Peluqueros solidarios: La Plata tiene una nueva embajadora

Eduardo Iaconis y Romina Mateu (Fotos: María Paula Ávila)

Hace ya casi 7 años, Eduardo Iaconis se convirtió en embajador del Banco Provincial de Pelucas Oncológicas, un organismo de Mar del Plata que confecciona pelucas para personas que están luchando contra el cáncer. Hoy, decidió continuar con su vida fuera del país pero antes de marchar se aseguró de pasar la posta a una compañera

Por Camila Perez Rodriguez

Si hay alguien con mucho pelo en este mundo, esa soy yo. Es grueso, morocho, enrulado, infinito. Tengo tanta cantidad que hasta no hace mucho podía pasarme más de una hora desenredándomelo. ¿Por qué mi madre me bendijo con semejante melena? Solía preguntarme cada vez que tenía que secármelo. Hace un tiempo, después de observarme un largo rato, mi prima se dio cuenta de lo mismo. “¿Para qué querés tanto pelo?”, dijo ella, y antes de que alcanzara a contestarle algo agregó: “¿No te gustaría donarlo? Así lo conocí a Eduardo Iaconis. Y por él ahora tengo la cabellera 20 centímetros más corta.  Busqué su número en internet, le pedí un turno por WhatsApp, me acerqué hasta su peluquería en 4 entre 35 y 36, hice mi donación de pelo, y mientras me hacía un lindo corte escuché con atención su historia.  

“Mi vínculo había empezado con la fundación ‘Lanitas de Luz’, y cuando se disolvió, la absorbió el Banco Provincial de Pelucas Oncológicas que era su proveedor. El Banco Provincial se contactó conmigo para que siguiera trabajando con ellos, y de esto ya hace casi 7 años”, dice Eduardo, esta vez sentado en la peluquería de su colega Romina Mateu.

El Banco Provincial tiene su sede central en Mar del Plata, y la encargada del armado de las pelucas y cortinas es Adriana Ferraris, que tiene su peluquería en la ciudad balnearia. En los comienzos del proyecto, Eduardo no contaba con tanta difusión por lo que dependía de las recomendaciones de sus clientes. “Yo había empezado a hacer los cortes desde el anonimato, las personas se enteraban por el boca en boca, hasta que salió una nota en un diario y eso fue lo que le dio el auge a todo esto y fue cuando más gente se volcó a donar su pelo”, explicó y agregó: “Hemos llegado a juntar el año pasado un total, aproximado, de 50 kilos de pelo junto a la fundación ‘Creando Lazos’ de acá de La Plata que es con la que organizamos eventos para recolectar pelo”. Además, existe un proyecto de hacer una sede del Banco Provincial en La Plata con dicha fundación, donde se puedan capacitar voluntarias para que empiecen a coser e ir armando las cortinas desde acá.

El Banco Provincial tiene “embajadores” que se encargan de llevar adelante el proyecto en distintos lugares del país. En Ensenada, por ejemplo, se encuentra Fabián Sadava y ahora La Plata, que según Eduardo “es el partido que más mueve para la recolección de pelo” contará con una nueva embajadora: Romina Mateu.

Sucede que Eduardo se va del país, pero su compromiso solidario lo llevó a contactar a una colega a quien poder pasarle la posta. “Yo tenía que buscar a alguien que fuera responsable y que realmente cumpliera con la causa. Estamos hablando de muchos kilos de pelo que se recolectan, y en el mercado del pelo eso significa mucha plata. Hemos tenido casos de lugares que decían que juntaban pelo para la fundación y después la donación nunca llegaba, y sabemos cuál era el destino que le daban. Entonces no es fácil confiar en cualquiera, yo me voy tranquilo dejándole la posta a alguien que sé que va a cumplir y que se va a poner la camiseta de la fundación”, comentó.

LA NUEVA EMBAJADORA PLATENSE

Romina no dudó cuando Eduardo la eligió para ser la continuadora del proyecto. “A Edu lo conozco por fuera del ambiente, nos conocimos en el baile una noche en un show, y así muy suelto me tiró la propuesta de ser la embajadora del Banco Provincial. Al principio me sorprendió y me quedé un poco helada, pero en seguida le dije que sí”, confesó Romina y continuó: “Yo ya venía haciendo estos cortes solidarios, porque cuando él me contaba lo que estaba haciendo yo también empecé a proponerle a las clientas si querían donar su pelo. Incluso había participado de eventos para juntar pelo, invitada por Edu”.

¿QUIÉNES PUEDEN DONAR?

Para que sea posible donar, el pelo tiene que tener por lo menos 15 centímetros de largo, porque al momento de armar y coser las cortinas el proceso se come unos 5 centímetros. El cabello puede ser virgen o tratado con color, siempre y cuando no esté quemado.

Un detalle importante para la gente que quiera aportar ella misma su pelo ya cortado es que tiene que estar atado. “Nos ha pasado que tienen una buena intención y traen su colchoncito de pelo y eso no nos sirve. Tiene que estar atado porque desde ahí se procesa con las máquinas”, explica Eduardo a Pulso Noticias.

¿QUIÉNES Y CÓMO RECIBEN LAS PELUCAS?

Eduardo y Romina explican que trabajan con pacientes oncológicos y también con algunas personas que presentan casos de alopecía severa, “porque la peluca queda mejor fijada en el cuero cabelludo cuando se perdió todo el pelo”. Las pelucas circulan a través de un sistema de “préstamos”: “Se firma un comodato de dos ejemplares, uno se lo queda la paciente y otro la embajadora. Para nosotros es una forma de saber en qué partes de la ciudad o el país tenemos las pelucas prestadas. Por ahora, lo único que se cobra sobre las pelucas son $1.600, que nos sirven para comprar los elásticos, las cintas de falletina, los hilos de poliéster y nos permite cubrir la hechura. Es un valor simbólico que nos ayuda a proveernos de la materia prima necesaria para seguir haciendo nuevas pelucas”.

El mantenimiento de las pelucas se realiza una vez al mes. La paciente asiste a la peluquería y el peluquero la lava, la seca y puede hasta hacerle algún cambio de color, ya que todas están hechas de pelo natural. “Es una buena forma de no perder contacto con la paciente. Para nosotros no es solamente: listo, te doy una peluca y me olvido, sino que nos interesa saber cómo va mes a mes cada persona con su proceso y con su tratamiento. Es brindarle un acompañamiento a los pacientes”, comenta Eduardo.

La peluquería “Fénix”, de Romina Mateu, está ubicada en 23 entre 48 y 49, nº 823, y atiende de lunes a sábado de 14 a 20. Aquellos que deseen solicitar un turno para sumarse a esta movida solidaria o simplemente renovar su look pueden comunicarse al 2213550886. El corte en la peluquería está $150, pero cuando el pelo va a ser donado el costo pasa a ser de sólo $100.


Comentarios