Una bicicleteada para generar conciencia y para recordar a un amigo

Al cumplirse dos años de la trágica muerte de Diego Abdeljalec (39), sus compañeros de ciclismo le brindaron un emotivo homenaje, que tuvo como intención recordarlo y generar conciencia en la población

El 20 de febrero de 2017 Diego Abdeljalec, de 39 años y padre de dos hijos,  murió luego de ser embestido por colectivo de larga distancia mientras pedaleaba con su bicicleta por la banquina de la Ruta 6. Al cumplirse dos años de su trágica muerte, sus amigos del ciclismo le brindaron un emotivo homenaje, que tuvo como intención recordarlo y generar conciencia en la población para que no existan más víctimas de tránsito.

El calor insoportable no impidió que sus compañeros de equipo, esos mismos que habían ganado junto a Diego una competencia en Dolores el día antes de su muerte, pedalearon desde La Plata hasta el punto exacto donde ocurrió la tragedia. Allí montaron una especie de santuario, donde colocaron su foto, algunas pertenencias, y una pancarta que reza: “Respeto al Ciclista. Por siempre Diego”.

Con esta acción, y con otras tantas que vienen llevando adelante, los ciclistas platenses tienen como objetivo generar conciencia en los conductores, y también en los funcionarios municipales a los que les solicitan medidas concretas que cuiden la integridad física de los que andan en bicicleta. Entre otras cosas, este grupo consiguió que se realizara una bicisenda en la calle 137, a la que pretenden que se le ponga el nombre de Diego Abdeljalec.

“Algunas bicisendas se hicieron, pero faltan muchas. En la salida de la 44 no tenemos. Tampoco en el Camino Centenario por el que circulan un montón de ciclistas. Es fundamental la implementación de estos carriles en toda la ciudad, sobre todo en las avenidas que son peligrosas”, dijo Fernando Mercerat, ciclista y amigo de Diego, quien agregó: “otro tema importante que es la falta del respeto. No hay respeto hacia el ciclista y tampoco hacia el peatón”.

Pese a que el chofer del colectivo que acabó con la vida Diego fue condenado a dos años de prisión en suspenso y a cinco años de inhabilitación para conducir, su amigo Fernando Mercerat expresó que  “nada calma el dolor que sentimos por una pérdida que se podría haber evitado con un poco de respeto por el otro. Ojalá no vuelva a ocurrir. Mientras estos hechos no se condenen como asesinatos seguirá pasando lo mismo”.

En este día tan especial para las familias y sus amigos, Mercerat aseguró que “Diego era un papá de familia, laburante y le gustaba muchísimo el ciclismo competitivo. No merecía este final, más cuando era una persona que tomaba todos los recaudos”.  

Comentarios