El retiro de Franja Morada y la nueva gestión en Derecho

Los estudiantes de la agrupación EA recibieron las instalaciones del Centro de Estudiantes, buffet y fotocopiadora totalmente desmantelados; después de 15 años de gestión la Franja Morada no dejó nada a los estudiantes: “lo único que hay son computadoras que pertenecen a la facultad no al Centro”, explicaron a Pulso Noticias desde la nueva gestión estudiantil

Por Ramiro Laterza

Tal como toda la comunidad universitaria supo la primera semana de noviembre, cuando finalizaron las elecciones para centros de estudiantes en la UNLP, la derrota de la Franja Morada de Derecho fue una de los eventos más importantes -en ese mundillo- de los últimos años. La agrupación Estudiantes de Abogacía (EA) que pocos años atrás había nacido y crecido exponencialmente con la utilización en gran parte de las redes sociales había logrado destronar el bastión radical.

Cuando sucede que en las facultades hay cambios tan fuertes como este un momento muy importante a tener en cuenta es el día del traspaso, cuando la agrupación saliente entrega los espacios que le corresponde al Centro de Estudiantes por estatuto, generalmente se trata de el buffet, la fotocopiadora y el espacio donde los militantes del centro atienden los reclamos de sus compañeros. Cuando se realizó este traspaso en diciembre del año pasado, los estudiantes de EA supieron que el trabajo que iban a tener que realizar para gestionar el centro de estudiantes iba a ser el doble del pensado.

“Nos hicieron todo lo que te puedas imaginar”, comenzó a relatar Rocío Negri, la nueva presidenta del Centro, sentada junto a Pulso Noticias en el espacio de Centro en el edificio del ExJockey Club. “Estaba todo literalmente pelado, faltaba la cocina, la instalación eléctrica y de gas, los pisos …se llevaron hasta los focos de luz, hicieron maldades para romper lo que no se podían llevar”, describió la estudiante de quinto año de Derecho.

Durante enero el grupo de estudiantes debió trabajar arduamente para que cuando llegue el curso de ingreso, en febrero, los lugares estén en condiciones: “hubo que hacer una inversión tremenda de pintura, mesas, sillas, vajilla, mercadería, lamparitas de todo, para que te des una idea no tenían ni cerámica ni las luces, ni la bacha”, continuó Rocio respecto a cómo la Franja Morada dejó los lugares estudiantiles que ocuparon por más de 15 años. Finalmente, ante esta situación, los EA decidieron concesionar a un privado el servicio de buffet.

En el amplio espacio de centro de estudiantes que tiene la Facultad, ni bien se ingresa al edificio y se suben las escaleras, la Franja Morada dejó los mostradores, una biblioteca y las computadoras. Sin embargo, según explicó, las máquinas no son de los estudiantes sino de la facultad: “están inventariadas y son propiedad de la facultad, o sea que el centro de estudiantes no tiene computadoras propias”, y resaltaron que “después de 15 años de gestión que no hayan adquirido ningún bien de capital nos asombró, todo lo que estaba, salvo algún mueble, era propio de la facultad o de un privado”.

No es solo una agrupación de estudiantes

Como bien se sabe, la Franja Morada de derecho no es simplemente el espacio de estudiantes, sino que es una agrupación histórica en el país, que logró conducir la gran mayoría de las universidades del país sobretodo en el regreso de la democracia y hasta el 2001 donde comenzó su decaída. Por eso, docentes y directivos de la facultad también son, en su mayoría, exmilitantes de dicha agrupación. En ese sentido, el decano actual, Miguel Berri, fue funcionario de Fernando De la Rúa y ex concejal de La Plata, mientras que el otro gran “pope” de la institución es el actual Fiscal de Estado, Hernán Gómez, también de origen morado y radical en la ciudad.

“Directamente desde la gestión no nos responden”, nuevamente lanzó la presidenta del nuevo centro de estudiantes. “Para todo tenemos que mandar nota, un formalismo absoluto, recién fuimos a intentar hablar con el decano y no nos quiso atender, nos dijo que hablemos con el Secretario Académico, obviamente exmilitante de Franja Morada”, contó.

Nuestra idea es ir siempre un paso adelante, nosotros sabemos dónde nos van a querer poner trabas, preparar el escenario para evitar esas situaciones. También generar una estrategia de presión a las autoridades para que cumplan. Sobretodo para que no paguen los platos rotos de un enfrentamiento político los estudiante.

La propositiva de EA

Preguntados por qué perspectivas tienen para este año, los dos estudiantes que hablaron con Pulso Noticias se centraron primeramente en una cuestión académica pero también política que es los concursos docentes. Por estatuto todos los docentes que estén en las aulas tienen que haber ganado previamente un concurso para estar allí y la facultad es responsable de garantizarlos democráticamente y públicos. “Acá cualquier persona da clases, lo cual es un desastre para la educación que nos están dando, por eso después salen abogados que no están formados o están formados de una manera nefasta y después por eso en los Tribunales y en la Justicia ocurre lo que ocurre… ya desde los cimientos de la educación hay fallas”, relató en este caso Rocío.

Por otro lado esta agrupación intentará cambiar el perfil a la Facultad: “tratar de que sea una facultad más inclusiva, siempre fue muy elitista y de clase media alta, nuestra idea es que llegue a otro tipo de gente.

Comentarios