Una ola de xenofobia sacude Latinoamérica

Un inmigrante venezolano asesinó a puñaladas a una joven embarazada en Ecuador. Lejos de comprender que se trató de un acto femicida, la gente salió a cazar a otros llegados de Venezuela, que huyen de la crisis en su país

Un hecho de extrema violencia, protagonizado por un inmigrante venezolano que vive en la ciudad ecuatoriana de Ibarra, desató una furia inusitada de xenofobia. El hombre asesinó a puñaladas a una mujer que había sido su pareja frente a la pasividad de un grupo de policías y vecinos que eran testigos del hecho. Tras el crimen, los habitantes locales salieron a agredir inmigrantes de Venezuela, llegando hasta desalojarlos por la fuerza de los lugares donde viven.

El hecho que avivó el conflicto se produjo el sábado a la noche, en una calle muy transitada de la ciudad que se encuentra cerca de la frontera con Colombia, donde han ingresado cientos de ciudadanos venezolanos escapando a su manera de la crisis que se vive en aquel país.

El hombre, armado con un cuchillo, mantuvo como rehén a la joven por más de una hora, y amenazaba a los policías con que la mataría si no lo dejaban escapar. Los efectivos lograron acorralarlo en medio de una gran tensión, pero los esfuerzos para neutralizarlo no fueron suficientes. Mientras se acercaban, la acuchilló varias veces. La víctima fue trasladada, pero murió en el hospital.

Pero lo sorprendente es la reacción de los habitantes de Ibarra. El hecho no generó indignación por la violencia de género, ni por el embarazo en curso de la víctima, sino por la nacionalidad del femicida. Y rápidamente, brotaron incomprensibles gestos de xenofobia, que alcanzaron límites de otra época: agresión con pedradas a venezolanos, la quema de sus pertenencias, y el hostigamiento permanente.

“La gente nos grita obscenidades. Por el problema de anoche ya no nos quieren ver, nos lanzaron piedras. Por uno pagamos todos”, dijo el venezolano Juan Pablo Rúa en declaraciones divulgadas por el diario ecuatoriano El Universo.

Daniel Regalado, presidente y representante legal de la Asociación Civil Venezuela en Ecuador AC, lamentó: “A raíz de la ceguera y acto deplorable de esta persona (el femicida), están tomando medidas fuera del marco legal contra ciudadanos que no tienen nada que ver con lo sucedido”.

En las redes sociales, se extendieron las voces que apuntaron contra el presidente ecuatoriano Lenín Moreno, considerando que sus medidas alentaron la xenofobia en un contexto delicado. El mandatario anunció que creará brigadas para “controlar la situación legal de los inmigrantes venezolanos”.

Comentarios

- Advertisement -