David Decicco, el tatuador de Ensenada

Con dos décadas de trayectoria, David Decicco es un referente del tatuaje en la ciudad de Ensenada. En esta nota, un artista en franco crecimiento, introvertido pero que, al abrirse, muestra un interior repleto de color y sensibilidad

“Arranqué a tatuar en el ´99, yo tenía 16 años. Con la máquina casera, aguja de coser, hilo y tinta china en lo de mi viejo”, contó al sitio La Galerie, y precisó: “Fabriqué la máquina con un motorcito de pasacasete, con una lapicera por adentro, un sistema zarpado. Un vecino que era amigo sabía cómo hacerla y, como yo sabía dibujar, me dijo que tenía que tatuar, entonces la hicimos”.

Así comenzó, con instrumental artesanal, soldando agujas y, como todos los tatuadores, haciendo trabajos chiquitas a familiares y amigos. Con el dibujo como pasión, de manera autodidacta y tatuando constantemente, David fue comprando algunas máquinas, realizando arreglos y, paulatinamente, perfeccionando su técnica. Así fue obteniendo reconocimiento en Ensenada, ciudad que ama y no piensa abandonar.

Al ser consultado por otros tatuadores en su cuidad, detalló: “Cuando empecé, allá por el 2000, había un chico que arrancó más o menos conmigo, pero ahora está afuera del país. Si bien ahora hay un local más de tattoo y un puñadito que están arrancando, históricamente he sido el único y, mi idea, es abrir un estudio en el centro de Ensenada”. Allí, David no solamente es un referente del tatuaje, sino que también trabaja en otro espacio emblemático de la ciudad: el Astillero Río Santiago. Cumple una jornada de 6 horas en el puerto y, entre risas, contó que por su oficio de tatuador muchas veces le requieren cortes y trazados de precisión.

A base de humildad y esfuerzo, David fue dejando su marca en cada vez más cuerpos. Un excelente tatuador que jamás hizo ruido ni publicidad pero que, gracias a su transparencia y la buena labor que realiza, consiguió muchísimo trabajo a través del boca en boca.

Afortunadamente, hace pocos años ha comenzado a superar su timidez inherente para animarse a más. En 2016 participó de su primera convención y, a partir de entonces, encantado por la experiencia, comenzó a asistir a muchas otras. “Una vez que fui la primera vez, quería empezar a ir a todas. Mi primer año participé en la de La Plata, la de Morón y una que se hace en el Hotel Bauen. Ese año no gané nada, pero en mi segundo año de participación gané las 3 convenciones el primer puesto”, contó, y agregó: “Me da mucho orgullo decir que mis premios son por mi trabajo. Ni por amiguismo, ni parentesco, ni por ser empleado de alguien”.

En 2018, se dio el lujo de impulsar la primera convención de tattoo de Ensenada y fue una gran debut: “La verdad que fue un primer año excelente, nos sorprendieron muchos artistas que no conocíamos y se presentaron trabajos muy buenos. Hubo 35 tatuadores y más de 600 personas asistieron al evento. Este año vamos a organizar otra, queremos mantener la cantidad de artistas pero apuntamos a subir el nivel”, expresó.

La participación exitosa de David en convenciones y el hecho de haber organizado una, dan cuenta de su crecimiento y desarrollo. Sin embargo, donde más deja de lado su introversión y timidez, es al momento de tatuar, cuando da rienda suelta a su pasión y en una explosión de colores deja su huella en quienes pasan por su estudio privado, su casa.

En este sentido, manifestó: “Si bien en mi estudio tengo que hacer de todo porque trabajo solo, intento volcarme a los estilos de full color y newschool. Me encanta el color, me divierte mucho. Últimamente, en varias ocasiones, he utilizado imágenes para guiarme, las presento, y después a mano alzada hago los fondos y le meto muchísimo color. Voy metiendo gran cantidad de colores que me gustan, obviamente respetando una armonía, y salen cosas muy lindas. En las últimas convenciones me he tirado al full color porque es lo que me gusta, me siento muy cómodo”.

Hoy, aún muy joven pero con 20 años de trayectoria, le está enseñando el oficio a su pequeña hija de tan solo 8. Habiéndose definido como un “autodidacta que nunca deja de aprender”, David ha encontrado en el color un estilo propio, y ha comenzado a superar sus propios límites para no solamente ser reconocido en toda la ciudad de Ensenada, sino también a nivel nacional. Sus buenas participaciones en eventos hablan por sí solas, y son el merecido reconocimiento para una persona que, con gran humildad, se ha esforzado durante 20 años para convertirse en lo que hoy es.

Fuente: www.lagalerietattoo.com.ar

Comentarios