“Lo de Sturzenegger debe ser investigado”

El economista Agustín D’Atellis había cuestionado las acciones del extitular del Banco Central durante la corrida bancaria, quince días antes de la abrupta salida del funcionario

Quince días antes de la renuncia del expresidente del Banco Central de la República Argentina (BCRA) Federico Sturzenegger, ocurrida el jueves pasado, el economista Agustín D’Atellis había pasado por la ciudad para dar una charla sobre los problemas actuales de la economía, en la que afirmó que el exfuncionario (que en aquel momento todavía estaba en el cargo) debía ser investigado por su rol durante la corrida cambiaria.

“La presencia de la crisis que vivimos las últimas semanas, nos ayudó a abrir los ojos de gran parte de la población. Hace un año y medio atrás, me pasaba de estar explicando que tuviéramos cuidado porque el Gobierno estaba desmontando todo el andamiaje regulatorio sobre los flujos de capitales especulativos. Parecía lejano en aquel momento”, señaló el economista durante la disertación que dio en el local del Partido Justicialista, el pasado 30 de mayo.

A la hora de describir las causas de la presente coyuntura económica, D’Atellis recordaba que la gestión de Mauricio Macri había comenzado “tomando un conjunto de políticas económicas que tuvieron un factor común: el aumento de la vulnerabilidad y estabilidad de la economía. Primero, se realizó una eliminación o reducción de impuestos sobre sectores económicos muy fuertes o muy concentrados. Es decir, se tomaron definiciones de aliviamiento en materia tributaria sobre sectores económicos muy poderosos, de alta rentabilidad, los más competitivos de la economía”.

“Estas medidas generan un impacto en la recaudación por parte del Estado. Ampliaron el déficit fiscal que ya había, conduciendo a la economía a un debilitamiento muy fuerte del mercado interno, que empezó a agravar toda la cuestión del frente fiscal. Porque de manera irresponsable se decidió desmantelar lo que se había dado a llamar el cepo cambiario, que había que corregirlo pero no era esa la forma. Desmantelaron todo y permitieron una devaluación abrupta. Sin ningún tipo de concertación económica y social, y ningún acuerdo de precios y salarios. Porque el movimiento devaluatorio iba a tener lógicamente un traslado a precios, iba a afectar el poder adquisitivo del salario, e iba a afectar el mercado interno”, expresó.

Como resultado de la afectación del mercado interno, el especialista remarcó que esa recesión “impacta en la recaudación impositiva, más todavía de lo que importaba recortarle impuestos a los sectores ricos. Entonces entramos en una dinámica de círculo vicioso, muy difícil de romper”.

A su vez, señaló otro problema: la fuga de capitales, y explicó: “Durante 2016 y 2017 se fueron por año en promedio 23.000 millones de dólares. Todo esto llevó a un resultado negativo de cuenta corriente de más de 5 puntos del producto, entre 30.000 y 35.000 millones de dólares. Hay que financiarlo de alguna manera, y esto se vino haciendocon deuda, lo que llevó a que el ritmo de endeudamiento de la Argentina, durante esos años, fuera inédito. El país encabezó el ránking de emisiones de deuda por volumen, en monto, de todos los países emergentes, incluido China”.

Dos días después de ocurrido el primer tramo de la corrida bancaria, D’Atellis manifestaba en aquella charla que la fragilidad de la economía hizo que cuando la reserva federal estadounidense subiera la tasa de interés del bono a diez años, rápidamente se sintiera el golpe, ante el retiro de fondos especulativos que tenían activos en el país.

En ese marco, se refirió al rol de Sturzennegger: “Esto tiene que ser materia de investigación. El primer fondo que decide irse de la Argentina es el JP Morgan, gran banca internacional a la cual pertenece Luis Caputo (quien finalmente reemplazó a Sturzenegger) y también gran parte de su equipo del Ministerio de Finanzas, al cual el BCRA le da 1.400 millones de dólares, a lo largo de dos días, a 20 pesos”.

“En ese momento, el BCRA sospechosamente a contramano de lo que venía sosteniendo el propio Sturzenegger, decide empezar a intervenir en el mercado. Si uno mira los registros de esos días, cuando el dólar mayorista había quebrado los $24 al mediodía, llegando a $24,20, aparecen órdenes de venta del BCRA a $23, un peso con veinte abajo de lo que valía en el mercado. Así se ejecutaron 1.100 millones de dólares a $23, y a las dos o tres horas ya valía $24. En algún momento, lo de Sturzenegger va a haber que investigarlo”, remarcó.

De hecho, ya una vez producida la abrupta salida del funcionario, D’Atellis se manifestó en declaraciones televisivas en la misma línea que su intervención cuando vino a la ciudad, afirmando que además de investigarlo había que prohibirle la salida del país, dada la gravedad de las sospechas sobre el beneficio ilegal a los fondos especulativos.

Comentarios

- Advertisement -

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingresa un comentario
Por favor ingresa tu nombre