de equidad laboral, especialmente progresos referidos a reducción de la brecha salarial.

> Construcción y difusión de estadísticas laborales oficiales con perspectiva de género, mediante las que se puedan anticipar futuras demandas del mercado.

> Modificar la ley de Régimen de Asignaciones Familiares para incorporar una asignación de cuidado, similar al derecho interno de los principales países del mundo bajo la modalidad de seguros de cuidado en el caso de Alemania y la ley de “Autonomía Personal y Atención a las Personas en Situación de Dependencia en España”.

> Tener como prioridad, a la hora de realizar contrataciones o cubrir vacantes dentro del Estado bonaerense, a aquellas mujeres responsables de la manutención de la familia y/o que han sido o sean víctimas de violencia de género.

Comentarios