Abuso sexual eclesiástico: carta abierta al arzobispo “Tucho” Fernández

Foto: María Paula Ávila (Pulso Noticias)

El denunciante del abuso sexual cometido por el cura Eduardo Lorenzo en 2008 envió una misiva al jefe máximo de la iglesia católica de nuestra ciudad. Pasaron diez años y la complicidad sobrevuela las diagonales

Por Estefanía Velo

El presbítero Eduardo Lorenzo, titular de la Inmaculada Madre de Dios, de Gonnet, y capellán mayor del Servicio Penitenciario Bonaerense, quien estuvo en boca de la comunidad tolosana en las últimas semanas, está denunciado por abuso sexual en el año 2008. Por dicha denuncia, radicada en la UFI Nº 1 a cargo de Ana Medina y archivada el 9 de enero de 2009 por “no existir elementos suficientes que permitan acreditar la existencia del hecho ilícito investigado en autos”, las madres del Colegio del Carmen, de Tolosa, se organizaron y juntaron 2.000 firmas para rechazar el traslado de este cura a dicho colegio.

Luego del masivo rechazo, se conoció públicamente una carta enviada por Lorenzo al arzobispo platense, Víctor Manuel “Tucho” Fernández, en la que le solicitaba continuar al frente de la parroquia Inmaculada Madre de Dios, de Gonnet, y no ser trasladado a la parroquia Nuestra Señora del Carmen, de Tolosa. Fernández contestó con otra misiva en la que aceptó su pedido, pero hizo señalamientos sobre las personas que juntaron las firmas, preguntándose “qué otros objetivos persiguen algunas de las personas que movilizaron esto”.

La carta de Fernández comienza reconociendo la denuncia de abuso: “Cuando hablamos de la posibilidad de un cambio de parroquia, aconsejado también por mis dos obispos auxiliares que te conocen mejor que yo, lo hicimos pensando que era el momento de iniciar una nueva etapa. Habías estado 12 años en la parroquia de Gonnet y había pasado mucho tiempo después de aquella acusación presentada ante la Justicia y ante el Arzobispado, y archivada en ambas instancias 10 años atrás”.

Pasaron 10 años y la causa en la justicia penal se cerró fugazmente. Según expresó Julio Frutos, el denunciante y padrino del joven abusado, nunca se llevaron a cabo pericias de ningún tipo y en apenas cinco meses se archivó. El joven tenía 17 años cuando sufrió los abusos por parte de Lorenzo, “era residente interno del hogar ‘Los leoncitos’ al momento de los hechos, y acólito de la parroquia Inmaculada Madre de Dios, colaborando en las misas y en los casamientos”.

Las dos cartas anteriores fueron las que motivaron a Frutos, “laico comprometido con trabajo pastoral” a escribirle una misiva al actual jefe máximo de la iglesia platense. Los sacerdotes de la ciudad están al tanto de la historia y el exarzobispo Héctor Aguer tuvo conocimiento de la denuncia. Pero en ningún momento se apartó a Eduardo Lorenzo ni como capellán del Servicio Penitenciario ni como referente de la parroquia de Gonnet.

Además de la denuncia penal, lo primero que realizó Julio fue una denuncia eclesiástica, convencido de que los seguidores de Dios también persiguen la verdad. El 11 de mayo de 2008 presentó la denuncia en el Arzobispado, sin embargo, afirmó: “Nunca he sido citado por el tribunal eclesiástico a declarar en esa causa o a ratificar y/o ampliar el escrito de denuncia. Nunca ha sido el menor víctima citado para ser oído o evaluado pericialmente. Nunca he sido notificado de algún paso o estado procesal de dicha causa hasta que pedí el informe del 6 de septiembre de 2018 al Arzobispado”.

El 6 de septiembre de 2018 el Tribunal Interdiocesano Platense le informó que “el resultado de la investigación fue descartar la comisión de ´delicta graviora´ por parte del Pbro. Eduardo Lorenzo. Sin embargo, se le ha impuesto una reprensión canónica por sus modos en el trato a algunas personas, por lo que ha sido llamado a la prudencia, a la ejemplaridad de la labor pastoral, y se lo ha instado a evitar todo tipo de situaciones equívocas que puedan dar lugar a malos entendidos o sospechas”.

Reproducimos a continuación la carta abierta al arzobispo Fernández:

CARTA ABIERTA AL SEÑOR ARZOBISPO DE LA PLATA MONSEÑOR VICTOR FERNANDEZ POR UNA DENUNCIA CONTRA UN SACERTOTE POR ABUSO SEXUAL DE MENORES.

La Plata, febrero de 2019

                                                                      Leyendo las cartas que intercambiara con el Pbro. Eduardo Lorenzo en ocasión de la infortunada asunción del mismo en la comunidad de Tolosa, he sentido la imperiosa necesidad de escribirle, rogándole permita que me sume al esfuerzo que vienen haciendo por entender esta antipática situación.

                                                                      Se muestra Ud. sorprendido por la finalidad que podrían perseguir aquellos que motivan reclamos de este tipo, y coincide con el Pbro. Eduardo en que son causados por un marcado espíritu de difamación y voluntad de calumniar e injuriar su trayectoria sacerdotal y su buen nombre.

                                                                       Aún cuando no he participado de los reclamos públicos y recolección de firmas, no puedo desconocer que soy el autor de ambas denuncias que pesan contra el presbítero,  una judicial y otra eclesiástica. Tampoco diré que desde que ocurrieran los hechos que las motivaron no haya hablado de los mismos con cuanta persona me haya preguntado o haya mostrado interés sobre esta problemática. Sacerdotes, obispos, religiosos, laicos y seglares han recibido, oportuna e importunamente noticia de lo sucedido. Siempre en términos objetivos, brindando datos y no opiniones, que como sabemos, suelen estar impregnadas de una alta subjetividad.

                                                                        Ya a más de una década de todo ello, debo decirle que me resulta una pesada carga, de la que en más de una ocasión quise desprenderme. Pero simultáneamente se plantea el dilema moral de cómo hacerlo, ya que huir de la verdad nunca es neutro y uno termina sintiéndose peor que antes. No nos fue grato a los involucrados en este problema acusar a un sacerdote. Menos siendo laicos comprometidos con trabajo pastoral. Es como hacerse violencia contra  uno mismo.

                                                                          Pero debo decirle que cuando leo como el canónigo Eduardo le sugiere la forma de sanar la coyuntura en bien de la tarea evangelizadora que debe realizar, se me ocurrió pedirle que como Padre común de ambos (él denunciado-yo denunciante), me regale a mi también el consejo apostólico para mi situación. Con mi esposa integramos una pastoral diocesana y llevamos a cabo desde hace quince años una intensa labor evangelizadora a la que aplicamos nuestros talentos y nuestros recursos. Me pregunto cómo debiéramos continuarla, sobre todo en aquellas comunidades en que sus sacerdotes, confundiendo el ambón con una tribuna, nos tildan de mentirosos y calumniadores, actuando más como barrabravas de la fe antes que pastores de la verdad y la caridad. Peor aún, cuando quienes los escuchan acrecientan su curiosidad y sus preguntas sobre el tema.

                                                                          El trabajo lo llevamos a cabo con esfuerzo y alegría, pero es cierto que puede verse muchas veces, empañado por la situación personal que nos atraviesa. Si bien la alegría la obtenemos de anunciar y no de denunciar, las denuncias se hacen de una vez y para siempre, salvo que uno advierta que estuvo equivocado en cuyo caso puede y debe ser reparada por todos los medios necesarios, pidiendo el perdón correspondiente a los afectados.

                                                                             Cuanto más hemos recorrido, hablado y escuchado, más confirmamos nuestra postura. Y entonces la tarea evangelizadora se da de patadas con la obligación de vivir en la verdad y terminar apareciendo como un desestabilizador, un difamador o un vengativo. Esta grave dicotomía no admite un irenismo tranquilizador que lleve este problema nuevamente bajo techo. Esta disputa ha quedado a la intemperie y quizá sea mejor que no vuelva a ser un asunto manejado privadamente y en voz baja, sino una solución alcanzada a la luz del día.

                                                                            Su consejo apostólico mucho puede colaborar a enriquecer también a aquéllos, que sin ser parte directa de este problema, lo observan con atención. Siempre me he preguntado con persistente inquietud, cómo nos miran todas aquellas personas no practicantes o increyentes, que llevan una vida ética regida por los valores fundamentales del bien, la belleza, la bondad, la solidaridad y el respeto. Qué pensarán  de nosotros  cuando nos ven filtrar el mosquito y tragar el camello.

                                                                             Le ruego me aconseje, me corrija fraternalmente, me oriente para no quedar entrampado en la necia postura de los criticones ni en la censurable de los hipócritas.

                                                                            Desde que Ud. ha llegado a la diócesis hemos intentado los afectados por este problema hablarle del mismo, contarle cuanto sabemos y escuchar su orientación. A varios sacerdotes les hemos pedido que le transmitan esta inquietud, porque es algo que nos preocupa, por eso celebro esta oportunidad y este pedido, sabiendo que aplicará además para todos aquellos que quisieran denunciar en el futuro situaciones de esta especie.

                                                                              Las víctimas de abuso sexual son personas arrojadas a un pozo ciego existencial. Depresión, adicciones y tentativas de suicidio serán algunos de sus compañeros de camino. Uno de los grandes impedimentos que encontrarán para salir de ello, será la falta de credibilidad que le ofrecemos generalmente. No ser creídos es uno de los principales motivos de la revictimización. En tensión con ello aparece el reclamo de los acusados acerca de su buena fama, que generalmente  confirmamos con mayor facilidad y rapidez. Ya no es solo un abusado, ahora es también un mentiroso y un dañino provocador de la buena fama de personas valiosas. No es raro que respondan con silencio y automutilación.

                                                                             Como mantengo la promesa bautismal de morir dentro de la madre Iglesia, me permito hacerle este entrañable pedido de ayuda –que ningún imbécil debiera confundir con un airado reclamo-: Dígame Monseñor su consejo pastoral y paternal.

                                                                             Para que discierna y juzgue, le arrimo la información del caso, consistente  en datos y no en opiniones. De su veracidad y comprobación me hago responsable para disipar tanta confusión publicada y publicación confusa.

DE LAS CAUSAS POR ABUSO SEXUAL:

Denuncia ante el Arzobispado: 11 de Mayo de 2008

Denuncia ante Fiscalía: 20 Agosto de 2008

Archivo causa 26501: 9 de enero de 2009

DE LAS PRUEBAS EN LA CAUSA PENAL:

-He formulado denuncia en la fiscalía y explicitado mi conocimiento de los hechos.

-Ha prestado declaración testimonial la víctima.

-Han prestado declaración testimonial pluralidad de personas  con diferente relevancia.

-Uno de los testigos refirió situaciones de índole sexual con menores por parte del Pbro. Lorenzo en el ámbito de otra parroquia.

-No se han llevado a cabo pericias de ningún tipo.

DE LA RESOLUCION DE LA CAUSA PENAL:

-El 9 de enero de 2009 fue archivada por “no  existir elementos suficientes que permitan acreditar la existencia del hecho ilícito investigado en autos…”

DE LAS PRUEBAS EN LA CAUSA ECLESIASTICA

-Nunca he sido citado por el Tribunal eclesiástico a declarar en esa causa o a ratificar y/o ampliar el escrito de denuncia.

-Nunca ha sido el menor víctima citado para ser oído o evaluado pericialmente.

-Nunca he sido notificado de algún paso o estado procesal de dicha causa hasta que pedí el informe del 6 de Setiembre de 2018 al Arzobispado.

-Nunca ha sido citado a declarar por el Tribunal eclesiástico  el testigo que en la causa penal refiriera haber visto conductas sexuales del sacerdote denunciado con menores a su cargo en un campamento.

-No me consta que sobre el sacerdote denunciado se haya realizado pericia psicológica o médica.

-No me consta que se haya hecho inspección ocular alguna sobre el escenario de los hechos denunciados.

-No me consta que sobre los otros menores expuestos al abuso sexual  se haya hecho exploración o comunicación familiar preventiva de alguna clase.

DE LA RESOLUCION DE LA CAUSA ECLESIASTICA POR ABUSO:

Con fecha 6 de setiembre de 2018 el Tribunal Interdiocesano Platense me informa que:

-“Luego de un análisis exhaustivo de los elementos que obraban en la investigación canónica, no hemos llegado a la conclusión de que hubiera habido comportamientos que tuvieran que ver con abusos sexuales…”

-“El resultado de la investigación fue descartar la comisión de “delicta graviora” por parte del Pbro. Eduardo Lorenzo. Sin embargo, se le ha impuesto una reprensión canónica por sus modos en el trato a algunas personas, por lo que ha sido llamado a la prudencia, a la ejemplaridad de la labor pastoral, y se lo ha instado a evitar todo tipo de situaciones equívocas que puedan dar lugar a malos entendidos o sospechas”

DEL MENOR VICTIMA:

-Al menor víctima lo conocimos a los doce años en situación de calle.

-Lo hicimos bautizar a los 14 años de edad en la parroquia de Gonnet.

-Mi esposa y yo fuimos sus padrinos .

-Nunca fue alumno del Colegio Vaticano II.

-Era residente interno del Hogar Los leoncitos al momento de los hechos.

-Era acólito de la parroquia Inmaculada Madre de Dios, colaborando en las misas y en los casamientos.

-Contaba, al momento de la llegada del Pbro. Eduardo a la parroquia de Gonnet, con 16 años de edad y con 17 al momento de sendas denuncias.

Aguardo esperanzado su respuesta, que mucho le agradeceré sea por este mismo medio, para evitarme el costo de una nueva publicación.Con respetuoso afecto lo saludo y encomiendo.

                                                                                    

Lic. Julio César Frutos

Comentarios